Actualizado: 17/10/2017 10:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Humor

Lecciones de vida

La pareja del momento: ¿Dios le da barba al que no tiene petróleo, o petróleo al que no tiene cerebro?

Enviar Imprimir

Son la pareja del momento. Hugo Chávez y el Comandante, digo. Se atraen y se complementan. Como el sol y la luna, el pan y la mantequilla, el campo corto y la segunda base, el pañal desechable y la orina. Es como si hubieran sido creados el uno para suplir las carencias del otro, y convertirlos en conjunto en una maquinaria perfecta.

Basta verlos juntos para comprender la profunda química que existe entre ellos, la química del petróleo para ser más exactos. Del Comandante se podría decir: "Dios le da barba al que no tiene petróleo". Y de Chávez: "Dios le da petróleo al que no tiene cerebro".

Pero no sólo de petróleo vive el hombre. También están los ideales, y esos al Comandante le sobran y generosamente los comparte con el venezolano. Hugo Chávez no da un paso sin consultárselo al Comandante. Y el Comandante tampoco da un paso. El prefiere ir en Mercedes Benz o en jeep, y de un tiempo a esta parte sólo lo hace con petróleo venezolano.

Hay quien dice que el intercambio entre ambos es desigual. Que los médicos y asesores que él envía a Venezuela no valen el petróleo que recibe. Pero no pueden estar más equivocados. Chávez no le está retribuyendo los médicos, que en definitiva al Comandante le salen gratis. Lo que hace es sencillamente pagarle los derechos de autor de su revolución, una revolución con garantía mínima de 46 años (en el poder). Y eso no es plagio. Se llama "sacar una franquicia".

(Lección número uno: la realidad no tiene arreglo, pero los noticieros sí. Y las estadísticas. La realidad es demasiado complicada. Uno puede pasarse la vida tratando de cambiar las cosas y nadie te lo agradece. En los noticieros es todo lo contrario: todo el mundo aparece contento y dándole las gracias a la revolución).

Ignorancia geográfica

De Chávez hacia el Comandante todo es admiración. Siempre se dijo a sí mismo que cuando fuera grande quería ser como él. Tanta es la admiración de Chávez por el Comandante que ha llegado a decir que Cuba es un "mar de felicidad", lo cual, geográficamente hablando, es un disparate. Cuba es, como todos saben, un archipiélago, no un mar. El mar es lo que la rodea, y, la felicidad, según afirman los balseros, queda al otro lado.

(Lección número dos: No hay proyecto por estúpido que parezca que no encuentre gente dispuesta a aplaudirlo. La dificultad no está, en realidad, en que la gente lo aplauda, sino en encontrar un proyecto que sea todavía más estúpido que el anterior).

El Comandante y Chávez se pasan la vida hablando de Martí y de Bolívar, pero sus principales fuentes de inspiración son Jesucristo y Robin Hood. Siempre están hablando de milagros y de pobres. Que si van a devolverle la vista, la audición o la capacidad de caminar, a los ciegos, sordos e inválidos pobres, después de quitársela a los ricos.

Ahora Chávez quiere regalarle petróleo a los pobres en Estados Unidos para que no se congelen en invierno, porque, como todos saben, en Estados Unidos los ricos dejan congelar a los pobres en invierno para comérselos cuando escasee la carne. Pero Chávez está dispuesto a acabar con esa práctica tan repulsiva. Si luego los pobres siguen sin ver, sin oír, o sin caminar, o si terminan cocinados (con petróleo venezolano), para beneplácito de los ricos norteamericanos no habrá problemas porque para eso tenemos la…

(Lección número tres: Si algo no te sale bien es porque no tienes suficiente poder. Cuando tengas poder suficiente, todo el mundo dirá —al menos en tu país— que todo te ha salido perfecto. Cuando se tiene suficiente poder no hay cosa, por mal que salga, que no pueda ser convertida en una victoria moral).


« Anterior12Siguiente »