• Registrarse
  • Iniciar sesión

Elogio de la intrascendencia

Enviar Print

un artículo de Richard del Monte Jr.

No sólo los déficits estructurales o políticos condicionan la pobreza. La condicionan, sobre todo, los culturales. En este sentido, Latinoamérica tendría dos caminos: o reconoce que sus déficits culturales generan pobreza material –que no espiritual o moral– y los transforma, o reconoce lo primero y acepta de una buena vez lo segundo, asumiéndose en su vital intrascendencia.

Si la vida es juego, o una broma, como seguramente es y como pareciera proclamar el modo de vida latino, dicha cultura debería asumirlo íntegramente, despejando los sueños de la utopía antiliberal. Reconociéndose pobre y celebrando, en su espíritu hedonista, la otra cara –festiva-- de su pobreza.

¿Puede ser también el desarrollo calidad de vida en un sentido hedonista o recreativo? Por supuesto. El problema es cuando el discurso, la retórica política y hasta cultural, no entroncan con esa realidad. Se pretende gozar del baile y, al unísono, conquistar el cosmos, hacer la revolución, erradicar la injusticia a escala planetaria. Se persigue la “trascendencia” desde el discurso y a través de la política, mientras los cuerpos desnudos, los cuerpos gozosos, los cuerpos entregados a la fiesta y el divertimento, marcan la pauta del día a día.

Probablemente, el gran problema latino sea la retórica, el afán de trascendencia. Una dicotomía que se interpone, recurrente, en el camino de los cuerpos, del desarrollo en lo recreativo, y atasca el fluir de lo real.

Clic aquí para dejar su comentario



Post-anticastrismo y cambio

9 Comentarios Enviar Print

¿Cuáles son los rasgos distintivos del post-anticastrismo? Buena parte del exilio –no se trata de un orden generacional ni mucho menos- deja de hacer anticastrismo (o lo que sea) en el primer nivel e intenta, o de hecho hace, política cultural, tecnológica. El anticastrismo tradicional, centrado en el objeto ideológico, incluso en la familia real (los Castro), ocupa un segundo o tercer nivel. La política creativa, cuyo principal ejemplo en las “capas superiores de la atmósfera” es la vertiginosa ascensión de Obama, se impone finalmente.

Señales de la paulatina ascensión del post-anticastrismo en el ámbito exiliar serían el concierto del pasado domingo en La Habana –y sus múltiples derivaciones-, la campaña Jama y Libertad o la parada virtual del 1 de junio, entre otras muchas. Políticas, o eventos, generalmente divergentes en sus objetivos y diseños, pero que responden a un orden eminentemente cultural, mucho más imaginativo, y por lo tanto preciso, que el tradicional o ideologizado.

Por supuesto, el acontecimiento que marca el punto de partida de la ascensión del post-anticastrismo es la campaña de Obama por la presidencia de Estados Unidos. La idea del Cambio florece online: Política, arte y tecnología se dan la mano en Internet, y esto es inédito. Las elites culturales coordinan la política por primera vez en el exilio, a la sombra del ciberespacio y en las mismas narices del anticastrismo tradicional. El futuro se fabrica en la Red.



Chago: Jama y Libertad: Nota con Pánfilo

Enviar Print

un artículo de Santiago Méndez Alpízar / Chago

Finalmente, ya Pánfilo cumple años de prisión por bocazas y por pánfilo. Un borracho sabe lo que dice en todo momento y Pánfilo estaba deseoso de celebridad. Recordar que, en la entrevista génesis, el entrevistado era otro. Pánfilo era el espontáneo, el que se metía por su pinga, según él mismo, y no escuchaba el reclamo del que grababa: ya Pánfilo, ya

Bailar en casa del trompo, meter el dedo en el ojo de la bestia, coger la curda para encajar verdades le ha costado, a él solito -quede claro-, 24 meses en el tanque. Ya he mandado mi nombre por si se firman cartas y he puesto en mi blog lo indicado para la primera campaña por su libertad: Jama y Libertad: Pánfilo libre. Conste que estoy de vacaciones.

Pobre de mi país, ¡ya encarcelan hasta a los borrachos!

Recuerda a otros muchos Pánfilo. En lo personal, he visto unos cuantos. Todos desencantados, con un pasado comprometido con la ilusión que sospecho fue la Revolución cubana.

