Actualizado: 23/09/2022 21:11
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine, Literatura, Arte 7

Crimen, castigo y perdón

El tema fundamental del cine de John Michael McDonagh es la expiación de la culpa, y eso lo explota esta película bastante bien

Comentarios Enviar Imprimir

La literatura y el cine han abordado abundantemente el tema de las élites occidentales que se ubican en el desierto como forma de escape de sus propios problemas, o como agentes colonizadores, o simplemente por arrogancia. Van al desierto, lugar que bíblicamente no solamente indica la fragilidad del ser humano y su pequeñez ante Dios, sino que es un sitio de transformación y de renovación de la vida. En el cine, de diferentes maneras, principalmente concentrado en la región de Egipto y el Magreb, basado mayormente en obras literarias, han incursionado en el tema directores como George Cukor, Antonioni, Bertolucci y ahora John Michael McDonagh.

En The Forgiven, una pareja compuesta por un médico británico (David) y su esposa americana (Jo), una escritora de cuentos infantiles que hace años que no escribe nada, van por el desierto, de noche, hacia la fiesta de un amigo, un Lord inglés, que posee una suerte de castillo en las montañas del Alto Atlas, en Marruecos, y entre la ebriedad del médico que conduce y su discusión con la mujer, no se dan cuenta de la presencia de un joven árabe que sale a vender una prenda en medio del camino, y lo atropellan.

Aparentemente sin mucha fanfarria (más tarde en la narración se conocerán otros pormenores del accidente), montan al cadáver en su automóvil y se dirigen a la mansión palaciega del amigo a participar de la celebración y a resolver los trámites de entregar al muerto a la policía local. La policía llega y no le pone mucho asunto al accidente y llenan los papeles requeridos con pasiva formalidad, pues el joven es un berberisco de una aldea muy remota.

David y Jo se incorporan a las festividades, una especie de bacanal que incluye actividades típicas del turista adinerado, todo bajo los ojos escépticos y burlones de los sirvientes árabes.

En medio de la diversión, se aparece el padre del muerto y le propone a David que lo acompañe a su aldea a enterrar a su hijo y así puede perdonar su crimen. Tras mucho titubeo y consultas con los otros invitados y con los sirvientes, David acepta y se marcha hacia la remota aldea, con el temor adicional de que se rumora que la zona está controlada por el Daesh.

A partir de aquí se inicia un viaje hacia la redención o la transformación. David acepta lo que siente como un castigo y se adentra en un mundo que no entiende, pero que lo entiende a él, con una aprobación abúlica. Su mundo anterior se hace pedazos y su relación con Jo es una encomienda estéril. Contar más sería arruinar la parte fundamental de la trama y del tema discursivo del filme.

Los personajes de la fiesta, desde los anfitriones, pasando por los invitados y los sirvientes, están presentados como estereotipos, carecen de profundidad dramática, pero es que para McDonagh son meramente telón de fondo. Aunque presenta la decadencia de las élites occidentales, ya que de los personajes de filmes como Justine (1969), The Passenger (1975) y The Sheltering Sky (1990), que son adinerados pero ilustrados, a estos hedonistas ignorantes, hay una gran diferencia en sentido de declive. McDonagh tiene una mirada a lo Gatsby y en un momento determinado pone a David a despotricar contra los “invasores” anteriores, que no eran más que una caterva de pederastas “como Allen Ginsberg”. En The Forgiven todos juegan su juego. Los americanos, los franceses y los ingleses ansían ver autenticidad y exotismo y los árabes, auténticos, pero no exóticos, le venden lo que desean por pura ganancia material.

El tema fundamental del cine de McDonagh (Londres, 1967), tanto en The Guard (2011) y más evidente en Calvary (2014), es la expiación de la culpa, el tipo de penitencia que conlleva y la posibilidad o futilidad de la redención. Su otro interés son los prejuicios raciales y tribales, y como la visión de crimen y de castigo está permeada por las ideas de grupo que siempre buscan a un individuo como chivo expiatorio de culpas colectivas. Eso lo explora aquí bastante bien, sobre todo en la segunda mitad del filme.

El guion, del propio McDonagh, basado en una novela de Lawrence Osborne que no he leído, fluye muy bien como un thriller narrado con mucha ironía. Adentra al espectador en la agonía del personaje central y se mueve ágilmente en los meandros dramáticos del confuso viaje de éste en busca de una transformación o quizá una iluminación agustiniana.

McDonagh dirige con mano firme y no deja que nada se le vaya de su control. Aprovecha al desierto como otro personaje del filme y en esto recibe el apoyo de la excelente fotografía de Larry Smith, con quien ya había trabajado en los dos filmes anteriormente mencionados, que capta todos los contrastes de luz que ofrece la vastedad de las arenas en un cielo eternamente limpio.

Ralph Fiennes como David y Jessica Chastain como Jo, ejecutan sus roles impecablemente, dando el dramatismo y el sarcasmo necesario según lo exija el momento. El veterano actor marroquí Ismael Kanater, está excelente en su papel como el enigmático Abdellah, el padre del adolescente muerto, con un giro zorruno de fino humor negro. Todos los demás actores cumplen sus papeles de apoyo con eficiencia, aunque hay una subutilizada Marie Josée Croze.

The Forgiven es un filme de muchas capas, con varios niveles de lectura, que progresa con interés hacia un final no muy previsible, aunque las pistas se han mostrado por el camino, para quien preste atención.

The Forgiven (Reino Unido, 2022). Guion y dirección: John Michael McDonagh, basado en la novela homónima de Lawrence Osborne. Director de fotografía: Larry Smith. Con: Ralph Fiennes, Jessica Chastai, Ismael Kanater y Alex Jennings. Ahora disponible en la plataforma Prime Video de Amazon.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.