Actualizado: 25/01/2022 14:16
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

El gobierno de Raúl

Analistas: El general pone a punto su propia maquinaria

Comentarios Enviar Imprimir

Raúl Castro ha dado un fuerte golpe de mano para conformar su propia maquinaria de gobierno, consideran analistas tras la reestructuración anunciada el lunes, que apartó de sus cargos a pesos pesados como el ex canciller Felipe Pérez Roque y el ex ministro de Economía y Planificación José Luis Rodríguez para posicionar a hombres de confianza del general.

La reestructuración, que es la mayor desde 1994, incluye modificaciones en once ministerios —la mayoría relacionados con la economía—, la fusión de cuatro en dos y la sustitución de algunas de las principales figuras del régimen.

Además de Pérez Roque, sustituido por Bruno Rodríguez, y José Luis Rodríguez, por Marino Murillo, destaca el caso de Carlos Lage, reemplazado como secretario del Consejo de Ministros por el general José Ricardo Guerra.

Lage sigue dentro del aparato del poder en una de las seis vicepresidencias del Consejo de Estado. Sin embargo, su salida de la Secretaría del Consejo de Ministros hace pensar que quedaron atrás sus tiempos como representante de La Habana en cumbres internacionales, en sustitución de Fidel Castro, así como su protagonismo en el día a día del gobierno, de acuerdo con EFE.

Analistas citados por la agencia discreparon, no obstante, sobre la significación de la sustitución de Lage. No se pusieron de acuerdo sobre si se trata de una pérdida de peso dentro del régimen o si simplemente se están "reacomodando sus funciones".

"No se puede decir que un hombre que es vicepresidente del Consejo de Estado haya perdido poder", indicó un observador americano.

A su juicio, Raúl Castro busca fortalecer institucionalmente el aparato de gobierno y ha hecho una "aclaración de que el papel de secretario del Consejo de Ministros no es el que estaba haciendo Lage"; al mismo tiempo, el general ha subrayado que su estilo de dirección "va en contra de la forma de gobernar de Fidel Castro".

Un observador occidental señaló que, "evidentemente, Lage no está en su mejor momento"; mientras que otro, europeo, dijo que la decisión de Raúl Castro elimina "parcialmente" al vicepresidente, ya que "le quitó el cargo más importante".

Sí hay coincidencia en que la destitución de Pérez Roque es "mucho más seria" y en que Rodrigo Malmierca, titular del nuevo ministerio que sale de la fusión de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, es ya "una figura emergente" del régimen.

"Me parece que Raúl está empezando a arrancar el motor y a pesar de todas las cabezas que han caído, lo que ha hecho se explica en un 50 por ciento en razones de eficiencia técnica y en otro 50 por ciento, de naturaleza política", dijo uno de los analistas.

Raúl Castro ha sacado del gobierno a siete ministros. En el caso de José Luis Rodríguez, además de titular de Economía era vicepresidente del Consejo de Ministros.

Otto Rivero también ha perdido la condición de vicepresidente y su mando de la llamada "Batalla de Ideas", que lanzó Fidel Castro para recuperar los "valores revolucionarios".

A partir de ahora controlará esa "batalla" el recientemente nombrado vicepresidente Ramiro Valdés.

Con las destituciones de este lunes, sin contar traslados dentro del gobierno, desde que asumió el poder —primero provisionalmente, en julio de 2006, y luego de forma oficial, en febrero de 2008— Raúl Castro ha dejado fuera del gobierno a 13 de los 31 ministros que había entonces (ahora son 29).

Otra de las conclusiones que sacan los analistas es que el general sigue rodeándose de miembros de confianza de las Fuerzas Armadas y del Partido Comunista en los puntos importantes de su gobierno.

Además del general José Ricardo Guerra, entra en el gobierno otro militar del mismo rango, Salvador Pardo Cruz, para asumir la Industria Sideromecánica.

Dos dirigentes que pasaron por el Secretariado del Partido Comunista, María del Carmen Concepción González y Lina Pedraza, han quedado al frente de los ministerios de Alimentación —que absorbe al de Industria Pesquera— y Finanzas y Precios, respectivamente.

"Raúl sigue apoyándose en la casta a la que el mismo pertenece", dijo uno de los analistas consultados.

La reestructuración no favorece una nueva relación con Washington

Entre tanto, expertos consultados en Miami consideraron que los cambios realizados por Raúl Castro en el gobierno no favorecen una nueva relación con Estados Unidos.

"Esta medida muestra tres aspectos importantes: la consolidación del poder de Raúl Castro tras la sucesión de Fidel, la militarización de la sociedad y una búsqueda de darle más productividad a la economía de Cuba", dijo Jaime Suchlicki, director del Instituto de Estudios Cubanos de la Universidad de Miami (UM), citado por la AFP.

"Estamos viendo más militares en posiciones claves y con más influencia, pero lo que es muy claro es la fuerte preocupación que existe en el gobierno cubano por la situación económica", dijo.

Por ello, Suchlicki consideró que Raúl Castro va a poner el énfasis ahora "en mejorar la producción de alimentos para tranquilizar al pueblo, que está desilusionado y no ha visto ningún cambio" desde su asunción en el gobierno.

Añadió que no ve en estos anuncios un gesto hacia Washington a fin de promover un cambio en la relación con Estados Unidos.

"El gobierno de Raúl Castro no está dispuesto a ofrecer nada, a hacer ninguna concesión. Nada tienen que ver estas decisiones con expectativas sobre el futuro del embargo, esa percepción es errónea", afirmó Suchlicki.

El analista indicó que las remociones de Pérez Roque y Carlos Lage "no terminan con el ciclo de Fidel Castro, pero le ponen un clavo más a su féretro".

Por su parte, el sociólogo Lisandro Pérez, experto en asuntos cubanos de la Universidad Internacional de Florida (FIU) consideró que los cambios en el gobierno cubano responden a "un intento de Raúl Castro de poner a personas de su confianza".

"No creo que esta decisión implique un mensaje para Estados Unidos, especialmente teniendo en cuenta que los funcionarios removidos no eran de línea dura, como sí lo son Ramiro Valdés y Ricardo Alarcón, que siguen en el gobierno", señaló.

"El gobierno cubano está interesado en mejorar la relación con Estados Unidos. Creo que puede avanzar hacia un aperturismo y que hay una disponibilidad a hablar de los asuntos, pero no veo que estas decisiones tengan alguna influencia en ese sentido", consideró Pérez.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.