Recordé a mi amigo Cherendé, en paz descanse, que había bajado del monte con grados, y que terminó colando alcohol de cocina con clara de huevo, merengue, y pasando el pulgar por Sal ensalivada. La casa de Cherendé se fue vendiendo de a poco: lo primero, los muebles y las camas. Ensanchada, parecía el doble de grande la vieja casa de madera. No tardó en ser espacio de otros alcohólicos, viejas glorias que terminarían sus días con la embriaguez de un quinqué. El Perro Chirino: culto y políglota; más de siete idiomas bien hablados y escritos, solía decir con voz pasada por fuego y cáncer. Daba lecciones a los profesores en los parques y conocía de cine antiguo un rato. Todo eso lo hizo sospechoso de escuchar emisoras extranjeras.

O como el Torito, que sabía del monte mucho, y de aves, y que en el profesionalismo había sido respetado por su pegada y valentía. Torito había boxeado en La Habana, pero fue a finales de los cincuenta y ya sabemos lo que vino luego. No lo superó jamás ni se quiso ir en el ochenta, cuando le dieron a escoger, como a Cherendé: cuatro años de prisión o te vas del país. Claro que cumplieron con sus condenas.

El desempleo y la falta de oportunidades en Cuba, más la testarudez del incapaz y vetusto gobierno para hacer frente a las necesidades básicas de las personas, han convertido a varias generaciones de mujeres y hombres en seres ociosos, machacados por la dureza con que se les presenta el diario.

Pánfilo fue marinero. Viajó, se sintió útil, pero su ilusión terminó desbocada en un vídeo y aprovechada por canales de televisión de Miami, presentadores inescrupulosos, ávidos periodistas, diarios, blogueros… y finalmente dio contra las rejas.

No sé de dónde sacó alguna lumbrera que sería problema para el engrasado mecanismo judicial cubano, castrense, severo donde los haya, poner a la sombra al folclórico Pánfilo de Cuba.

Ojalá y se logre pronto su puesta en libertad, que no es, ni será, nada extraordinario, ni ejemplar, encarcelar a una persona por lo que dice, ni siquiera cuanto está borracha.

Pero si complicado es lograr alguna iniciativa influyente para nombres como Oscar Elías Biscet o las Damas de Blanco, presiento que más lo será para nuestro -¿divertido?- Pánfilo encarcelado.

Para comentarios, clic en este enlace



Lozano: Receta para destruir un país (II y final)

Enviar Print

un artículo de Roberto Lozano

Hablando de represión. Una vez en la cima del poder cree una policía secreta tipo Gestapo y llene el país de presos políticos. Torture y fusile, que cuando corra la sangre el escarmiento mantendrá a la población como ovejita en rebaño. No tiene que dar porra las veinticuatro horas del día, siempre puede dejar a un enemigo potencial sin trabajo. Es más inteligente pasar una Ley de Vagancia y después apresar a los enemigos, para poder reeducarlos en las maravillas de la nueva sociedad.

¿Recuerda a los delincuentes que usó para crear sus grupos paramilitares? De ahí mismo puede sacar los recursos humanos para sus órganos represivos. Busque a algunos retirados de otras instituciones represivas con experiencia y reclútelos para que sirvan de instructores en su país. No tiene por qué copiar todo lo que instruyan, sea creativo, invente nuevos métodos. Una vez tenga el país bajo la bota totalitaria, declare que es su partido y no usted el organismo rector de la sociedad. Aunque después usted mismo se defeque en el partido, pero ello servirá para dar la impresión de que se vive en una sociedad institucionalizada. Como colofón, descarte la Constitución vigente, la cual usted y su partido van a ignorar de todas formas, de principio a fin. Escriba una nueva que le permita perpetuarse en el poder bajo el “imperio de la ley”, perfeccionando algo novedoso en la historia humana: Una tiranía constitucional que convierta a los ciudadanos en súbditos, una especie de regresión histórica. Pero no pierda el sueño por lo que digan sus críticos, o los historiadores en el futuro. Instálese en el trono y disfrute “las mieles del poder” hasta el fin de sus días.

Para mantener el sistema balanceado, abra las compuertas de vez en cuando. Que se marchen al exilio los disconformes (llámelos lacra social, gusanos o agentes de la CIA, como usted quiera). No tiene que hacerlos ceniza, como Hitler. De todas formas, los que se van casi siempre dejan a su familia detrás, y tendrán que enviarle dinero. Mancille, explote y humille sin compasión, que al final los mancillados, explotados y humillados tendrán que subsidiarlo, un negocio perfecto. Eso sí, esté constantemente a la caza de algún idiota o potencia extranjera que lo mantenga. Preste su suelo para lo que sea mientras no cometa el error de provocar una invasión del enemigo (recuerde a Sadam).

