Actualizado: 16/10/2017 9:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine, Arte 7

Dos melodramas de interés

Dos películas narradas de forma diferente, en que todos los problemas se resuelven cogiéndonos de las manos, expresándonos libremente y con la solidaridad humana

Comentarios Enviar Imprimir

El filme sueco A Man Called Ove y el americano Arrival, se relacionan en muchos sentidos. Ambos van a dar que hablar cuando lleguen los óscares y los dos son un par de bombas lacrimógenas, llenas de corrección política y de mensaje similar, cuyos directores han conseguido mantener a niveles digeribles, utilizando efectos mínimos y narrando sus historias con estilos originales.

A Man Called Ove es la propuesta sueca a los premios de la Academia, aunque todavía no se han anunciado los cinco finalistas. Ove se nos presenta como un viejo cascarrabias, celoso cumplidor del deber y las normas sociales, incapaz de expresar emociones y que no acepta haber perdido el puesto de jefe del consejo de vecinos del modesto complejo en el cual vive. Siempre amargado, despotrica contra todos los vecinos.

Una pareja relativamente joven, ella una inmigrante iraní y su marido un sueco pobretón, con dos niñas y otro bebé por venir, se mudan al complejo y, sobre todo ella, terminan entrometiéndose en la vida de Ove, quien por supuesto, tiene un corazón de oro debajo de su coraza de odio y su falta de expresión. Es Parvaneh, la persa, quien le saca a Ove la historia de su vida, que todo el vecindario parece conocer, menos los nuevos vecinos y los espectadores. Detrás de su rencor por la humanidad está la frustración de un hombre al cual todo le ha salido mal en la vida, hasta, últimamente, sus intentos de cometer suicidio.

Ove es incapaz de establecer comunicación con el prójimo. De hecho, les rehúye. Enviudó hace seis meses y conversa todos los días con la tumba de su esposa. Su único de tema de conversación es el mecanismo superior de los Saab. Sin embargo, a pesar de su incultura y su falta de intereses, es un hombre inteligente que es capaz de concluir con excelencia los estudios que se propone. Su otra limitación es que es un amante de la mediocridad. Lo que va a redimirlo es cuando al fin se entrega y se comunica con el prójimo y se deja envolver en la solidaridad.

Rolf Lassgard (Under the Sun y After the Wedding) es un veterano y extraordinario actor sueco que eleva su papel de Ove más allá de las intenciones de la película. Trabaja su personaje un poco a lo Buster Keaton y el tono de comedia aligera la pesadez del melodrama. Bahar Pars, una actriz y guionista iraní (When Darkness Fall), se destaca en su papel como Parvaneh, desenvolviéndose con gran naturalidad y con el dramatismo necesario. El director Hannes Holm (Adam and Eva), se las arregla para evitar que la intensidad del melodrama inunde de lágrimas el cine, manejando los aspectos de comedia con sutil ironía, pero al final sucumbe al peso del mensaje.

También melodramática y teniendo como mensaje y solución la necesidad de solidaridad y comunicación, Arrival, es un inusual filme de ciencia-ficción, con mucho de Close Encounters of the Third Kind y quizá demasiados guiños a 2001: A Space Odyssey. Lo que salva este melodrama ordinario, es la dirección de Denis Villeneuve, el director francocanadiense que siempre tiene una mirada original a la hora de buscar elementos narrativos para sus filmes y que parece disfrutar alterar las convenciones de géneros convencionalizados. Lo ha hecho con Prisoners, creando un thriller distinto, con Enemy, un drama existencial insólitamente narrado y con Incendies en la cual incesto, inmigración y guerras de liberación se mezclan en un cóctel disfrutable.

Louise Banks es una destacada lingüista, que enseña en un modesto college, a la cual vienen a buscar un grupo de militares con los cuales ha trabajado anteriormente, para que los ayude a resolver un problema grave. Doce naves extraterrestres se han posado en doce diferentes untos el globo y no se mueven ni responden a los intentos de establecer comunicación con ellos. La llevan a Montana, donde se encuentra la “nave” que ha aparecido en Estados Unidos (las otras han llegado a Rusia, China, Singapur y otros puntos del globo terráqueo) y en el camino recogen a Ian Donelly, un científico destacado que inmediatamente siente más que afinidad por Louise.

En el sitio se despliega toda la eficiencia militar y la inteligencia de Estados Unidos, que está atrapada en protocolos y procedimientos que no parecen llevar a nada en situaciones de emergencia. Los chinos se desesperan y deciden atacar a la nave que está en su territorio, los rusos parecen querer seguirles y así el resto del mundo. Se cortan las comunicaciones entre los doce sitios por iniciativa de los chinos y hasta los americanos, que han sido los más cautelosos, se deciden por la agresión.

Pero ahí están Ian y Louise para, con su habilidad para descodificar códigos lingüísticos y con su intenso humanismo, romper protocolos y mostrar su bondad, su necesidad de comunicación y de solidaridad para por encima de las intrigas burocráticas, la estrecha mentalidad de los militares, los malignos agentes de inteligencia y las pugnas de poder entre los diferentes organismos de poder, tratar de salvar a la humanidad y hacer a los gobiernos agresivos volver a sus cabales.

Amy Adams como Louise y Jeremy Renner como Ian, están muy bien en sus papeles, que en realidad no exigen mucho. Ya se habla de Adams como candidata a mejor actriz. Pero lo interesante de este filme es la forma como Villeneuve maneja sus elementos, la composición de los planos y el tiempo y la lógica narrativa que utiliza. Ha dirigido la segunda parte de Blade Runner, cuya producción finaliza en 2017 y que cuenta con la actuación estelar de la cubana Ana de Armas y por lo que se ve aquí, es el individuo indicado para arriesgarse a realizar una segunda parte de un clásico, con todos los riesgos que esto implica.

En definitiva, ambos filmes son dos melodramas clásicos, narrados de forma diferente, que entretienen y que gustarán a muchos por su mensaje utópico de que todos los problemas del mundo se resuelven cogiéndonos de las manos, expresándonos libremente y solidarizándonos, en vez de practicar el egoísmo, la suspicacia y la agresividad.

A Man Called Ove (Suecia, 2015). Dirección; Hannes Holms. Guion: Hannes Holms, basado en la novela homónima de Fredrik Backman. Director de fotografía: Goran Hallberg. Con: Rolf Lassgard, Bahar Pars, Ida Engvoll y Filip Berg.

Arrival (EEUU, 2016). Dirección: Denis Villeneuve. Guion: Eric Heisserer, basado en el cuento “Story of Your Life” de Ted Chiang. Director de fotografía: Bradford Young. Con: Amy Adams, Jeremy Renner, Forest Whitaker y Michael Stuhlbarg.

Ambos filmes están hace unas semanas de estreno amplio en todo Estados Unidos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.