Actualizado: 23/09/2018 1:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Coixet, Cine, Arte 7

El amor a los libros y la lucha de clases

Una película tan comedida que a veces carece de credibilidad

Comentarios Enviar Imprimir

Corren los años cincuenta en Inglaterra y Florence Green, una viuda de mediana edad, llega a un pequeño pueblo costero de East Anglia (aunque las escenas exteriores se filmaron en Irlanda del Norte y las de interiores en los alrededores de Barcelona), decidida a abrir una librería. Para ello compra una vieja y dilapidada casa, prácticamente inhabitable que, aunque Florence no lo sabe, está considerada como una propiedad de valor histórico.

Allí se establece y tras gestionar con banqueros, agentes de bienes raíces y abogados, logra la compra de la casa y se dispone a realizar su sueño. Conoció a su marido mientras ambos trabajaban en una biblioteca durante su etapa estudiantil, y se leían poemas que encontraban en los libros que clasificaban. El murió en la II Guerra Mundial. De su matrimonio, le quedó su amor por los libros.

En el pueblo, en la Inglaterra de la posguerra, en donde las clases sociales estaban muy bien delimitadas y sus fronteras eran imposibles de traspasar, viven dos figuras aristocráticas de extraordinaria influencia en la vida de sus habitantes. Mr. Brundish, un supuesto viudo que vive recluso en su remota y decadente mansión, amante de la literatura, y Violet Gamart, con más dinero y que es una figura mundana y muy activa en la vida social, cultural y política del pueblo, con fuertes relaciones en el gobierno de Londres. Tiene su ejército de adláteres que sirven convenientemente a sus propósitos.

A Florence la invitan a una fiesta en casa de Violet, para que conozca a las fuerzas vivas del pueblo, así como a importantes visitantes de otras partes. Violet la trata con desdeño y le sugiere que se busque otro local para su librería, pues ella tiene la intención de abrir un centro para las artes que va a resultar más beneficioso al pueblo. Ahí comienza la pugna entre estas dos mujeres y la trama del filme The Bookshop.

Ambas mujeres no ceden en sus afanes. Florence abre su librería y se congracia con Mr. Brundish al descubrirle la obra de Ray Bradbury. Más adelante, tras la sospechosa sugerencia de Milo, un productor de la BBC, quien está al servicio de Violet, decide traer dos centenares de ejemplares de Lolita, lo cual trae gran revuelo en el pueblo. La librería parece tener éxito. Sin embargo, los obstáculos, manipulados por Violet, comienzan a entorpecer el desempeño de Florence, que se mantiene en sus trece, hasta que, a través de un sobrino con influencia en el Parlamento, Violet consigue que se apruebe una ley en la cual los monumentos históricos pueden ser adquiridos por las autoridades locales a pesar de las protestas de los dueños. Finalmente consigue expulsar a Florence y a su librería. Cuento esto porque no es realmente el final de la película.

Isabel Coixet (Barcelona, 1960), es una realizadora que siempre me frustra. Tiene buenas ideas, trabaja sobre temas interesantes y tiene un enfoque cinematográfico original. Sin embargo, me parece que nunca cuajan sus proyectos. Me ha pasado con casi todos sus filmes anteriores, entre ellos My Life Without Me, La vida secreta de las palabras, Elegy y Maps of the Sounds of Tokyo. Tiene la insólita característica de haber logrado reunir actores, productores y guionistas españoles, americanos y británicos en una misma obra, algo que creo no pasaba desde el fin de la guerra Hispano-Americana. Coixet tiene una gran aceptación de la crítica y es favorita de festivales y de galas de premiaciones. Ha ganado una gran cantidad de premios en España y también en Venecia, Alemania, Argentina y México.

En el caso de The Bookshop, con la cual ganó los cinco Goyas más importantes este año (mejor película, mejor dirección, mejor guion, mejor actuación estelar femenina y mejor actuación masculina de reparto), me defrauda aun más. A pesar de las excelentes actuaciones de Emily Mortimer como Florence y Bill Nighy como Mr. Brundish (Patricia Clarkson no convence como Violet) y de contar con un sólido elenco de apoyo, el filme es tan comedido que a veces carece de credibilidad. Florence y Violet terminan siendo estereotipos utilizados para mostrar imposibilidad de transgredir el sistema de clases inglés. Los personajes parecen haberse visto ya en otros filmes, son genéricos. La excelente fotografía del francés Jean-Claude Larrieu, quien ha trabajado anteriormente con Coixet y con Almodóvar, pierde su fuerza visual porque las palabras interfieren con la imagen, la echan a perder, no la complementan. En su adaptación de la novela de Penelope Fitzgerald, la directora ha creado una narrativa en la cual el discurso de los personajes se convierte en la médula de su desarrollo. También me molesta su uso de recursos dramáticos del cine comercial como señuelos para engañar al espectador.

No he leído la novela, pero dicen que Coixet es excesivamente fiel a ella. Quizá, al embarcarse en una obra que entre otras cosas se centra en el amor al libro, el amor a las palabras, Coixet se dejó arrastrar por la literatura y produjo un filme con poca fuerza cinematográfica, que termina siendo sobre nada, ni siquiera sobre sí mismo.

The Bookshop (España/Gran Bretaña/Alemania, 2017). Guion y dirección: Isabel Coixet, basado en la novela homónima de Penelope Fitzgerald. Director de fotografía: Jean-Claude Larrieu. Con: Emily Mortimer, Bill Nighy, Patricia Clarkson, Honor Kneafsey y James Lance. De estreno limitado en ciudades selectas de Estados Unidos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.