Actualizado: 21/07/2019 2:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine, Cine francés, Cine británico, Arte 7

Disquisiciones, coloquios, soliloquios y adulterios

En ambos filmes aparece Tilda Swinton, quien está, como siempre, muy bien

Comentarios Enviar Imprimir

Non-Fiction y The Souvenir son dos filmes que pudiera decirse tienen argumentos paralelos, pero sí tienen en común andar por caminos estilísticos demasiado transitados. Dan la impresión de que uno ya los ha visto.

En su libro Conversations With Billy Wilder, Cameron Crowe le pregunta al Maestro su opinión sobre Woody Allen, a lo cual este replica: “Es un director que hace ese tipo de película que parecen sketches, en donde la gente habla, habla y habla y la cámara los sigue hasta que ya no tienen dónde ir… es gracioso pero no es cine”. Algo de eso hay en Non-Fiction, aunque ese género coloquial se da mucho y muy bien, en el cine francés. Olivier Assayas ha hecho una carrera con filmes así. Un buen ejemplo es Summer Hours (2008), un filme repleto de diálogos pero que es una joya de puro cine, al igual que Late August, Early September (1998).

Alain es un importante editor en una poderosa casa editorial. Está casado con Selena, una actriz que es muy conocida por sus papeles en seriales televisivos. Leonard es un escritor que publica con Alain, y está casado con Valérie, consejera de un político socialista. La trama no lleva mucho y se desarrolla entre coloquios y disquisiciones de los personajes sobre el futuro del libro y las editoriales, sobre el rol de la internet y los medios digitales en nuestras vidas, sobre el futuro de los autores y los lectores, del cine, el teatro y la televisión y así continúan en conversaciones inteligentes y muy disfrutables. A la par de esto se desarrollan triángulos amorosos, adulterios y fluctuaciones económicas en un mundo cambiante que los personajes deben enfrentar con una visión fresca. Todo ocurre en lugares atractivos, mientras los personajes comen y beben en restoranes de varios tipos o en medio de un jardín idílico o del comedor de una casa majestuosa.

Assayas busca dar cierta atemporalidad, al mezclar temas actuales con preocupaciones de principios de siglo, para darle una dimensión más trascendente a los diálogos. Se expresan preocupaciones éticas y políticas, conceptos sobre el arte y la literatura, conflictos generacionales y todo va como en la vida real, que la mayoría de las veces no concluye en nada. Todo está bien, pero es un filme que aporta poco a la filmografía de Assayas, es algo que ya ha hecho antes y mejor. No hay nada objetable en que un autor se copie a sí mismo, pero sí que sea en detrimento de su obra.

La película cuenta con impecables actuaciones de Guillaume Canet como Alain, Juliette Binoche como Selena y Vincent Macaigne como Leonard. Nora Hamzawi se desempeña bien en su más imitado papel como Valérie.

Assayas ha realizado un total de treinta filmes. A cada rato se reinventa y busca tramas y estilos que le resulten un reto artístico, como Irma Vep (1996), Demonlover (2002), Carlos (2010) y Personal Shopper (2016). Es probablemente uno de los directores más atrayentes del cine francés de los últimos veinte años. Me interesaría saber como piensa resolver su próximo proyecto. Un filme sobre los cinco espías cubanos parte de la “Red Avispa”. Que terminó de filmar en Cuba. Quiero pensar que le dé un giro original al tema, que le saque lasca y no se deje intimidar por presiones del gobierno cubano al concederle los permisos ni por un romanticismo desfasado, algo que no mostró al dirigir Carlos, sobre el conocido terrorista venezolano.

Joanna Hogg es una directora inglesa muy interesante, pero no llega al nivel de Assayas en cuanto a trayectoria artística. Tiene dos filmes atractivos, Archipelago (2010) y Exhibition (2013). El resto de su obra se limita mayormente a series televisivas de éxito en Gran Bretaña, como London Bridge (1996).

The Souvenir es un filme que ha sido, para mi sorpresa, unánimemente aclamado por la crítica. Está basado en elementos autobiográficos, cosa que también me sorprende ya que los personajes y sus relaciones son bastante poco creíbles.

Julie es una estudiante de cine que quiere “explorar” nuevos territorios. Quiere salirse de los límites que le impone su posición “privilegiada” y su proyecto es un documental, o ficción, sobre los trabajadores de un astillero. Sus adinerados padres viven en una inmensa casa en una zona rural y ella se asombra con personajes bohemios que encuentra en diferentes fiestas. Quiere ser una rebelde de clase, pero su rebeldía no pasa de un pataleo, ya que se deja controlar por su sobreprotectora madre, a quien constantemente le pide dinero para salir de apuros.

En medio de esto, conoce a Anthony, un individuo misterioso, que dice trabajar para el ministerio británico de asuntos exteriores, por lo cual viaja constantemente. Siempre viste con trajes (o traje) de Harrod’s y termina viviendo con Julie. El filme es principalmente, la historia de esa relación, la cual se adoba con coloquios y soliloquios sobre la lucha de clases y las aspiraciones artísticas de cada cual. Es una relación que desde el principio se sabe que va a acabar mal.

El filme está ubicado temporalmente en la década de los ochenta, lo cual sirve para perorar sobre el Thatcherismo y el Ejército Republicano Irlandés, como forma de ubicar política y socialmente a los personajes.

Todo eso estaría bien, pero Hogg escoge un estilo narrativo que recuerda a demasiadas películas inglesas, incluyendo el grano de la fotografía y los planos claustrofílicos, que me recuerdan de inmediato a la excelente Red Riding: The Year of Our Lord 1974. Por otra parte, lentifica la narrativa, pero sin resolver su discurso. Una puerta se cierra lentamente y pasan casi tres agobiantes minutos, para nada. Esto es una especie de leit-motif que pretende mucho y dice poco.

El vínculo entre Julie y Anthony no cuaja bien y al menos a mí, me dejó indiferente. No me interesó nunca a dónde iría la relación entre una joven estudiante de cine, de clase media alta, con un funcionario gubernamental adicto a las drogas, por lo cual nunca tiene dinero y al cual es difícil encontrarle el atractivo dramático. Tampoco hay química entre los actores. Hay un momento en el cual Hogg tiene el tino de poner en boca de uno de los personajes, lo incomprensible de esa unión. Ambos están muy bien, Tom Burke como Anthony y Honor Swinton Byrne como Julie. El título del filme está también traído por los pelos a partir de un cuadro de Fragonard, titulado así, que muestran dos veces en el filme y sobre el cual Anthony le dice a Julie que es una pintura sobre una mujer enamorada.

Esta es la primera actuación adulta de Honor Swinton Byrne quien diez años atrás debutó en I Am Love cuando tenía apenas once años. En ambos filmes ha aparecido con su mamá, Tilda Swinton, quien está, como siempre, muy bien en su breve papel como la madre de Julie. Las actuaciones son buenas y la realización es artesanalmente perfecta, pero el filme aburre y los diálogos y las disquisiciones no sobrepasan los límites de la pose seudointelectual. Para colmo se anuncia que ya se está filmando la segunda parte.

Non Fiction (Francia, 2018). Guion y dirección: Olivier Assayas. Director de fotografía: Yorick Le Saux. Con: Guillame Canet, Juliette Binoche, Vincent Macaigne y Nora Hamzawi.

The Souvenir (Gran Bretaña/EEUU, 2019). Guion y dirección: Joanna Hogg. Director de fotografía: David Raedeker. Con: Honor Swinton Byrne, Tom Burke y Tilda Swinton.

Ambos filmes se estrenan limitadamente en la mayoría de las ciudades importantes de Estados Unidos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.