Actualizado: 19/10/2017 11:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Colón, Cine, Narrativa

El Colón cubano

Cristóbal Colón hay uno solo, pero Cuba hay varias

Comentarios Enviar Imprimir

Ocho años antes de su muerte en 2015, el realizador Manoel de Oliveira se empeñó en un proyecto singular: dar una muestra de que Cristóbal Colón era cubano, y de las obsesiones que se derivaban de ello.

Aunque la Cuba de Cristóvão Colombo - O Enigma (2007) no es sobre la que se discute a diario en CUBAENCUENTRO.

Hay varias Cuba. No solo una isla y un archipiélago sino también dos pueblos y un poblado. Un pueblo es el cubano y el otro el cubense; en el poblado no hay cubanos. Una isla en el Caribe, una villa en Europa, una pequeña población en Estados Unidos, con más pasado que futuro.

En la película, Oliveira —quien hasta morir a los 106 años en Oporto, el mismo lugar donde había nacido en 1908, pudo ufanarse de ser el director de cine más longevo existente, y de realizar varios filmes meritorios aunque casi nunca extraordinarios— trata de la Cuba portuguesa.

La trama de Cristóvão Colombo - O Enigma se fundamenta en Cristovão Colon (Colombo) era Português, del historiador lusitano Manuel Luciano da Silva y su esposa Silvia Jorge, quienes sostienen que el descubridor nació en la localidad de Cuba, en la región portuguesa de Alentejo. Uno de los argumentos que esgrimen es, precisamente, el hecho de que Colón le otorgara ese nombre a la mayor de las islas descubiertas en su primer viaje. Pero la hipótesis parte de un dato erróneo: Colón bautizó a Cuba con el nombre de Juana.

Algunos estudiosos argumentan que el nombre de Cuba deriva de una voz indígena, “Cubanacán”. También está el hecho de que Colón escribiera en su Diario de Navegación, refiriéndose a “otra isla grande mucho, que creo que debe ser Cipango, según las señas que me dan estos indios que yo traigo, a la cual ellos llaman Colba”. (A partir de esa primera mención, el almirante comienza a mencionar siempre a Cuba, como el nombre que le dan los nativos a la “isla grande”, por lo que se considera un error esa primera referencia).

Pese a que llama Juana a Cuba, no por ello Colón deja de usar el segundo nombre para referirse a la Isla. Juana, por otra parte, no resulta una nominación afortunada. El almirante dice que lo hace en memoria del Príncipe de Castilla, Juan. Aunque el Príncipe de Castilla no era el único con ese nombre, ya que también por entonces estaba Juan II de Portugal. Además, la hija de los Reyes Católicos se llamaba Juana. Y fue precisamente Juana, Reina de Castilla, quien se casó con Felipe el Hermoso, archiduque de Austria; tuvo con él un hijo, el emperador Carlos V, y fue encerrada al morir su esposo en una historia de amor y traición que le ganó para siempre el apodo de “Juana la Loca”.

Sin duda, el rey Fernando no estaba muy contento con llamar Juana a Cuba, porque ya viudo, el 28 de febrero de 1515, dispone cambiarlo por Fernandina.

Este nuevo nombre tampoco logra imponerse y Cuba termina siendo Cuba.

La tesis más favorecida es la de que la palabra Cuba tiene un origen siboney o taíno, pero difieren las interpretaciones de su significado, así como las variaciones del nombre.

El gentilicio tiene también una historia de cambios y dificultades. Está unido a la idea de nacionalidad y no comienza a ser utilizado hasta el siglo XIX. Somos antes indianos, isleños y criollos, pero no cubanos.

Por su parte, la Cuba portuguesa se llama así por la existencia de agua en el lugar, rodeado por una zona desértica. Esa agua se encuentra recogida en grandes agujeros, que hacen la función de enormes cubos. Una cuba en portugués es una tina.

Doble agente

La tesis del supuesto origen portugués de Colón está vinculada a la hipótesis de que fuera un agente doble al servicio de las dos metrópolis peninsulares. Primero apareció en el libro Cristóvão Colombo, agente secreto do rei Dom Joao II, de Mascareñas Barreto, publicado en 1988. Luego en la obra de Luciano da Silva. Entre otros datos se apoya en un hecho curioso: al regreso de su primer viaje de descubrimiento, el navegante llega a Lisboa y tras pedir ver a “su” rey Juan II, pasa una semana en palacio antes de ir al encuentro de los Reyes Católicos, para rendir cuenta de sus hallazgos.

En Miami, el capitán Jorge Navarro Custín, un exoficial de la marina mercante cubana exiliado en Miami, décadas atrás publicó en el Diario Las Américas dos artículos sobre la “cubanidad” de Colón.

