Actualizado: 22/10/2019 9:54
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Agricultura

Campesinos esperan que las 'reformas' les den libertad para elegir los cultivos

Comentarios Enviar Imprimir

AFP/ La Habana. En sus 15 hectáreas de buenas tierras, Ramón, un campesino privado de las afueras de La Habana, espera de Raúl Castro una reforma que considera esencial: la libertad de decidir qué cultivar, aunque cumpla con la cuota obligatoria para el Estado.

Es uno de los miles de pequeños propietarios cubanos que garantizan cerca de un 70% de la producción agrícola del país con menos de un tercio de las tierras cultivables —el resto está, bajo una modalidad u otra, en manos del Estado—.

Las primeras medidas de redistribución de las tierras ociosas —más de la mitad de la superficie cultivable— y de descentralización en el agro decididas por el gobierno "todavía no han llegado aquí", afirma Ramón en su pequeña casa cerca de Gabriel, un poblado agrícola situado unos 40km al suroeste de la capital.

Cuba importa el 84% de los alimentos que consume, a precios disparados en el mercado mundial.

Cada año, en julio, al igual que otros 146 miembros de su Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS), Ramón debe reelaborar su "programa de producción": tantas hectáreas de papa, tantas de boniato, tantas de zanahorias, en total siete productos de huerta.

Pero imposible discutir: esos cultivos son impuestos. Le gustaría dejar de sembrar papas, pues aunque el Estado duplicó el precio de compra —a 1 dólar el saco de 46kgs— también aumentó un 35% el precio de la semilla. El de zanahorias es pagado a 70 pesos cubanos (2,8 dólares).

"Ah, si yo pudiera cultivar lo que yo quisiera, obviamente viviera mejor", dice.

"Pero el Estado no quiere que uno se enriquezca", agrega su hijo Eduardo, de 34 años, que trabaja la tierra con él.

Lo ideal para Ramón sería poder dedicar una parte de sus tierras a los productos exigidos por el Estado. "Está claro que hay cultivos indispensables que no se pueden dejar caer", admite, pero a cambio quisiera que le permitieran sembrar otras cosas en el área restante.

Para que cultive papa, la CCS le proporciona a mitad de precio el combustible, un asunto medular en la labor del campo

Su tractor, un Ford de 1948, todavía funciona después de incontables e ingeniosos remiendos mecánicos. El otro, el soviético, está varado en una esquina de la finca, herrumbroso e inservible desde hace años.

Las 1.500 grandes cooperativas estatales, las "Unidades Básicas de Producción Cooperativa" (UBPC), que reciben ayuda del Estado y explotan un 42% de las tierras cultivables, son para él un fracaso.

"En mi opinión, no más del 10% son realmente rentables", dice.

Aunque ve con buenos ojos las medidas de descentralización adoptadas por el gobierno —las autoridades municipales tomarán ahora las decisiones en materia de agricultura—, teme la aparición del "sociolismo", que los funcionarios favorezcan a sus amigos en perjuicio de terceros.

"Los responsables locales del Partido Comunista que están también a la cabeza de las cooperativas podrían convertirse en nuevos 'caciques', y favorecer a quien le convenga", advierte.

Desde hace 10 años este ex obrero decidió dedicarse a cultivar las tierras de la familia. En años de buena cosecha puede ganar hasta el equivalente a 8.000 dólares; pero basta el paso de un ciclón para que esa cifra caiga a 2.000.

"Y como productor privado, no tengo ninguna jubilación", lamenta, antes de estallar en risa con la idea de pasar un fin de semana en uno de los costosos hoteles de Varadero, ahora abiertos a los cubanos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.