Actualizado: 06/12/2021 17:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

La desgracia en campaña

En Miami, demócratas y republicanos se acusan mutuamente de politizar el tema de la ayuda a Cuba.

Comentarios Enviar Imprimir

Era inevitable que la tragedia que acosa a los cubanos, tras el paso de dos huracanes y una fuerte tormenta tropical, ingresara en la polémica campaña electoral en el sur de la Florida. De hecho, ha revitalizado un escenario donde se esperaba más actividad después de que —por primera vez en casi dos décadas— los demócratas se han lanzado en tromba contra los tres congresistas federales cubanoamericanos. Ambos bandos se acusan mutuamente de politizar la tragedia.

"No tenía que ser así. Esta tragedia debía servir para ayudar a los cubanos de allá, sin partidismos ni discusiones", dijo a CUBAENCUENTRO.com el ex alcalde de Hialeah, Raúl Martínez. Pero "los Díaz-Balart introdujeron la política en esto, poniendo condicionantes para que se envíe la ayuda, cuando esto es una cuestión netamente humanitaria", añadió el candidato demócrata al escaño que ocupa ahora el congresista republicano Lincoln Díaz-Balart.

Los dos hace mucho que no se ven la cara. Pero no pierden la oportunidad de criticarse uno a otro cada vez que ella se presenta. A principios de la semana pasada, cuando la estela de destrucción que dejó Ike en la Isla comenzó a ser visible, en el sur de la Florida se desencadenó una intensa movilización para enviar ayuda a las víctimas en Cuba. Aunque hubo una cierta unanimidad entre la comunidad exiliada de que la ayuda era necesaria, rápidamente se perfilaron dos líneas que, no por casualidad, coinciden con las posturas opuestas de republicanos y demócratas.

Para los primeros, ya existen los mecanismos necesarios para canalizar la ayuda, como son las Organizaciones No Gubernamentales o la Iglesia Católica, por lo cual, no hace falta el levantamiento de restricciones comerciales. Además, sostienen, la administración Bush estaría dispuesta a facilitar el otorgamiento de licencias a otras ONG que quieran enviar ayuda a la Isla. "Ya existen mecanismos, no hay que crear otros. El gobierno ya dijo que está dispuesto a enviar una ayuda masiva, como está haciendo con Haití, pero Cuba la ha rechazado", comentó Carlos Curbelo, portavoz de Díaz-Balart en la campaña de reelección.

La posición contrasta notablemente con la de los demócratas, que piden, al menos en un plazo razonable, que esa ayuda gubernamental debe ir acompañada del levantamiento, aunque provisional, de todas las restricciones en los envíos familiares. "A la gente hay que darle un respiro. Esto es un problema humanitario y no debe haber restricciones de ningún tipo. Ni politización ni restricciones, sino ayuda con todo lo que podamos", enfatizó Martínez.

"Estimamos que los políticos que abogan por ese levantamiento son los que están politizando todo este asunto. El tema es ayudar a la víctimas, pedir lo que ellos piden [los demócratas] es politizar el asunto. Ellos quieren lo mismo que el régimen cubano, créditos que sabemos que no van a pagar", contrapuso Curbelo.

La controversia se calienta. Martínez no es hombre de quedarse callado. "¿Sabes lo que pasa? Esa gente no quiere levantar las restricciones porque quieren vender la idea de que ellos controlan la política americana para Cuba, aun en medio de una emergencia. Pero en noviembre se les va acabar el baile", dijo el ex alcalde, minutos antes de dirigirse a una audiencia, seguidora del candidato presidencial demócrata Barack Obama, en el corazón de Hialeah, y a quien exhortó a presionar para ayudar a las víctimas cubanas de los huracanes. "Los republicanos les están metiendo miedo. Llegó el momento de decirles que no les tenemos miedo", dijo.

Por obra y gracia del Espíritu Santo...

Este lunes, el gobierno de la Isla también contribuyó con su hacha a la hoguera. En un comunicado de la cancillería, confirmó que rechaza el ofrecimiento de Washington de unos $100.000 en ayuda inmediata, así como el envío de un grupo de evaluación de los daños, y vuelve a insistir en la concesión de créditos para comprar lo necesario al vecino del norte. Los republicanos no perdieron la oportunidad. "El pueblo de Cuba necesita alimentos, albergue y medicinas urgentemente. El único obstáculo separando al pueblo cubano de la ayuda humanitaria masiva, es la tiranía cubana", dijo Díaz-Balart.

"Todo intento de culpar a Estados Unidos por el rechazo criminal por parte de la tiranía cubana de la ayuda masiva internacional al pueblo cubano, es vergonzoso y condenable. Este es el momento para unirnos y hacer todo lo posible para ayudar al pueblo de Cuba en su momento de mayor necesidad", añadió.

Pero la ayuda está comenzando a fluir hacia la Isla lentamente. No por obra y gracia de los políticos, sino, en cierto modo, del Espíritu Santo: la Iglesia Católica, a través de Cáritas, ha comenzado a despachar alimentos y medicinas, que están siendo recibidas por la Iglesia en la Isla y distribuidas por el gobierno. Al mismo tiempo, una gestión sumamente discreta de la Fundación Nacional Cubano-Americana (FNCA) también ha dado sus frutos.

A mediados de semana, sus directivos sorprendieron a la comunidad exiliada con la noticia de que lograron obtener una licencia de $250.000 para facilitar los envíos de dinero a todo el mundo en Cuba. O sea, un levantamiento parcial de las restricciones en este tipo de envíos que permitía hacerlos apenas a familiares directos. El cupo se agotó en 48 horas. Este lunes por la mañana, los directivos de la entidad exiliada gestionaban el otorgamiento de un permiso para enviar $250.000 más.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.