Actualizado: 07/12/2022 17:02
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

CON OJOS DE LECTOR

El envés de la revolución cubana

Acaba de aparecer en Estados Unidos la traducción al inglés de 'Las iniciales de la tierra', un título emblemático de la narrativa cubana contemporánea.

Enviar Imprimir

Diecinueve años después de que saliese de la imprenta la edición original, acaba de aparecer la traducción al inglés de Las iniciales de la tierra, la obra con la cual Jesús Díaz (La Habana, 1941-Madrid, 2002) debutó como novelista. Primer título suyo que se publica en ese idioma, The Initials of the Earth (Duke University Press, Durham-Londres, 2006, 430 páginas) se viene a sumar a las varias ediciones con que ya cuenta el libro: Letras Cubanas (La Habana, 1987), Alfaguara (Madrid, 1987), El Juglar Editores (México, 1989), Monte Ávila (Caracas, 1992), Anagrama (Barcelona, 1997), además de las versiones al alemán (R. Piper, Munich, 1990), al griego (Kastaniotis, Atenas, 1996), y al francés (Éditions Metailié, París, 2002).

La traducción fue realizada por Kathleen Ross, quien es profesora de español en New York University. En un texto suyo que se incluye al final del libro, Ross comenta los principales problemas que para ella significó ese trabajo. Cita a Friedrich Schleiermacher, quien en el siglo XIX definió la tarea del traductor literario a partir de dos opciones: traer el escritor al lector o traer el lector al escritor. Declara que en su labor en The Initials of the Earth escogió la segunda, que exige al receptor que acepte el texto en sus propios términos idiomáticos, convirtiendo así la experiencia de la lectura en un desafío. Asimismo anota que tuvo como objetivo básico preservar el corazón y el alma de una obra narrativa en la cual su autor nos lleva al centro mismo del proceso revolucionario cubano.

Otra de las dificultades que según Ross debió enfrentar fue cómo capturar la vitalidad del lenguaje de Jesús Díaz, quien en cada capítulo opera con registros muy diferentes. Se detiene en dos aspectos que suelen resultar particularmente arduos para los traductores, el humor y los términos considerados profanos u obscenos, ambos presentes en la novela. Ilustra con algunos ejemplos cómo resolvió esos problemas, y señala que sus soluciones variaron en cada caso, de acuerdo al contexto. Asimismo cuando la palabra era intraducible o bien perdía parte de su significado o sentido al ser llevada al inglés, decidió dejarla en español (o en cubano, cabe decir en muchos casos). Con esos vocablos conformó un glosario que también figura en la edición.

Mas el cuidado y el esmero con que se ha preparado The Initials of the Earth no se reduce sólo a la traducción. Conscientes de que el público al cual va destinado el libro posee poca o ninguna información acerca del contexto social y político recreado por Díaz, los editores han incluido varios materiales complementarios muy valiosos. Aparte del glosario, hay una cronología que recoge los hechos más significativos ocurridos en Cuba entre 1942 y 1975, período en el cual se enmarca la vida de Carlos Pérez Cifredo, el protagonista de la novela, así como una bibliografía de la obra literaria y la producción cinematográfica de Jesús Díaz y una lista de trabajos críticos dedicados a ambas. Kathleen Ross redactó además veintitrés páginas de notas, que se refieren a campos como la geografía, la historia, la cultura, la economía, el folclor, la religión.

Recuerdo que yo vivía en Madrid cuando leí por primera vez Las iniciales de la tierra, publicada por Alfaguara, y me pregunté cómo entenderían los españoles muchos pasajes, al no contar con notas que aclararan determinadas frases o términos, o que ubicaran debidamente una trama novelesca que sería inimaginable sin los acontecimientos históricos que la condicionaron, y que su autor tanto privilegia. Pensaba en expresiones como hacer una guardia vieja, recibir un reporte por tibieza o echar un palo, o en palabras como vacunao, abairimo o pura. No tendrán ese problema, en cambio, los lectores de habla inglesa, quienes podrán disfrutar a plenitud la magnífica novela de Jesús Díaz gracias al rigor y el cuidado con que se ha hecho la edición.

La generosidad de los editores de The Initials of the Earth los lleva a incorporar además dos trabajos críticos: un prólogo firmado por Fredric Jameson y un epílogo que redactó Ambrosio Fornet. El primero empieza por hacer notar las pocas obras literarias escritas en Cuba después de que el gobierno norteamericano declaró el bloqueo que se han traducido al inglés. Esa carencia ha impedido, comenta, que el público medio y los intelectuales no especializados en los temas hispánicos o latinoamericanos dispongan de textos narrativos que los ayuden a comprender la experiencia vivida por los cubanos en esos años tan decisivos. Eso, recuerda Jameson, pese a tratarse no sólo del único país del Nuevo Mundo donde ha conseguido triunfar una revolución socialista, sino además haberlo hecho a tan escasa distancia de los Estados Unidos.


« Anterior12Siguiente »