Actualizado: 24/11/2017 16:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine danés, Cine, Arte 7

Deconstruyendo la utopía

Este filme el director pierde completamente el control del tema y de la coherencia argumental, a pesar de estar basado en su experiencia personal

Comentarios Enviar Imprimir

Dinamarca, años setenta. Erik, un arquitecto cuarentón que enseña en la universidad, hereda, tras la muerte de su padre, la mansión en la cual transcurrió su infancia. Lo vemos recorriendo la inmensa casa con el abogado, su esposa, otra cuarentona que es presentadora de noticias en la televisión y su hija adolescente. Erik quiere vender la casa, porque puede recibir una buena suma de dinero y le parece muy grande para que la habiten solo tres personas. Además, piensa que no puede asumir los gastos de mantenimiento. Pero su hija y su esposa quieren quedarse con la casa y logran convencerlo, pero hay que buscar una solución.

Tras los Beatles, Viet Nam, el mayo francés de 1968, la primavera de Praga, la Revolución Cultural china y el caso Padilla, los setenta son años en los cuales el occidente replantea su pensamiento y su cultura. Son años de exploración cultural, de intentar realizar las utopías. La vida comunal se había puesto de moda y Erik piensa que llamar a algunos amigos para formar una comuna, puede resolver el problema del mantenimiento de la casa. Esposa e hija aprueban y se dan a la tarea de contactar a unos amigos y después de empezar a buscar gente para llenar cupo.

En The Commune, todo comienza muy bien, pero los dramas personales van interrumpiendo el devenir fluido de la vida comunal. Erik, quien tiene una relación con una de sus alumnas, decide llevarla a vivir a la comuna y le pide a la esposa que acepte la situación. Anna trata de tomar inicialmente una actitud estoica pero poco a poco se va deshaciendo emocionalmente y con ella y su drama, se va deshaciendo el filme.

Thomas Vinterberg (Copenhaguen, 1969), es uno de los fundadores de Dogme 95, junto a Lars Von Trier, Jean Marc Barr y Harmony Korine, entre otros. Fue un movimiento que intentó revolucionar el cine, realizando sus obras bajo estrictos principios estéticos, como utilizar solamente luz natural, nunca filmar en estudios, evitar el uso de filtros, no involucrarse en acción superficial y otros más. Después de su ópera prima The Biggest Heroes (1996), alcanzó notoriedad con su segundo filme, la excelente obra The Celebration (1998), que entre otras cosas trata sobre la desintegración de la moral burguesa y las reacciones individuales ante las presiones sociales del grupo. Luego abandonó los principios de Dogme 95 y realizó dos filmes muy buenos: Submarino (2010) y The Hunt (2012), en el cual también se discutía la presión grupal sobre la conducta de los individuos. Sin embargo, en este filme, a pesar de estar basado en su experiencia personal, ya que dice haber crecido en una comuna, pierde completamente el control del tema y de la coherencia argumental.

Vintenberg comienza a mezclar melodramas individuales, centrándose en el triángulo amoroso de Erik, Anna y Emma, asi como el de Vilads, hijo de una de las parejas de la comuna que sufre de una enfermedad del corazón que parece desbocarse cuando sufre desbalances románticos infantiles, ya que se enamora de Freja, la hija de Erik y Anna, y hace crisis cuando esta lleva un novio a la comuna. El filme pierde unidad y no se sabe de qué va. Bordea la cursilería y el enfoque social pedagógico, pero el director se las arregla para evitar lo peor, aunque el filme pierde toda su fuerza y su propósito.

The Commune no es una película mala, pero es una obra mal lograda. Tanto el guion como la dirección se dispersan y en vez de ser una deconstrucción de la utopía, como parecía plantearse inicialmente, la cinta se deconstruye a sí misma. Todo queda en un esbozo desilusionado y desilusionador.

Muchas cosas salvan al filme del desastre. Entre otras cosas, están las extraordinarias actuacioines de Ulrich Thomsen como Erik y de Trine Dyrholm como Ann. Ambos han trabajado repetidas veces con Vinterberg y son además actores probados que se han destacado en innumerables filmes como Brothers, In a Better World y The Notebook en el caso de Thomsen y en A Royal Affair y In a Better World en el caso de Dyrholm. En este filme, no se les puede quitar la vista de encima. Se echan el drama sobre sus hombros. El resto del elenco desarrolla su rol de apoyo de manera impecable. Todos están bien, pero se las arreglan para que nadie resalte. Conforman una verdadera comuna histriónica.

Vinterberg escribió el guion junto con Tobias Lindholm, quien aparte de ser el guionista de A Hijacking, colaboró anteriormente con el director en Submarino y The Hunt, pero en este filme el resultado no es exitoso y no logran elaborar un libreto lógico, perdiendo su objetivo, titubeando ante el estilo a seguir y repetidas veces cayendo en un melodrama estéril. El uso de la música a veces también roza con la cursilería.

La fotografía de Jesper Toffner, quien ha trabajado mayormente en la televisión, cumple con su trabajo, utilizando bastante luz natural y respetando algunos de los criterios de Dogme 95, sin adherirse fiel a ellos.

The Commune es un filme interesante, que intenta una disección quirúrgica y deconstructiva de los ideales utópicos y quizá un cuestionamiento de la época que dio lugar a estos, pero por el camino se pierde en el melodrama, no encuentra su rumbo ni su objetivo inicial y termina siendo un filme que frustra.

The Commune (Dinamarca/Suecia/Holanda, 2016). Dirección: Thomas Vinterberg. Guion: Tobias Lindholm y Thomas Vintereberg. Dirección de fotografía: Jesper Toffner. Con: Ulrich Thomsen, Trien Dyholm, Fares Fares, Helene Reingaard Neumann y Lars Ranthe. De estreno limitado en ciudades selectas de Estados Unidos y ahora también disponible On Demand.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.