Actualizado: 14/11/2019 12:33
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

El ciclón es un ojo con alas

Tal vez haga falta que un huracán borre las páginas apócrifas, que, cual terapia por inundación, sane las mentes, restañe las heridas…

Comentarios Enviar Imprimir

"El ciclón es un ojo con alas", escribió José Lezama Lima en su último poemario, Fragmentos a su imán.

Ahora que la Isla atraviesa por una devastación casi sin paralelo en su historia, ahora que acaso la ira del Hurakán —el dios de nuestros aborígenes, vale recordar— ha juntado la imagen actual de desolación que ha dejado una catástrofe natural con la imagen que ha dejado una catástrofe social: la revolución cubana…, he reparado en que pocas veces el ciclón ha tenido una afortunada recreación literaria.

En el capítulo VI de Oppiano Licario, la novela póstuma de Lezama, el que comienza con esta oración: "Como un inmenso conjuro la ciudad clavaba su ataúd", se recrea el azote de un ciclón a La Habana.

Significativamente, en ese capítulo, luego del paso del ciclón que ha provocado un ras de mar, un perro infernal muerde las páginas de la obra magna de Oppiano Licario, la Súmula nunca infusa de excepciones morfológicas, aunque ya las aguas han borrado la escritura.

Tal vez haga falta que un ciclón borre las páginas apócrifas, que, cual terapia por inundación, sane las mentes, restañe las heridas, y que en un alba inconcebible se amanezca a un futuro con esperanza.

Como sugería Sorel en su artículo Un Chernobil tropical —símil, por cierto, primero utilizado por Fidel Castro—, esta suerte de tábula rasa que ha dejado el huracán puede ser el comienzo de un porvenir imprevisible para nuestro pueblo; un porvenir donde pueda ser protagonista y no actor secundario de su propia historia. Nunca antes se había hecho tan notoria, tan trágica, la inextricable —y kafkiana— dependencia de ese sufrido pueblo de la Política, o de la mala política, la cual, como un ídolo sombrío, avasalla desde siempre su destino.

Que se reescriba el cansado mito de David y Goliat. Que aparezca un tercer personaje, el preterido, ahora y desde siempre víctima, pero ¿hasta cuándo?

Pero acaso todo estaba anticipado ya en un soneto del poeta cubano Luis Lorente, que quiero, a manera de sugerencia y callada reflexión, transcribir aquí:

Ciclón

Tú no viste a la noche consumarse / ni al pino dar, contra el balcón, furioso, / aquel noviembre del ciclón airoso / sobre la isla, inmenso, hasta escaparse. // La muerte a cuestas, el fuego inclinarse, / y derrumbar columnas, lo más tenebroso / fue el mar vacío, sin olas, tedioso, / trágico, en ruinas y en silencio ahogarse. // Sin tarde, solo, sin que anocheciera / dentro del agua en agua convertido, / yo preferí callar aunque muriera; // la casa oscura, todos se habían ido, / Cuba desierta, delirando afuera / semejante a un sueño sin soñar, vencido.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.