Actualizado: 29/05/2020 12:36
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Teatro

¿El odio como solución?

Hispanic Theater Guild presenta en Miami la polémica obra 'Arizona', un ataque al racismo y la xenofobia en Estados Unidos.

Comentarios Enviar Imprimir

La más reciente puesta del Hispanic Theater Guild en Miami es la obra Arizona, escrita y dirigida por el dramaturgo cordobés Juan Carlos Rubio, de quien hemos visto anteriormente en este mismo teatro, con exitosas presentaciones, Las heridas del viento, 10, y Ellas quieren y él no puede.

Arizona es, sin lugar a dudas, la pieza más polémica del autor presentada en esta ciudad. Llega directamente desde España por Mutis Producciones, y ha recibido mención de honor del premio de teatro Lope de Vega 2006 y premio Raúl Moreno Fatex del mismo año. La pieza profundiza en la miseria y grandeza de los seres humanos, además de ser un ataque al odio racial y la xenofobia.

El trabajo escenográfico de José Luis Raymond es puramente funcional: un paisaje de Arizona cubre la pared del escenario por donde aparecen los personajes. Por una de las montañas, se abre una puerta y entran Margaret, que encarna la actriz sevillana Aurora Sánchez, y George, interpretado por el actor Alberto Delgado. Así comienza la pieza, en la que se va develando el pensamiento de esta pareja de norteamericanos pertenecientes a la organización Minutemen, formada en el año 2005 con voluntarios armados que pretendían proteger las fronteras de Estados Unidos de la entrada de inmigrantes ilegales.

En el inicio de la puesta, el espectador puede sentirse ante dos típicos vacacionistas que acampan en esta zona árida de Arizona. A medida que evoluciona la obra, los aparentes juicios inocentes sobre la realidad se tornan en un intenso diálogo en que George —el personaje más estereotipado— despliega todos los prejuicios que lo han llevado hasta ese lugar.

George, un racista con conceptos que justifican su condición, reúne todos los elementos del hombre insensible. Su relación con Margaret carece de ternura; es el típico "gringo" que masca chiclet y toma Coca Cola. Con una Biblia cerca, emite adagios de su autoría: "Cuando Dios creó al mundo, expulsó al sur a los condenados y desde entonces ellos quieren volver al paraíso". Ese paraíso que es el norte vedado para quienes el personaje considera inferiores. George piensa que su misión y la de su esposa es vigilar para que esto no suceda.

Alberto Delgado demuestra su condición de actor experimentado, tarea difícil en este caso por los diálogos, que pueden resultar a veces poco convincentes dado el personaje-arquetipo que interpreta. Pero Margaret es el personaje más logrado. Aurora Sánchez le impregna credibilidad y hace gala de un dominio de la escena sorprendente.

Su ingenuidad provoca por momentos risa y sus cuestionamientos la hacen ser el personaje con mayores visos de humanidad. El tratamiento psicológico es otro acierto. La transición de esposa sumisa a mujer capaz de generar ideas ajenas a los dogmas, es un acierto en la pieza. El desenlace resulta imprevisible y el espectador no suele quedar indiferente al final del montaje.

La duración del espectáculo es de una hora y diez minutos. Impresiona que el autor-director trate temas de tanta complejidad en tan breve tiempo. Arizona evoca la incapacidad de algunos de no aceptar otra vía de entendimiento que no sea la armada. La ideología de quienes predican el odio como única solución se resume en las palabras de George a su esposa: "Evitar la guerra es poner en peligro a todo un país" .

Podría ser objeto de controversia la ubicación geográfica de la pieza en Estados Unidos. El espectador hipersensible quizás aprecie cierta dosis de antiamericanismo en esta puesta, pero la grandeza de Estados Unidos está en su capacidad de regenerarse, y esto siempre lo ha alcanzado por el sentido crítico de su realidad. Prueba de ello son todos los logros de los derechos civiles en el siglo XX.

Juan Carlos Rubio ha dicho que "la violencia y la intolerancia no son patrimonio de un solo lugar". Con esta obra ha pretendido hacer "un alegato a favor del diálogo como mejor vía para resolver los problemas" . Arizona es un montaje para la reflexión, uno de esos intentos de recurrir al arte para mejorar como seres humanos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.