Actualizado: 23/10/2019 9:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Septeto Habanero, Música

El son es lo más sublime

Escuchar esta placa del Septeto Habanero celebrando sus 90 años es entrar a una cartografía de aposturas melódicas y rítmicas inmemoriales

Comentarios Enviar Imprimir

El son: Variedad instrumental, vocal y bailable que forma parte primordial de la sonoridad musical del Caribe, básicamente de la isla mayor: Cuba. Células rítmicas/armónicas de África y España. Giros rítmicos, cantinelas, concepciones percutivas, modulaciones y pulsaciones guitarrísticas en las que se reconocen elementos armónicos hispano y africano. Se baila en pareja acoplada en pasos que deletrean las propuestas del tres (guitarra cubana de tres cuerdas dobles), marímbula, güiro y bongó. El son es el exponente sonoro que mejor sincretiza la identidad cultural del Caribe. El Son cubano nace en las postrimerías del siglo XIX en los suburbios del oriente cubano (Guantánamo, Baracoa, Santiago…). Soneros cubanos clásicos: Matamoros, Piñeiro, Arsenio Rodríguez, Chapottín, Abelardo Barroso, Chocolate Armentero, Cheo Marquetti, Pío Leyva, Benny Moré… Tres que puntea el motivo melódico, rayado de la guitarra en compás 2/4, repique del bongó en diálogo con maracas y güiro, solista de voz rasgada y aguardentosa, bajo anticipado yuxtapuesto con las claves. En las renovadas conformidades de las propuestas de la música cubana contemporánea, el son ocupa un lugar primordial.

El son llegó a La Habana de Oriente a finales de la primera década del siglo pasado (años 1909 y 1910): la capital de la Isla acogió los compases del 3/2 (claves) y 2/4 (guitarra) con entusiasmo en los salones de baile. 1920, el guitarrista Guillermo Castillo García funda el Sexteto Habanero, más tarde Septeto con la entrada del trompeta Enrique Hernández, quien meses después sería sustituido por Félix Chapottín. Con el agregado de piano, tumbadora y dos trompetas se convierte en el popular Conjunto Típico Habanero, agrupación de gran demanda y aceptación en los espacios soneros del occidente cubano (Matanzas, La Habana).

Los miembros originales del Septeto HabaneroFoto

Los miembros originales del Septeto Habanero.

Son que se zapatea con movimientos provocativos de cintura que la burguesía habanera rechaza, y las autoridades prohíben por “inmoral”. Son de gozosa medida rítmica que se impone en cuarterías y solares. La radio le da difusión desmedida, y el sello discográfico RCA Victor lo arrebuja (“La maldita timidez” de Carlos Valdés Brito, primera pieza sonera grabada precisamente, en los estudios de la Victor). El son paseándose por Europa y América: el Habanero su intérprete emblemático.

90 Años. Orgullo de los soneros (Producciones Colibrí, ProDisc México, 2011), álbum doble que contiene 26 composiciones que transitan por los parajes del bolero son, la guaracha, el son-afro, el son-pregón y el son montuno. El Septeto Habanero celebrando 90 años de permanencia en el gusto de los bailadores de la Isla: evidencia no de un pasado, sino de una tradición de casi 130 años.

Tres, güiro, maracas, bongó, bajo, trompeta, claves y voces nos regalan un repertorio de acabada elegancia sonera. Imposible contener el cuerpo frente a tanta síncopa retadora: “Tres lindas cubanas” (Guillermo Castillo), “Tribilín Cantores” (Carlos Godínez), “Elena la cumbanchera” (Gerardo Martínez), “Papa Montero”(Anónimo), “A la Loma de Belén”(Gerardo Martínez)…

Invitados: el trompeta Julio Padrón hace gala de sus silbos incitantes que fusionan a Chapottín con Lee Morgan, Freddie Hubbard y el guajiro Mirabal. La guitarra de Erden Hernández se desliza en rayados superpuestos que meten baza desafiando el tres del director Felipe Ferrer. El veterano Gregorio E. Laza “Cordoví” frasea con acuciantes inflexiones el son-afro “El congo dónde está” (Ismael González). La joven vocalista Yulaysi Ferrer ataca con elegancia el bolero-son “Odio, hastío y rencor” (Pedrito Martínez). Guiñadas changüiseras del bongó de Dayron Rodríguez Velazco en la guaracha son “Alerta a los bailadores” (Pedrito Ibáñez).

Los miembros actuales del Septeto HabaneroFoto

Los miembros actuales del Septeto Habanero.

Damos oídos a una agrupación de prosapia sonera absoluta. Hace tiempo que no éramos partícipes de oberturas y recodos montuneros de tanto garbo y gracejo oriental. Demostración de la presencia insoslayable del changüí en los carices del son.

Los arreglos de los montunos de “Elena la cumbanchera”, “Tres lindas cubanas”, “Eres mi moza”, “Devuélveme el peso” o “El barretín” champolean en mambo de sazonada consonancia: tabaleos disyuntivos de bongó, campana, güiro, maracas: empalmes rítmicos (polirritmia) acentuados por bajo anticipado en ataque rumbero que remata el guía vocal con inspiraciones repletas de picardías y respuesta coral de estribillo pendenciero. El más tieso de los mortales se ve obligado a mover la cintura. (La hechura perfecta de esta placa y sus frescores resonantes me hace emitir el siguiente comentario de Perogrullo: cuánto le debe la timba habanera contemporánea al son.)

El son es lo más sublime para el alma divertir, se debiera de morir quien por bueno no lo estime. Escuchar esta placa del Septeto Habanero celebrando sus 90 años —nominada para el Grammy Latino, 2010—, es entrar a una cartografía de aposturas melódicas y rítmicas inmemoriales.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.