Oliveira y la obsesión de Colón

La película de Oliveira —quien al estrenó declaró que la película no tenía pretensiones científicas ni históricas, sino que era “una ficción de tenor romántico, evocadora de la gesta del descubrimiento de América”— fue rodada en locaciones de Estados Unidos y algunos sitios de Portugal, como la isla de Porto Santo (Madeira) y la propia villa alentejana de Cuba.

Cristóvão Colombo - O Enigma fue estrenada en el Festival de Venecia de 2007, donde recibió el premio Bisato de Oro, otorgado por la crítica independiente. La cinta no es una biografía de Colón sino una evocación novelística de la empresa del descubrimiento. Manuel Luciano, quien había emigrado a Estados Unidos en 1940, regresa a Portugal para reanudar los estudios y se casa con Silvia. Vuelve a Estados Unidos una vez graduado de médico, pero en sus viajes se muestra más interesado en la investigación histórica que en su carrera, en especial el lugar de nacimiento de Colón. Cree encontrar la solución al enigma en la isla de Porto Santo, donde vivió Colón.

De Oliveira es un director para minorías, por lo general intelectuales, y lo que podría llamarse una figura de culto. Sus películas son en ocasiones demasiado discursivas, pero en conjunto es un director con una filmografía interesante y más de un logro. No es un realizador capaz de conquistar un gran público, pero sí más de una gran actriz de belleza y prestigio ha preferido trabajar con él (Catherine Deneuve, Stefania Sandrelli, Irene Papas, Leonor Silveira). Sus películas han sido nominadas en importantes festivales internacionales pero no galardonadas, quizá con excepción del premio del jurado en el festival de Cannes por su cinta La lettre, basada en la novela La Princesse de Clèves, de Madame de La Fayette. Pero en su país, durante décadas, fue el director más premiado. Mis amigos portugueses dicen que también el más “odiado” entre los creadores jóvenes, porque siempre conseguía una mayor ayuda financiera para sus filmes, y por supuesto dejaba a otros con menos.

Mercadeo turístico

El origen “cubano” de Colón ha sido en buena medida una operación de mercadeo turístico. En octubre de 2006 el periodista español José F. Ferrer se trasladó a esa pequeña villa de unos 5.000 habitantes y escribió un reportaje sobre lo que fue posiblemente uno de los momentos más importantes de la historia del lugar. El sábado 28 de octubre, justo 514 años después de que Colón descubriese la isla caribeña, la ministra de cultura de Portugal, Isabel Pires de Lima, inauguró el primer monumento dedicado al descubridor en suelo lusitano. “Un monumento en la villa —explicó entonces Ferrer— donde los defensores del origen portugués de Cristóbal Colón sitúan su nacimiento”.

(Ferrer es un periodista español con una singular curiosidad por historias en que el tema cubano aparece tangencialmente. En una ocasión escribió en El Mundo sobre una cooperativa cañera española que en 2000 cultivaba unas 1.000 hectáreas de tierra entre Motril y Salobreña, una zona que en una época llegó a llamarse “la pequeña Cuba”. El ingenio de Salobreña, en Granada, España, el último que quedaba funcionando en Europa, cerró en 2006.)

Epílogo: otra Cuba más

Un yacimiento petrolero y ser un cruce de caminos ―desde la época en que los indios recorrían praderas y terrenos montañosos— definieron la existencia de esta Cuba, que para quienes nacimos en la Isla puede ser considerada la Otra Cuba o la Tercera Cuba, si recordamos la portuguesa.

El alcalde del poblado, Thomas Taylor, dice que Cuba se desarrolló a partir de los senderos que los nativos americanos recorrían a pie. Los indios daban vueltas alrededor del área donde el petróleo brotaba en un diámetro de apenas unos 20 pies. Se cree que los aborígenes colocaban sus mantas encima de la fuente de combustible, y dejaban que se empaparan en el líquido, para luego utilizarlas con fines medicinales.

En 1627 el sacerdote franciscano francés Joseph de la Roche d’Allion recorría la región con el objetivo de evangelizar a los indios hurones, cuando fue conducido al yacimiento. Se considera que el testimonio escrito del sacerdote registra la primera vez que se dio a conocer la existencia de un yacimiento de petróleo en el hemisferio occidental, de acuerdo a Cuba Centennial: 1850-1950.

El historiador David Crowley considera a Cuba un punto esencial, desde el cual iniciaban las peripecias del viaje quienes viajaban del este al oeste, en busca de un lugar donde vivir, encontrar fortuna y algunas veces la muerte. A medida que el movimiento de los pioneros fronterizos fue creciendo, Cuba se encontraba allí, dice Crowley. La historia de Cuba aparece detallada en un artículo escrito por John Loyd en el Olean Times Herald.

El lugar es famoso por su queso cheddar. No se conoce de la presencia de cubanos en la zona.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.