Actualizado: 01/12/2021 17:25
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Colombia

Soldados y soldaditos

Álvaro Uribe pasará a la historia con más luces que sombras, pero ahora está en la encrucijada de decidir sobre su futuro.

Comentarios Enviar Imprimir

Dice la historia que la grandeza de Nelson Mandela fue resistir 27 años, desde la cárcel, a uno de los regímenes más brutales, y salir victorioso. Esto es cierto. Pero acaso Mandela fue todavía más grande cuando voluntariamente renunció a la reelección —al poder— para dejar la presidencia a gente más joven. No por gusto muchos sudafricanos le llaman aún El Viejo León.

Pero, los años de la cárcel y el protagonismo de Mandela parecen muy lejanos, brumosos entre el mito y la leyenda. Más estudiado hoy que nunca, el poder, y sobre todo su prolongación, se ha transformado en el sentido de la vida de buena parte de los líderes políticos latinoamericanos.

Convertido en una adicción, esta ansia de mantener el poder a toda costa viene acompañada invariablemente por lo que el periodista colombiano Francisco Cajiao llama "laxitud de la conciencia ética, actuaciones autodestructivas, obsesión por aumentar la dosis…".

Para consuelo de la honra humana, hay verdaderos soldados de la libertad como Mandela, pero hay otros que frente a la miel del poder se vuelven soldaditos, llámense Castro, Chávez o Evo Morales.

Álvaro Uribe, el presidente colombiano, sin duda pasará a la historia de su país por más de un importante logro, pero se encuentra ahora en la encrucijada de decidir si será soldado o soldadito.

Voces contra la reelección en 2010

Aunque varios escándalos han estremecido a la opinión pública colombiana, no han afectado la simpatía de Uribe, cuyos resultados en las más recientes encuestas vuelven a demostrar su elevada aceptación entre la ciudadanía.

A pesar de que el jefe del Palacio de Nariño todavía evade responder a derechas sobre si buscará o no una segunda reelección en 2010, permite que sus seguidores continúen implementando un referendo que posibilitaría su candidatura, a la vez que, desde luego, lo ensalzan como "la mejor opción" para el país.

Con un Congreso dividido —la Cámara aprobó un referendo para 2014 y el Senado para efectuarlo en 2010—, será el Tribunal Supremo el que determine finalmente, no sin antes aguardar por el documento que especifique una conciliación entre ambas instancias legislativas.

Voces influyentes se han levantado contra la probable candidatura. Según Marcela Prieto, del Instituto de Ciencias Políticas de Bogotá, "está creciendo el número de uribistas antireeleccionistas", lo cual encaja en el hecho de que varios de los más fieles partidarios del gobernante aduzcan que otra postulación consecutiva pone en peligro la democracia y el sistema de contrapeso social en Colombia.

Más duro, como es lógico, fue el congresista Luis Carlos Avellaneda, del opositor Polo Democrático Alternativo (izquierda), quien conceptúa la reelección como una "apertura a la dictadura y a un gobierno plutocrático", y así "se descuartiza" la Constitución colombiana, subrayó.

Presión ética ejerce también el ex ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, uno de los que se la jugó en el rescate de Ingrid Betancourt y otros secuestrados por la narcoguerrilla, quien renunció para postular si Uribe decide no lanzarse. "Mi intuición —dijo Santos— es que no va a la reelección".

Otros simpatizantes dicen no

Un reciente artículo del escritor colombiano Plinio Apuleyo —firme partidario de la política uribista de "seguridad democrática"— sugirió que el presidente no debe insistir. Apuleyo entiende que Uribe, fuera del gobierno, puede construir una gran fuerza que garantice la continuación de su política.

A finales del año pasado, el jefe del Banco Interamericano de Desarrollo, el colombiano Luis Alberto Moreno, amén de declararse "el mayor admirador del presidente Uribe", consideró que para éste no es lo mejor seguir en la presidencia, y subrayó que es bueno que "se refresque el liderazgo" colombiano.

Moreno goza de sólido prestigio en su país y se le considera el artífice del estrechamiento de los lazos entre Bogotá y Washington, desde su cargo de embajador en Estados Unidos.

Y precisamente desde esta capital, un editorial de The Washington Post entiende que Uribe ha tenido éxitos como la pacificación de vastas zonas del país contra la narcoguerrilla y los paramilitares, pero "ese mismo éxito amenaza con ser el germen de su propio infortunio".

Aunque cierta izquierda en el continente intenta convencer de que a Uribe lo colocaron en el Palacio de Nariño las "fuerzas imperialistas", lo cierto es que no pocos criterios, tanto de ilustrados como de gente con escasa instrucción, tratan de proteger su imagen, cierta mística, la trayectoria, en fin, del mandatario.

Con la sabiduría de vivir en las entrañas del pueblo, una señora, vendedora en una plaza, sintetizó el sentir de muchos colombianos: "Uribe ha sido un gran presidente; puede ser terco y obsesivo, pero no es bruto. Él no se va a reelegir, porque lo que más le conviene es salir por la puerta grande y no por la de atrás, a empujones".

Guardando las distancias, bien podría Álvaro Uribe tratar de imitar a Nelson Mandela y renunciar voluntariamente a postular por un tercer mandato consecutivo, sobre todo si la apuesta va en contra de la opinión de un número considerable de sus propios simpatizantes.

En 2014, cuando ya podrá postular sin demasiadas polémicas, habrá todavía en Colombia ingentes problemas por resolver.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.