Actualizado: 03/06/2020 20:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Rodrigo Granda, FARC

El 'canciller' de las FARC dice que viajará a Cuba por motivos de salud y no como gestor de paz

Rodrigo Granda dijo que el gobierno de Bogotá no le permitió trasladarse a Venezuela, Ecuador o Brasil.

Enviar Imprimir

El llamado "canciller" de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Granda, dijo este domingo que viajará a Cuba por motivos de salud y no como gestor de paz, informó EFE.

En declaraciones al telediario colombiano Caracol Noticias, Granda dijo no saber cuándo se desplazará a Cuba pero exigió a Bogotá medidas de seguridad para su viaje.

"Abandonaré el país y luego regresaré. Voy a viajar a La Habana, aunque aún no sé ni el día ni la hora", dijo en otras declaraciones a la AFP en la sede de la Conferencia Episcopal en Bogotá, donde se encuentra desde el 4 junio, cuando fue liberado por mediación del presidente francés, Nicolas Sarkozy.

En días pasados, el embajador de Cuba en Colombia, José Antonio Pérez Novoa, dijo que La Habana está dispuesta a recibir a Granda, siempre que exista una solicitud conjunta del gobierno colombiano y las FARC.

Por otra parte, Granda aseguró que la política franco-colombiana Ingrid Betancourt, ex candidata a la presidencia del país sudamericano secuestrada por las FARC en febrero de 2002, está viva.

Betancourt "no está muerta. Lo que ha dicho el comandante Raúl Reyes (número dos de las FARC) es que está bien de salud y anímicamente, que no se ha podido mandar pruebas de supervivencia por los cercos y las operaciones militares en el área", sostuvo.

Las últimas pruebas de vida de Betancourt datan de agosto de 2003.

Asimismo, Granda aclaró que su viaje a Cuba no tiene nada que ver con el canje de efectivos de las FARC encarcelados por los 56 rehenes en manos del grupo ilegal armado.

"El acuerdo humanitario se negocia en Pradera y Florida, y no en Cuba", señaló, refiriéndose a las dos localidades del suroeste de Colombia que las FARC piden desmilitarizar por 45 días para pactar el intercambio.

Uribe se niega a retirar las tropas y demanda a las FARC un gesto recíproco a la excarcelación unilateral de Granda y de otros 150 efectivos del grupo —a comienzos de junio—, que presenta como un gesto de buena voluntad para el intercambio.

Pero Granda insistió en que la liberación de los rehenes sólo será resultado de una negociación en el área desmilitarizada de 800 km2.

El dirigente, capturado en Caracas el 13 de diciembre de 2004 (sin conocimiento del gobierno venezolano) y condenado a 21 años de cárcel, reveló que cuando iba a ser excarcelado el gobierno colombiano le propuso viajar a Francia y luego a Suiza, así como renunciar al grupo, a lo que él se negó. Según él, también le ofrecieron ir a Cuba.

Como alternativa, agregó, pidió viajar a Venezuela, Ecuador o Brasil —que comparten fronteras con Colombia—, pero el alto comisionado para la paz, Luis Carlos Restrepo, vetó esa posibilidad.

"Le dije que miráramos bien porque pudiera ser que yo quedara mejor instalado en Venezuela y me respondió que era imposible. Tampoco aceptó que fuera a Ecuador o Brasil", sostuvo.

Granda dijo que con esa actitud Uribe está boicoteando una eventual reunión suya con el Secretariado de las FARC, para que éste autorice sus gestiones en favor del canje.

"Indudablemente no hay interés en que me reúna con el Secretariado y van a tratar de impedir cualquier actividad en ese sentido", afirmó, señalando que es una "maniobra" del gobierno con el fin de descalificar la gestión de paz para la cual, según Uribe, fue excarcelado, y regresarlo a prisión.

En cuanto a la excarcelación de efectivos de las FARC, Granda dijo que entre los liberados "hay delincuentes comunes".

Uribe "buscaba crear caos en las cárceles y desmoralizar a nuestros combatientes haciéndoles creer que un hombre representativo de la organización habría pactado con el gobierno", dijo.

"Aquí no hubo un gesto de grandeza de espíritu. Lo hubo del presidente Sarkozy, pero Uribe emplea esto de una manera ruin, no para colaborar con el intercambio sino para torpedearlo al máximo y tratar de poner a las FARC contra las cuerdas", dijo Granda.