cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Ballet Nacional de Cuba, Ballet, La denuncia de hoy

Dice Cubadebate que los bailarines se asilaron por «causas económicas»

¿Quiénes fueron los primeros en “politizar”? ¿No lo politizó todo, todo, el régimen, hace más de medio siglo?

Comentarios Enviar Imprimir

He averiguado con varios especialistas en cibernética y me han afirmado que un portal de internet al estilo Cubadebate (CD), cuesta una buena moneda. A lo que habría que agregar, pienso, el salario, tanto en pesos como en divisa convertible y en especies que les pagan a los muchachos nominados en esta publicación. Oigan..., que no son pocos. Bueno... se sabe que desde siempre los reyes y los tiranos les han retribuido bien a sus mendaces más notables.

Pero olvidando lo antes dicho, lo que más duele, digo yo, es que esos recursos resulten estériles. Por: 1) ¿Cómo será posible que la dictadura castrista invierta la hacienda de los cubanos y venezolanos (los primeros privados de internet, los segundos en vía de lo mismo) en una publicación que los habitantes en la isla no pueden leer, porque les está negado el acceso a la red? 2) ¿No ha comprendido el régimen que “afuera”, hacia donde está destinada esta publicación, no ganan esa pelea; es decir, que contra la verdad que corre a cada instante por la vía digital, CD, y los demás del mismo tenor, no pueden?

Entiendan, compañeros de CD: vuestra publicación es leída por infinitud de personas que, en el orbe todo, por una u otra razón, están pendientes de la realidad de Cuba. Pero les soy sinceros, camaradas, y mi exhaustiva investigación no miente: lo leen para reírse de ustedes, en muchos casos, y en otros muchos, para ponderar hasta qué grado llega la falacia.

Y sigo sincero: los leen con devoción, y al parecer aun creen los que ustedes dan a conocer, una cuadrilla de izquierdistas drogadictos de por acá, América Latina, que, según mis datos, van por este orden: Buenos Aires (tenía que ser), México, DF, Santiago de Chile y Cuenca, Ecuador. También les dedican tiempo y les creen un grupo de italianos, potentados socialistas, así como individuos de corte separatista residentes en Cataluña.

Asimismo, no sé si les creen a vosotros, pero sí que lo leen una comunidad de chinos hispanistas residentes en el norte de su país.

De ahí para allá, nada. Olvídense, los demás lo que hacen es vacilarlos o, como decía, medir cómo va el nivel de ignominia.

Bien... la semana pasada desertó en Puerto Rico un grupo de siete miembros del Ballet Nacional de Cuba y de inmediato los konsomoles de CD salieron al ataque.

CD acusa que la huida de los bailarines ha traído como consecuencia que “medios de la región” hayan dedicado titulares a este acontecimiento. Y expresa que “Algunos politizan el hecho, aunque todo indica que las causas son sobre todo económicas y personales…”

Está duro esto. ¿Quiénes fueron los primeros en “politizar”? ¿No lo politizó todo, todo, el régimen, hace más de medio siglo? Pues ahora, figúrense...

Y otra: ¿desde que existen dictaduras en la tierra no resulta una noticia todo lo que ocurra en ellas, principalmente sus percances? Elemental.

Así, en este caso, los medios han “politizado” el escape de un grupo de artistas que, inusitadamente, huyen del “paraíso”. Personas desagradecidas estos bailarines, o quién sabe si están mal de la cabeza, porque debemos afirmar que huir hacia el “monstruo” —emulando con tantos miles y miles que lo han hecho, y los que lo harían— no tiene sentido. ¿O tendrá?

Bueno, veo alguna contradicción entre lo que publica CD y lo que ha expresado, a nombre de todo el grupo, uno de los bailarines evadidos, Ignacio Galíndez: se hallan en Estados Unidos para “bailar y realizar sus sueños”.

Aquí, me pregunto: ¿“causas económicas” es sinónimo de “realizar sueños”? Es posible, porque con un salario mensual de 485 pesos ($25) más $10 de estímulo —lo que ganaban estos bailarines—, ¿quién puede “realizar un sueño”? Nadie. Ni Ho Chi Min, que en este asunto era un experto.

Y un detalle que creo se les escapa, konsomoles de última generación: se han preguntado ustedes: ¿si huyen los que reciben $10 de estímulo, qué dejaremos para los 11 millones de ciudadanos de a pie que no reciben nada? Como dijo el párroco mexicano: “Hijo, eso ta’ cabrón”.

Dice además el texto de CD a que hacemos referencia: “Si hubieran abandonado [su país, bailarines de] una compañía mexicana, argentina o rusa no se hubiera armado tal alboroto”.

Oh, Dios del cielo, compañeros, ¿cómo van a comparar tres países donde existe la “libertad de acción” con aquel que exige a sus ciudadanos que, si desean salir del país, obtengan del centro de trabajo (todos estatales) una autorización, algo que en la vida real significa no más que un permiso de salida?

Cómo, camaradas, comparar los tres países citados con aquel sumergido en el pánico, en el cual “Tenía miedo de hablar por teléfono y que se enteraran. Era muy raro porque los funcionarios del ballet siempre se encargan de esos trámites y los bailarines no tienen acceso a su pasaporte. Un familiar me prestó el dinero del pasaje y recogí algunas cosas de la taquilla del ballet y fingí que estaba enfermo, para poder irme. Tenía mucho miedo de que los funcionarios del ballet preguntaran por mi pasaporte y me descubrieran”, declaró a El Nuevo Herald, el pasado día 6, Jaime Reytor, el noveno bailarín que ha escapado del Edén en lo que va de mes.

Conclusión. Luego de leer y releer el artículo referido en CD, ahora voy a escribir, en el foro del mismo, este comentario: “Muchachos, esta ‘batalla de ideas’, esta guerra ‘Contra el terrorismo mediático’, ustedes no la ganan. No se empecinen. Yo sé lo que digo. Mejor dedíquense a sembrar moringa, que es la moda en la actualidad; y así, sus descendientes los recordarán como hombres de bien”.

A ver si no me censuran este comentario.

Ya ven. Así van las cosas.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

El primer bailarín del Ballet Nacional de Cuba, Ariel Molina, junto a la legendaria coreógrafa y bailarina cubana Alicia Alonso, el viernes 6 de junio de 2014, en el Centro de Bellas Artes de San Juan, Puerto RicoFoto

El primer bailarín del Ballet Nacional de Cuba, Ariel Molina, junto a la legendaria coreógrafa y bailarina cubana Alicia Alonso, el viernes 6 de junio de 2014, en el Centro de Bellas Artes de San Juan, Puerto Rico.