Actualizado: 23/06/2024 21:59
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine, Irán, Arte 7

Cría fanáticos…

Basado en una historia real, este filme relata con crudeza una historia que se vuelve creíble por la eficiencia de la narrativa

Comentarios Enviar Imprimir

En la ciudad sagrada de Mashad, un hombre empieza a matar prostitutas que aparecen en varios lugares remotos de la ciudad iraní. No se cuida mucho, sus métodos son poco profesionales y capturarlo no va a ser difícil.

Enterada de los hechos, Rahimi, una periodista de Teherán que, al parecer, ha perdido o está al perder su trabajo, se traslada a la ciudad y comienza una investigación de los hechos con la ayuda de un periodista local.

Said, el asesino, es un trabajador de la construcción, casado y con tres hijos, es, además, veterano de la guerra contra Irak. Sus vecinos lo tienen en alta estima y no sospechan de lo que hace. Según él, cumple la misión de limpiar la ciudad de la obscenidad en nombre del Imán Reza, el octavo Imán chiita. Su vida cotidiana es miserable, con la rutina matrimonial típica de una relación patriarcal, donde el hombre es dueño y señor, y todo se le perdona. El sexo es escaso y sin pasión, su hijo Alí, es conflictivo, a pesar de que, a su manera, adora a su padre, y no hay nada materialmente estimulante en el lugar que residen. Tiene, además, una relación distante con sus suegros.

Rahimi quiere encontrar al asesino y también poder contar una historia que nadie ha querido desenterrar. Enfrenta numerosos problemas durante el proceso ya que, como mujer, es amenazada por las autoridades por estar metida en donde se supone que no debe estar. Además, como mujer laica, sufre innumerables vejaciones que tiene que soportar en silencio. Finalmente se ofrece de carnada para capturar a Said y lo logra.

Una vez atrapado, comienza el proceso de enjuiciamiento. Las autoridades parecen querer hacer justicia, pero hay implicaciones políticas, ya que la mayoría de la población apoya a Said en su labor de limpieza ética. La trama desarrolla varias líneas temáticas interesantes, pero lo mejor de todo es la transformación de Alí, que en parte por amor a su padre y en parte por su fanatismo religioso, se va convirtiendo en un pequeño monstruo, que se convierte en un fabulador del infierno.

Basado en una historia real, el filme de Ali Abassi (Irán, 1981), relata con crudeza una historia que se vuelve creíble por la eficiencia de la narrativa. Abassi, quien emigró a Suecia en 2002 y que actualmente reside en Copenhague, dirigió anteriormente la excelente Border (2018), que le valió el premio de mejor director en la sección Un Certain Regard del festival de Cannes, además de otros premios internacionales. Dirige con firmeza, sin intenciones novedosas, de manera lineal, al estilo de un thriller, pero evitando el tempo convencional de los mismos. Deja que la propia narrativa vaya descubriendo, poco a poco, el horror del fanatismo, sin arengas, con un guion limpio, que quizá recorre muchos meandros y nos aleja del drama del personaje principal para acentuar la conversión del hijo.

La actuación de Mehdi Bajestani, un actor iraní de poca experiencia, como Said, es muy buena con un estilo dramático intenso que a veces parece un personaje de documental. La actriz y directora Zahra Amir Ebrahimi (Teherán, 1981), quien tuvo una exitosa carrera en el cine y la televisión iraní hasta que se vio forzada a exilarse en 2008, tras varios roles controversiales y luego de que publicaran un video sexual suyo, está excelente en su papel de Rahimi. Su papel le valió el premio a la mejor actriz en el Festival de Cannes y en el de Sevilla.

Lo más sorprendente del filme es quizás la actuación de Mesbah Taleb, el adolescente que protagoniza a Alí y que debuta en el cine. Su papel, al parecer inocuo inicialmente, se va desarrollando lentamente a medida que avanza el filme y termina con una fuerza dramática que se lleva la trama de su lado. Hace los pequeños cambios necesarios para transformar a su personaje de un niño díscolo a un fanático monstruoso, sin necesidad de excesos gestuales.

La fotografía del danés Nadim Carlsen, quien trabajó anteriormente con Abassi en Border, mantiene una iluminación y unos encuadres tipo documental que ayudan a la credibilidad de la historia ya que, a pesar de basarse en hechos reales, la torpeza con la cual Said planea sus crímenes, a veces parece algo mal enhebrado por el director (que no lo es).

Rodada mayormente en Jordania, ya que este filme sería impensable e imposible de rodar en Irán, la película retrata el rostro abominable del fanatismo religioso y peor aún, su ascenso a forma de poder en los tiempos que corren, con eficiencia y mesurado dramatismo. Arrasó con los premios que concede la asociación cinematográfica danesa y fue nominada a la Palma de oro del Festival de Cannes. Es uno de esos filmes que, a pesar de la gran acogida de crítica que ha tenido, puede pasar desapercibido por su relativamente escasa distribución.

Holy Spider (Dinamarca/Alemania/Suecia/Jordania/Italia/Francia, 2022). Dirección: Ali Abassi. Guion: Ali Abassi y Afshin Kamran Bahrami. Director de fotografía: Nadim Carlse. Con: Mehdi Bajestani, Zahra Amir Ebrahimi y Mesbah Taleb. Disponible en Prime Video,


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.