Actualizado: 20/01/2022 14:54
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Medio Oriente

Sueño de invierno

George W. Bush y el conflicto palestino-israelí: ¿Puede resolverse en doce meses lo que no se ha hecho en años?

Comentarios Enviar Imprimir

El presidente norteamericano George W. Bush se ha acordado súbitamente de los sueños de su niñez, cuando su personaje favorito era Supermán. Se ha lanzado en una campaña para demostrar todo lo que se puede hacer en el último año de mandato.

Así llegó al Medio Oriente, para complicar el poco prestigio que le queda prometiendo que resolverá en un año el conflicto entre israelíes y palestinos. Su plan consiste en discursos llenos de advertencias para unos y amenazas veladas para otros. Da la impresión de proyectar muchas ideas, algunas hasta contradictorias.

Tal parece que Bush y sus más cercanos asesores han olvidado que el proceso de paz en la volátil región comenzó con la Conferencia de Madrid, en 1991, y siguió con los Acuerdos de Oslo, con el mutuo reconocimiento entre Israel y la entonces Organización para la Liberación de Palestina (OLP). Hasta existió una denominada Hoja de Ruta para llevar adelante el proceso. Desde entonces, han pasado más de 16 años de altibajos y miles de muertos.

Se podría argumentar que, con la muerte de Yaser Arafat (y teniendo ahora como presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) al pragmático Mahmud Abas, que ha logrado evidentemente un cierto acercamiento con el primer ministro israelí, Ehud Olmert), bastarían algunos consejos y advertencias "severas" de parte de Bush para que el proceso se acelerase al máximo y el inquilino de la Casa Blanca terminara su mandato con un acuerdo de paz viable entre palestinos e israelíes.

De esta forma quedaría en la historia no como el presidente que llevó unilateralmente a su país a una intervención militar en Irak —que se ha convertido en una verdadera debacle—, sino como el estadista que consiguió la solución de un conflicto que parecía no tener fin a la vista. Puro espejismo.

Viejo conflicto, nuevos problemas

Estratégicamente, Bush tiene razón cuando cree que, si se soluciona el conflicto palestino-israelí, se restaría un motivo a los grupos terroristas islámicos que justifican sus actos con la defensa de los palestinos.

En este caso concreto, el presidente de la ANP mantiene el control en determinado territorio de las tierras palestinas; pero en la Franja de Gaza mandan los radicales de Hamás, ganadores de las elecciones en 2006, que lanzan cohetes, casi de forma sistemática, contra zonas civiles israelíes.

Ya el primer ministro de Israel advirtió que "no habrá paz, si hay terrorismo". Mientras, los líderes de Hamás insisten en no reconocer al Estado judío y rechazan la negociación.

¿Qué puede hacer el presidente de la ANP para recuperar esa parte del territorio palestino?

Antes de cualquier tipo de acuerdo duradero, tienen que ser desmanteladas las milicias de Hamás. Este movimiento también debería ceder el control de Gaza a la ANP. ¿Quién le pone el cascabel al gato?

La fórmula de Bush parece fácil. Según el mandatario norteamericano, se trata de fortalecer la seguridad palestina con las fuerzas de seguridad que controla la ANP, para luchar contra los extremistas. Específicamente, mencionó la necesidad de su "modernización". ¿Cuánto tiempo llevaría este proceso? ¿Será Estados Unidos el que asuma esta tarea? ¿Aceptará de buen grado el gobierno israelí este proceso, sin temer que en algún momento esto se vuelva contra los intereses de Tel Aviv?

Por otro lado, la historia ha demostrado que los israelíes responden de manera desproporcionada, cuando uno o dos mártires fanáticos palestinos han conseguido burlar los controles y cometen un atentado. Una acción así es suficiente para echar por tierra cualquier acuerdo de paz, incluso aunque algo se hubiera adelantado en ese camino.

Según el diario francés Le Monde, nunca antes han sido tan cercanas las relaciones de Estados Unidos con Israel, "hasta el punto de que algunos analistas le consideran el 51 Estado de la Unión".

En cuanto a las ideas de Bush acerca de la solución del problema, hay un concepto que no es nuevo. El 24 de junio de 2002, el presidente norteamericano ya había lanzado la propuesta de crear un Estado palestino "viable, continuo, soberano e independiente". ¿Por qué demoró cerca de cinco años en proseguir esa tarea, que ahora desea acelerar a toda costa? Son los misterios de la errática política internacional que ha caracterizado a la presente administración de la Casa Blanca.

Las encuestas realizadas después que Bush presentara la propuesta muestran que el 80% de los israelíes considera que caerá en saco roto. Entre los palestinos se acercaba al 100% de los escépticos.

El peligro iraní

La otra parte de la gira, Bush la dedicó al presidente iraní, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad, repartiendo severas amenazas; al mismo tiempo que se cerraban jugosos contratos de venta de armas a los aliados de la región, para hacer frente a cualquier error de cálculo de Teherán.

Es público y notorio que Ahmadineyad está comprometido con hacer desaparecer del mapa al Estado judío. Mientras, Olmert ha advertido que cuenta con medios militares para responder a cualquier provocación que venga de la parte iraní.

Con estos antecedentes, podría bautizarse la extensa gira de Bush como "un sueño de invierno"—mucho más su intención de resolver en doce meses el viejo conflicto palestino-israelí. A pesar de las buenas intenciones.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.