Actualizado: 18/07/2019 14:23
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Música

Beso cómplice

Venissa Santí se estrena con un álbum de encuentros, reconocimientos, guiños festivos y nostalgias.

Comentarios Enviar Imprimir

Omara Portuondo o Elena Burke —dos intérpretes emblemáticas del filing— "dicen" sus canciones familiarizadas con los trazos elocutivos de vocalistas como Sara Vaughan, Ella Fitzgerald, Dinah Washington… sin renunciar a su cubanía. Lo mismo ocurre con Guillot, Ela O'Farrill, Moraima Secada, Xiomara Laugart o Lucrecia. Sin embargo, solistas como Flora Purin o María Bethania frasean desde los fundamentos jazzísticos en fusión con las raíces brasileñas. Hay una hermandad armónica entre el bolero (cubano, mexicano y puertorriqueño), la canción brasileña y los estándares interpretados por las grandes divas del jazz.

El álbum Bienvenida (Sunnyside Communications, 2009), de la cubanoamericana Venissa Santí, amalgama elementos del blues, el pop, la música folclórica cubana, las armonías brasileñas y el bolero, con una inusual disposición armónica/rítmica de las enunciaciones vocales. Jazz que penetra los resquicios de la rumba, guajeo sonero que ingresa en las plazas del jazz y cordeles armónicos brasileros acompasados a las exigencias de los arreglos orquestales.

Hija del escritor y académico cubano Enrico Mario Santí, sobrina segunda del legendario campeón mundial de ajedrez José Raúl Capablanca y nieta del compositor Jacobo Ross Capablanca, Venissa tiene la capacidad de desdoblarse y modular en una villa y otra con absoluta naturalidad. Logra una acústica que oscila entre el pasado y el presente de tres culturas (Brasil, Cuba y Estados Unidos) que convergen en la cartografía de su música. Bienvenida es un saldo de encuentros, reconocimientos, guiños festivos y nostalgias.

"Yo no quería ser catalogada sólo como jazzista. Descubrí que la tierra de mis padres era cuna de una gran tradición musical y me sentí parte de todo eso. Me fui a La Habana a estudiar con los rumberos de la calle y me enamoré de las raíces que me nutren. Me aparecí una mañana en la casa del rumbero Goyo Hernández y le dije: 'quiero aprender con usted'", comenta Santí.

Venissa logra transmitir cadencias y swing en una atmósfera de intimidad proyectada por sus enunciaciones de rumores en vilo. Ello, con el respaldo de un piquete de músicos cubanos y norteamericanos de probado oficio: Michael Rodríguez (trompeta), Robert Rodríguez (piano), Yunior Terry (bajo), François Zayas (percusión y batería), Cuco Castellano (conga), Jef Lee Johnson (guitarra), Barry Sames (órgano) y Daud Shaw (batería invitado).

Comienza la propuesta con Tender Shepard and Litle Girl Blue (Charlap/Rogers). La primera sorpresa se afinca en el melisma franco y terso de una artista cuya "voz tiene un tono que es muy original y especial. Se oye a Venissa y su fraseo no se olvida…", diría Danilo Pérez.

El antológico bolero/son Convergencia (B. J. Gutiérrez/M. Guerra) es llevado a los terrenos del jazz con perspicaz orquestación: tumbao monkiano del piano, riff gilliespiano de la trompeta, swing bebopero del bajo e imaginativo scat de Santí.

Talkin to you (Santí), Columbia pa Miguel Ángel y Cumpling Cumpling se pasean por las coordenadas del guaguancó y la columbia con dibujado aire naif de la cantante y contundente "plagal" melódico/rítmico del grupo, en contrapunteo con patrones de la rumba y shuffles propios del rhythm and blue. Emocionante escuchar la voz del abuelo, Jacobo Ross Capablanca, como introducción a su composición Lucerito de mi amor. Venissa pronuncia esta pieza encabalgando motivos de vals y referencias de habanera en las aristas del lamento.

Cómo fue (Ernesto Duarte) es el mejor momento del CD. El órgano, los sliding de la guitarra y la libertad inflexiva de Santí propician una atmósfera cool/blues que renueva los motivos melódicos de este bolero. Tú mi delirio (César Portillo de la Luz), sin embargo, no alcanza la fuerza interpretativa reinante a lo largo de la compilación y carece de filing por la opacidad de la puesta instrumental. Flora Purin, Nina Simone, Billie Holiday, Luciana Souza, Claudia Acuña y Celia Cruz bosquejan el idiolecto de una "crooner" que conmueve por su franqueza.

Venissa Santí entra airosa al universo del bolero, la música folclórica cubana y el jazz, con esta hermosa y convincente franquicia musical: primera "bienvenida" discográfica que en hora buena disfrutamos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Portada del disco 'Bienvenida', de Venissa SantíFoto

Portada del disco 'Bienvenida', de Venissa Santí.

Venissa Santí

Un fraseo que no se olvida

Del nuevo disco de Venissa Santí (www.pewarts.org)

Comentarios

Últimos videos