Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Narrativa, Cine, Lectura de Verano

Audrey Munson

Una modelo y actriz que siempre atrajo por igual al arte y la censura

Comentarios Enviar Imprimir

Pocos conocen su nombre pero es difícil que quien visite Nueva York no encuentre su rostro y, lo que es mejor, su cuerpo: una figura de cobre de veinte pies que representa la Fama Cívica, con la mirada vigilante sobre el edificio de la municipalidad; desnuda a la entrada de la Galería Frick y en el Monumento al Maine, de Columbus Circle, donde guía con firmeza una carroza tirada por tres furiosos corceles. No alcanzan estos sitios para contener a una mujer que no tiene reparos en exhibirse. Se repite en todas las figuras femeninas, como si las esculturas fueran incapaces de encerrar tanto ímpetu. Representa a la paz en la corte de apelaciones neoyorquina y reaparece en un ventanal de colores de la Iglesia de la Ascensión. Vuelve a estar desnuda en la fuente Pulitzer, frente al hotel Plaza. Se muestra lánguida en el Memorial a Isa e Isidor Straus, en el Straus Park. Sirve de inspiración para treinta obras de arte en el Museo de Arte Metropolitano. Su cara se reproduce en las estatuas Miss Manhattan y Miss Brooklyn a la entrada del Museo de Arte de Brooklyn. Idealiza la hermosura en el frente de la Biblioteca Pública de Nueva York.

Nunca le bastó la ciudad: adorna las mansiones de John D. Rockefeller y George Vanderbilt, el yate de J. P. Morgan y las monedas de diez y cincuenta centavos. Se convierte en la principal modelo para la Exposición Internacional Panamá Pacífico en San Francisco. Aparece una y otra vez, en los 24.000 pies de murales decorativos y vuelve a figurar en varios grupos estatuarios. Es el símbolo de esa exposición, y no permite a otras mujeres que usurpen su encanto. Luego inicia una carrera de actriz de cine y aparece desnuda en películas ahora perdidas.

Es famosa. Repetida hasta el cansancio durante su momento de mayor esplendor. Una cara familiar en un país enorme, cuyas fronteras parecen incapaces de apresarla, Una figura reconocida por todos los hombres. Luego la reclusión y un largo silencio.

Audrey Munson vivió en Providence, Rhode Island, hasta cumplir los 15 años. Soñaba con estudiar música y danza. Entonces se muda con su madre a Nueva York, al divorciarse sus padres.

Una tarde de 1906 madre e hija recorren las tiendas del centro de la ciudad, cuando un hombre comienza a seguirlas. El hombre no habla, no se dirige a ellas, pero tampoco deja de mirar a la adolescente —la madre le pregunta qué desea; le pide que se vaya, que deje de perseguirlas— y finalmente se decide. Responde que es fotógrafo, que quiere retratar a Audrey y le da a la madre la dirección del estudio.

Van al otro día. Bajo la mirada vigilante de la madre, Audrey es fotografiada una y otra vez. Cara y cuerpo. Poses ingenuas que no despiertan la menor sospecha. Nada más ocurre.

Ambas mujeres lo han olvidado por completo, cuando un día el fotógrafo regresa. Ahora pide algo distinto. Desea mostrar las fotos a un amigo, un escultor de origen húngaro. El artista quiere que la joven pose desnuda.

La madre se resiste al principio, pero cede poco después. ¿Por dinero?, ¿por complacer a su hija?, ¿convencida por el escultor? Audrey no ha cumplido aún los 16 años. La escultura tiene un nombre emblemático: Las Tres Gracias. El hotel Astor adquiere la pieza y la coloca en su vestíbulo.

Es el comienzo. Años más tarde se referirá a la obra como “un souvenir del consentimiento materno”. Pronto se convierte en “la reina de los estudios”. Siente una inclinación peculiar por despojarse de la ropa. No tiene reparos en permanecer desnuda durante largas horas. Atrae por igual al arte y la censura.

Se inicia en el país la era de la Prohibición y las cruzadas morales. “Esta joven debería avergonzarse”, exclama Elizabeth Gannis, la presidente de la Liga Nacional Cristiana para la Promoción de la Pureza. “Es posible que tenga unas facciones y una figura perfectas, como dicen los escultores, pero ello no le da permiso para exhibir sus encantos delante del público”, agrega con resentimiento.

Audrey no la oye. O finge no oírla. Al ser entrevistada por un periódico expresa que asume su desnudez como “un sacrificio en favor del arte”. Invierte los valores de tantas cruzadas morales y de todas las ligas cristianas que la atacan. No responde con desenfado. Asume una actitud ética: “Comenzamos a usar ropa solo cuando los pensamientos malignos y de culpabilidad se alojan en nuestra mente. Los vestidos son dañinos para nuestros cuerpos y aún peores para nuestras almas”. ¿Convencimiento, inocencia o astucia?

Nadie sin embargo se preocupa por destacar su entereza moral. Nadie la escucha. Prefieren mirarla.

La vida de modelo es deslumbrante, pero no basta para engañarla. Intuye que va a ser breve. Cuando los artistas empiezan a cansarse, cuando se da cuenta que ya no sirve de musa, descubre que hay muchos que aún desean seguir viendo su cuerpo. Entonces empieza su carrera cinematográfica.

En su primera película, Inspiration, repite muchas de las poses que han inmortalizado su cuerpo desnudo en las estatuas. Por primera vez —y bajo el socorrido pretexto del arte— aparece una mujer desnuda en una cinta norteamericana. Ya para entonces sabe que otros han agotado su figura en esculturas; también conoce que hay un nuevo camino por descubrir. El cine le brinda la oportunidad de exhibirse en un ámbito más reducido: las salas oscuras. Pero no desperdicia el hecho de que esa aparición momentánea se repite incansable de ciudad en ciudad, noche tras noche. El momento cumbre de la película es una escena donde aparece sólo cubierta de pies a cabeza por un barro húmedo.

La inspiración continúa en otras tres cintas: Heedless Moth, Girl O’Dreams y Purity. En todas se repite esa mezcla de ingenuidad y modestia que despierta lujuria.

Apenas unos pocos las conocen hoy. Nadie se atreve a otorgarle valor cinematográfico a sus películas, ni a catalogar sus actuaciones.

El fracaso de Audrey no es a causa de los críticos. Tampoco gracias a los defensores de una moral de parroquia. Un asesinato ocurrido en 1919, muy comentado en la prensa y en el que se ve envuelta de forma involuntaria, destruye su carrera.

Es el fin. La decadencia la lleva poco a poco a la locura. Ingresada en 1931, a la edad de 39, pasa el resto de su vida en una institución de psiquiatría. El olvido no tiene piedad y la persigue hasta la muerte, en 1996.

Había cumplido 105 años y ya no se acordaba de su belleza.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Fuente en memoria del matrimonio de Ida e Isidor Straus, los fundadores de la famosa tienda por departamentos Macy's, quienes murieron en el hundimiento del Titanic, en Straus Park, Nueva York. Escultor: Augustus Lukeman.Galería

Fuente en memoria del matrimonio de Ida e Isidor Straus, los fundadores de la famosa tienda por departamentos Macy's, quienes murieron en el hundimiento del Titanic, en Straus Park, Nueva York. Escultor: Augustus Lukeman.