Actualizado: 24/11/2017 16:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine rumano, Cine, Arte 7

Almas desesperadas

Esta película presenta un universo de individuos ordinarios enfrentados a situaciones extraordinarias

Comentarios Enviar Imprimir

Graduation comienza con un primer plano en el cual, con la cámara estática, vemos un grupo de horribles edificios prefabricados, típicos de la era del comunismo, mientras a la derecha se ve una montaña de tierra y de vez en cuando una pala le echa un poco más. La gente pasa por delante de la cámara como si no la advirtieran, con paso cansón, gente para quienes la rutina es lo único que existe. Nunca vemos a quien tira tierra desde el hueco. De repente, una piedra rompe un cristal, que es a través del cual estamos viendo, desde donde la cámara está situada. La imagen está deliberadamente montada a la perfección. Lo que vemos es abulia, el sonido de la piedra es violencia. Sutilmente irónica, es un anticipo metafórico de la trama, pero no lo entenderemos hasta un poco después.

La piedra ha sido lanzada a la ventana de Romeo, un médico cuarentón y entrado en libras. No se sabe la razón. En la casa también vive su hija de dieciocho años y su esposa, que parece triste y enfermiza. El pequeño y mal diseñado apartamento es distintivo de las construcciones espartanas y de mal gusto que predominaron en todos los países del difunto bloque soviético, al igual que el edificio que ocupa.

Romeo y Magda habían marchado al Occidente durante la época de Ceausescu y regresaron con la idea de reconstruir Rumania. Huyeron de una utopía para sumarse con entusiasmo a otra. Pero nada resultó lo que se prometía. Frustración y decepción con el curso de la historia dominan su vida. La historia ha seguido su curso y se ha hecho la transición de un sistema a otro, pero en lo esencial, nada ha cambiado. Para Romeo, lo más importante es que su hija Eliza tenga la posibilidad de rehacer su vida muy lejos de su país. Tiene, a su vez, que lidiar con un complicado drama personal.

Eliza se ha ganado, por sus notas, la aceptación a una universidad británica. Para cumplir el sueño, más de Romeo que de ella, tiene que sacar cierta nota en los exámenes de nivel finales. Pero días antes, es atacada y casi violada en camino a la escuela. Una vez recuperada, pero frágil, Romeo quiere asegurar que saque las notas necesarias y se adentra en un camino de chantajes y corrupciones que no lo conduce a nada. Romeo, aunque conoce como se mueve el sistema, es básicamente un hombre honesto. Desde este momento, la ley de Murphy comienza a cumplirse y todo lo que puede salir mal sale peor.

La película transcurre como un thriller, en el cual, a pesar de cierta previsibilidad, uno se adentra. Para Romeo el fin justifica los medios y va a hacer lo indecible por conseguir que su hija obtenga finalmente la beca.

Cristian Mungiu (1968), junto con Cristi Puiu (1967) y el un poco más joven Corneliu Porumboiu (1975) conforman el trío de cineastas más destacados de Rumania, quienes han producido películas memorables en las dos primeras décadas de este siglo. Han llevado el cine rumano a la cima del cine europeo y se han ganado la admiración de la crítica mundial. Son responsables de obras maestras como The Death of Mr. Lazarescu (Puiu), Police, Adjective y The Treasure (Porumboiu) y 4 Months, 3 Weeks and 2 Days y Beyond the Hills (Mungiu). Todos hacen un cine sin compromiso, que explora los dilemas éticos del ser que enfrenta las atrocidades del totalitarismo y luego se enfrenta a un mundo nuevo y prometedor que resulta también frustrante, porque lo viven y lo dirigen individuos enviciados con los lastres del pasado. Es la mentalidad del sobreviviente atrapado entre dos sistemas de claves diferentes. Estos filmes tienen alcance universal, pero si se ha vivido en un país totalitario se entienden mucho mejor.

En Graduation, que no es quizá su mejor filme, Mungiu crea un universo de individuos ordinarios enfrentados a situaciones extraordinarias, rodeados de corrupción y cinismo, de creyentes en una sociedad en la que no se puede creer en nada, que es convincentemente desolador. Lo hace mediante las mesuradas y contenidas actuaciones de sus personajes y la composición de imágenes que a veces parecen personajes de Goya atrapados en medio del asfalto y la decadencia social. Su defecto es que se le ve el pesimismo desde el comienzo.

Mungiu contó con el apoyo de excelentes actores, como Adrian Titieni (The Death of Mr. Lazarescu, Child’s Pose), que crea un personaje patéticamente conmovedor con su Romeo, y Lia Bugner (Modigliani), quien convence con su tristeza en el personaje de Magda, una mujer que tuvo mucho potencial pero que ha terminado de bibliotecaria en un pueblo pobre y perdido, en un matrimonio que ya perdió su sentido. Pero quien más sorprende, en su excelente trabajo con un personaje que pudo resultar sacarinoso, falso y lacrimógeno, es Maria-Victoria Dragus (The White Ribbon), quien logra dar vida a Eliza y hacerla creíble a pesar de su lugar en la trama.

Tudor Vladimir Panduru, en su primer trabajo como director de fotografía, logra captar las deliberadas composiciones de Mungiu, con la intensidad de luz necesaria, convirtiéndolas en planos y escenas que pueden ser vistas sin uno saber lo que ocurre en el filme y darnos una idea de lo que está pasando.

Romeo es la encarnación del profesional que tuvo que dejarlo todo, rehacer su vida dos veces y luego quedar para que todas sus esperanzas y esfuerzos se realicen de forma vicaria a través de su hija. De una nueva generación que no puede entender el sufrimiento y la frustración de la anterior, decidida a no escarmentar por cabeza ajena.

Graduation (Rumanía/Francia/Bélgica, 2016). Guion y dirección: Cristian Mungiu. Director de fotografía: Tudor Vladimir Panduru.Con: Adrian Titieni, Maria-Victoria Dragus, Lia Bugner y Malina Manovici. De estreno limitado en las mayores ciudades de Estados Unidos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.