Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Obama

Divergencias en el exilio sobre la estrategia de Obama en relación con Cuba

'Hay un oportunismo político desproporcionado. Alguien le dijo a este hombre que nuestros votos cuentan, y que el exilio cubano cambió', dijo Ninoska Pérez-Castellón.

Enviar Imprimir

Representantes del exilio en Miami han manifestado sus divergencias sobre la estrategia en relación con Cuba del precandidato demócrata a la Casa Blanca Barack Obama, quien llega este sábado a Miami para un acto electoral y de recaudación de fondos.

El equipo de campaña de Obama ya ha anunciado que el tema cubano será el sábado parte del evento, pero no lo único.

"Seguramente hablará del futuro de la relación con Cuba. Su posición coincide con la de la gran mayoría de cubanoamericanos", dijo a la AFP Joe García, jefe del Partido Demócrata en el distrito.

García agregó que "será un acto del Partido Demócrata, no para los cubanos, aunque ciertamente con mucho simbolismo", además de recordar que quien pague los 30 dólares que vale la entrada puede ingresar.

El acto de Obama en el auditorio del Miami-Dade College refleja el interés que tienen ahora los demócratas por captar un voto que años atrás consideraban perdido, ya que los cubanos del exilio votaban mayoritariamente a candidatos republicanos, por su política más dura hacia el régimen.

"Nosotros no vamos a ir", dijo Ninoska Pérez-Castellón, dirigente del Consejo por la Libertad de Cuba, en diálogo con la AFP. "Hay un oportunismo político desproporcionado. Alguien le dijo a este hombre que nuestros votos cuentan, y que el exilio cubano cambió", se quejó.

En tanto, Álvaro Fernández, de la Comisión Cubano-Americana por los Derechos Familiares, consideró "una gran noticia que el problema de las familias cubanas sea un tema en la campaña"."Estamos encantados con la posición de Barack Obama", dijo a la AFP.

La gira de Obama a Miami ocurre pocos días después de haber prometido que pondrá fin a la prohibición de viajes a la Isla y al envío de remesas, si llega a la Casa Blanca en 2008.

Su declaración, en un columna publicada el martes en el diario The Miami Herald generó una reacción inmediata de los demás contendientes a la presidencia.

Obama calificó la política de restricciones del gobierno de Bush para los viajes y envíos de remesas como "una estrategia disparatada" que debería dejarse de lado por otras iniciativas que sirvan para "apoyar la causa de la libertad y la democracia en Cuba".

El gobierno de Bush endureció en 2004 su política, y sólo permite a los cubanoestadounidenses visitar a sus familiares en la Isla una vez cada tres años, y enviar a los más cercanos no más de 100 dólares mensuales.

Principal adversaria en la disputa por la nominación demócrata y favorita en las encuestas, Hillary Clinton entró en la discusión sobre Cuba para diferenciarse de Obama.

Su equipo de campaña dijo que los exiliados deberían tener la libertad de enviar dinero a sus familias, pero aclaró que Clinton no impulsará "ningún cambio significativo" en la relación con Cuba hasta el fin del régimen de Castro.

Los republicanos no evitaron el debate sobre la futura relación con Cuba. Los dos principales candidatos, Rudy Giuliani y Mitt Romney, consideraron que la propuesta de Obama no serviría para otra cosa más que para ayudar al actual régimen.

Florida votará el 29 de enero la nominación de los candidatos demócrata y republicano para competir por la Casa Blanca en noviembre de 2008. El estado, que está entre los primeros en recaudación de fondos electorales, tiene un importante sector de votantes hispanos, especialmente cubanoestadounidenses.

Casi un millón de cubanos viven en Florida, y más del 55% de ellos están nacionalizados, según datos del censo nacional.