Actualizado: 18/10/2017 20:02
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Literatura, Literatura Cubana, Poesía

“De espacios y sombras”, de Luis de la Paz

El poemario De espacios y sombras será presentado hoy jueves 12 de mayo, a las 7 pm, en el Centro Cultural Español de Miami

Comentarios Enviar Imprimir

No pocos especialistas afirman que si de poesía se trata, es posible aplicar dos grandes divisiones —matices aparte— para clasificarla: la “escrita” con el cerebro y la que parte directamente del corazón.

Es decir, creadores que asumen el hecho poético desde el raciocinio y otros que lo abordan con lo sensitivo.

Luis de la Paz (La Habana, 1956 y en la actualidad residente en Miami) es de los primeros.

Lo anterior a mi juicio queda demostrado mediante el poemario De espacios y sombras, recientemente publicado por Alexandria Library, Miami.

Los 37 poemas —divididos en dos secciones, “Espacios”, “Sombras”— que corren a lo largo de las 65 páginas del libro, me llevan asimismo a proclamar un lugar común: el presupuesto fundamental de todos y cada uno es el amor. El lugar común es justamente este: El amor en sus más variadas asunciones. (Algo tan traído y llevado por reseñadores, políticos, religiosos, etcétera; solamente para salir del paso en la mayoría de las ocasiones.)

Remito si no a “Los de antes” (Un beso/ define el día;/ ya no es como antes, aunque digamos lo contrario); “La casa” (la soga, amarrando un remoto pasado,/ cuerda que tensará la muerte,/ como el mueble que guarda/ el aliento enfermo de mi padre; “Cita al final de los tiempos” (Hay en realidad, / un montón de futuros posibles).

Si bien en los poemas antes citados, y en los demás del libro, el asunto tratado en principio podría llevar por otro camino, el poeta da la vuelta y confluye con el canto, la terneza, o, como mínimo, el afecto.

Se advierte optimismo en De espacios y sombras, se advierte la sabia inocencia del creador, del amador.

Al considerar las primeras líneas de lo hasta aquí escrito, alguien podría dictaminar que estamos hablando de “poesía del ingenio”.

No. No es exactamente así. Reitero “la sabia inocencia del creador, del amador”, si bien el planteo de la mayoría de las piezas del libro se apoye en lo “cerebral”.

De modo que lo sensitivo queda en segundo plano, motivo por el cual será difícil hallar elementos de la naturaleza en De espacios y sombras. El tropo surge casi siempre de eso, del entendimiento, la inteligencia. Y en segundo orden de las “sensaciones”.

Veamos: Los sitios, en definitiva, /se llenan de vestigios de un pasado/ que suelen consolar/ a los más afectados/ por la nostalgia (P. 28); Fabular, ya no es una prioridad,/ como tampoco/ habrá argumentos/ para acudir al rescate/de esa mujer —o de ese hombre—/ que cada noche duerme sin compañía (P. 39); o En la vorágine me llamo a mí mismo, en ocasiones, /a un orden discordante, porque sé,/ no me caben dudas,/nada es tan permanente como las complejidades (P. 47).

Inserto en lo amoroso antes citado se halla la añoranza. A veces de un hecho pasado, hermoso o no; a veces de una localización perdida que vibra en el “yo” del poeta. Y en ocasiones en una quimera, en uno de esos ideales que todos hemos repasado alguna vez.

A propósito de las tres vertientes antes señaladas, cito: “Las muchachas en el patio”: Con maestría giran, extienden los brazos, /alzan la mirada pidiendo un deseo/ (...) mientras ven pasar por el aro/como una sombra inalcanzable,/ el sueño; “El cine del barrio”: Alguien, estoy seguro, ocupará mi propia butaca,/ y tal vez uno como yo,/ o como aquel,/ silencioso, con prudencia, se sentará al otro lado,/ para que nuevamente se haga la luz; “Una mujer ha tocado a mi puerta”: Una mujer de tez fresca carga mi alrededor./ Me dispongo a alcanzarla./ No puedo dejarla escapar porque es mucha mujer/ me digo— / La he “fabricado”, cincelado para decirlo/ con más rigor, a lo largo de los años.

Termino con una llamada que creo deja en claro cómo el intelecto —capaz de universalizar lo más aparentemente prosaico—, más que otro recurso, es uno de los bienes fundamentales de De espacios y sombras;

“Contratiempo con el GPS”

Y la calle; el abismo marca el error del sendero.
El milagro no tendrá lugar.
No siempre existe la oportunidad de un atajo.

y mucho menos de rectificar.


De espacios y sombras será presentado hoy jueves 12 de mayo, a las 7 pm, en el Centro Cultural Español de Miami.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.