Actualizado: 26/06/2019 9:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Literatura, Obituario

A la muerte de Agustín de Rojas

Él sabía que, aun después de recibir el Premio David de Ciencia Ficción y de su Espiral, la novela ganadora, estaba perseguido, acorralado

Comentarios Enviar Imprimir

Murió Agustín de Rojas. Anunció que dejaría de comer y así lo hizo. Y murió el pasado domingo 11 de septiembre. Según las noticias que llegan, ya en el hospital los médicos descubrieron que uno de los mejores escritores de ciencia ficción nacidos en Cuba —y, en sentido general, hasta el domingo pasado uno de los mejores narradores cubanos vivos— padecía además cáncer y otros atropellos a su organismo.

Lo conocí en 1980. Le llevé la noticia del Premio David de Ciencia Ficción. Me resultó un tipo muy simpático. A mí, y me atrevo a asegurarlo, a todo el que lo conociera en aquel ambiente cultural municipalizado de Santa Clara, cuajado de gendarmes estatales y “partidistas”, vividores de la cultura.

Él sabía que, aun después del Premio y de su Espiral, la novela ganadora, estaba perseguido, acorralado.

Pero nunca supo hasta qué punto lo estaba. En varias de esas candentes reuniones que realizan los comunistas para “analizar” a un intelectual —a uno solo— fue acusado de “vago”, algo que, por momentos, parecía que le costaría muy caro a él y a su familia. Hubo que defenderlo con suma fuerza y constancia, poner a José Martí, Carlos Marx y Fidel Castro como ejemplos de vagancia “productiva”.

Agustín de Rojas era valiente, porque aunque no supiera todo lo “complicado” que estaba su “caso”, con lo que sabía era suficiente para no vivir tranquilo. Pero él vivía tranquilo. Creo que porque se hallaba seguro de que su apuesta era mayor: él trascendería, mientras aquellos persecutores —pobres tipos al fin y al cabo— serían olvidados con el paso del tiempo, como así ha sido.

Hoy la obra de Agustín de Rojas, desde Espiral hasta Catarsis y sociedad, es admirada por lectores de culto, olvidos oficialistas y elitistas aparte.

Él era valiente, decía yo, y solidario, puntual y agradecido. Ya con estas virtudes basta para que un hombre sea recordado como un Hombre Bueno. Y era un ser hambriento de libertad, el hambre que padeció toda la vida.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

El escritor cubano Agustín Rojas Anido, más conocido por su seudónimo de Agustín de RojasFoto

El escritor cubano Agustín Rojas Anido, más conocido por su seudónimo de Agustín de Rojas.