Finalmente, no hay nada como un seguro contra la insolvencia. Pida préstamos a todo el mundo, prometiendo pagos sin pagarle a nadie. Su deuda crecerá, pero de esa forma tendrá acceso a unos millones por aquí y otros por allá, que a través del tiempo le permitirán mantener bajo control la constante crisis de su sistema, evitando la explosión interna. Si es inteligente, esto le permitirá mantener unas cuentas en el extranjero para la paz mental de la familia.

Siga estas instrucciones al pie de la letra y tendrá garantizada una vida de dictador vitalicio. No se preocupe por lo que pase después de su muerte. Después de usted, el diluvio.

¿Desea dejar un comentario sobre este artículo? Clic aquí



Lozano: Receta para destruir un país (I)

Enviar Print

un artículo de Roberto Lozano

No sea tonto, utilice los mecanismos de la sociedad libre en la que vive para destruirla. Ignore sus escrúpulos de pequeño burgués, si es que le queda alguno. Recuerde que para llegar al poder, su fin, no necesita justificar los medios.

Use la libertad de prensa para promover un ambiente de confrontación que impida el compromiso entre los partidos y el alcance de soluciones de centro. Así podrá contribuir al agravamiento de la situación política hasta el punto en que usted y su partido, gracias a alguna acción aventurera, puedan venderse como salvadores de la nación. Recuerde a Hitler y a Mussolini, mientras más grave sea la situación socio-económica del país mejor políticamente para usted, así tendrán más fuerza sus promesas redentoras. Recuerde que lo importante no es la lógica, sino las emociones. Prometa una mejoría generalizada, un futuro luminoso, abundancia y prosperidad para todos, que las promesas no cuestan nada y muy pocos las van a recordar una vez que usted llegue al poder y controle el pasado.

Eso sí, mantenga en secreto sus intenciones totalitarias, sería fatal si el público se enterara de su programa político a tiempo, ello podría desatar un movimiento popular adverso a la causa. Por eso, es muy importante dejar bien claro que va a respetar las libertades públicas. No levante ronchas ni resentimientos en el camino al poder, así podrá aplastar a sus enemigos, con una “carga para matar bribones”, una vez que llegue al mismo. Aproveche la libertad de asociación y de movimiento para crear grupos paramilitares. Ello es imprescindible para intimidar al enemigo, asaltar cuarteles o promover la insurrección armada como medios alternativos de lucha, si es que no puede llegar al poder por medio de las urnas.

No importa cómo llegue a ocupar el palacio presidencial. Una vez instalado allí, empiece a gobernar a base de decretos y edictos, todos en nombre de la seguridad nacional. Suspenda partidos, cierre emisoras de radio y periódicos, encarcele a la oposición hasta que todo el país se mueva al son de una sola palabra y un solo pensamiento: el suyo. No descanse hasta que no quede resquicio de libertad económica, ya que el que es libre económicamente no puede ser doblegado políticamente, y usted debe imponer la unanimidad y la obediencia absoluta. Empiece por nacionalizar las grandes compañías extranjeras pero, eso sí, hágalo en nombre de la justicia social, la independencia y el honor de la nación, verá que el pueblo responde positivamente en medio de la confusión generalizada. Si quiere mantenerse en el poder indefinidamente, acabe de una vez con la clase media y confisque el resto de los negocios, hasta que no quede un timbiriche en manos privadas.

Ponga a toda la nación a trabajar para el Estado, pero no se olvide de pagar salarios miserables, así podrá acumular los recursos necesarios para asegurar el mantenimiento de los medios de represión y los privilegios de sus familiares y acólitos. Desate una lucha diaria y constante por la supervivencia, así muy pocos tendrán ánimos para pensar. Una nación de esclavos sicofantes es preferible a una de filósofos y criticones. Para filósofo usted, autoridad máxima de todas las reflexiones.

¿Desea dejar un comentario sobre este artículo? Clic aquí



Buscar en este blog

Sobre este blog

El Reducto que los ingleses se negaron a canjear por la Florida

Sindicación

Agregador para sindicación en XML

Autor: Armando Añel

Armando Añel

Escritor, periodista y editor. Reside en Miami, Florida.
letrademolde@gmail.com

 

Archivo

Calendario

domlunmarmiéjueviesáb
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031