Actualizado: 22/02/2020 16:21
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cuba

Damas de Blanco, aniversario represión

Mujeres simpatizantes del régimen intentan boicotear un acto de las Damas de Blanco

Las familiares de presos políticos soltaron palomas en el Parque Central de La Habana.

Enviar Imprimir

Un grupo de mujeres simpatizantes del régimen intentó este lunes boicotear un acto pacífico de las Damas de Blanco en el Parque Central de La Habana.

Portando gladiolos, unas 30 Damas de Blanco —madres, esposas y familiares de presos políticos— marcharon por algunas de las principales calles de la capital y se concentraron al pie de la estatua del héroe nacional José Martí, en el Parque Central donde, según EFE, soltaron 59 palomas, una por cada uno de los disidentes que siguen en prisión desde la oleada represiva que en 2003 llevó a la cárcel a 75 opositores.

Las mujeres, que cumplían su tercera jornada de actos para recordar los cuatro años de encarcelamiento de los disidentes, reclamaron "libertad" para sus familiares.

Simultáneamente, un grupo de mujeres partidarias del gobierno se concentró en el mismo parque, lanzó vivas a Fidel Castro y a la revolución, y pidió la liberación de cinco agentes cubanos presos en Estados Unidos por espionaje.

El incidente duró unos minutos. Según la AFP, las partidarias del régimen acusaron a las Damas de Blanco de "mercenarias", aunque la situación no fue a más.

Las familiares de presos políticos continuaron su marcha pacífica, en medio de una fuerte vigilancia y regresaron luego a la vivienda Laura Pollán, esposa del disidente condenado a 20 años Héctor Maseda, donde mantienen una cadena de oraciones desde el sábado.

"No tenemos miedo, nosotras no agredimos a nadie, nuestra arma es una flor y no ofendemos a nadie", dijo Pollán a EFE.

La actividades para recordar el cuarto aniversario del encarcelamiento de los 75 comenzaron el sábado con un ayuno y una marcha por el malecón habanero.

El domingo, alrededor de medio centenar de Damas de Blanco asistió a misa en la iglesia de Santa Rita y caminó pacíficamente por la Quinta Avenida de La Habana. Se les unió un grupo de activistas del Partido Radical italiano, integrado, entre otros, por el eurodiputado Marco Cappato, el diputado italiano Maurizio Turco, y María Fida Moro, ex diputada e hija del que fue primer ministro italiano Aldo Moro, asesinado en 1978.