Actualizado: 25/09/2020 0:20
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Alhambra, Teatro, Teatro cubano

El Teatro Alhambra contado por un conde

La investigadora Rosa Ileana Boudet ha rescatado más de 300 crónicas en estos dos volúmenes

Comentarios Enviar Imprimir

En dos tomos, el primero de 391 páginas y el segundo de 393, Rosa Ileana Boudet reúne las crónicas teatrales que escribió Aniceto Valdivia y Sisay de Andrade (1857–1927), bajo el seudónimo Conde Kostia (personaje de la novela de Victor Cherbuliez). El primer tomo contiene también las de Francisco Calderón (Santi-Báñez) y varios ensayos y anotaciones de la autora.

Casi todas las crónicas fueron escritas para el periódico La lucha. Y como indica el título de los libros son en su mayoría sobre las obras presentadas en el teatro de variedades habanero Alhambra, aunque también se mencionan algunas del Payret, Lara, Tacón, Albisu y Politeama.

El Teatro Alhambra, situado en la esquina de las calles Consulado y Virtudes, a una cuadra del céntrico Paseo del Prado, se inauguró el 13 de septiembre de 1890. Y cerró definitivamente sus puertas el 18 de febrero de 1935, después de casi medio siglo de éxitos de público y taquilla (“llueve o truene el Alhambra tiene 3 tandas”).

Entre 2.500 y 4.000 fueron las obras originales escenificadas en el Alhambra durante sus más de cuatro décadas de existencia; y se han contado alrededor de 800 partituras.

La primera crónica está fechada el 15 de septiembre de 1890, dos días después de inaugurarse el teatro.

«Dos noches lleva abierto el teatro Alhambra y dos llenos en las seis tandas se han sucedido… La sala es amplia y puede contener dos mil espectadores. Los asientos son muy cómodos. La compañía es bastante buena. ¿Qué más puede dar un teatro alzado rápidamente y sin pretensiones?»

Rosa Ileana Boudet ha rescatado más de 300 crónicas en los dos volúmenes (236 en el primero, según el índice).

Las crónicas de Kostia son amenas, concisas y a veces irónicas. Generalmente, en menos de una cuartilla, comenta la obra y la actuación de los protagonistas. En 1926 (un año antes de su muerte) el cronista deja de escribir.

Además del tema principal: el Alhambra, sus actores, músicos y dramaturgos no faltan en ambos tomos alusiones a acontecimientos relacionados con el mundo artístico y teatral de la época.

«En 1906 se formaliza la venta del Tacón al Centro Gallego por quinientos veinte mil pesos pagaderos en treinta años. Al año siguiente abre como Teatro Nacional.»

Se comentan también hechos importantes ocurridos en esas turbulentas décadas. Por ejemplo, la guerra España-Cuba-Estados Unidos y el hundimiento del Maine en la bahía de La Habana el 15 de febrero de 1898.

Si nos asombra la cantidad de obras llevadas a escena, más sorprendente es la fecundidad de sus autores. Entre los más prolíficos, el binomio Villoch-Mauri (Federico Villoch, libretista y Manuel Mauri y su hermano José, compositores). También, el renombrado músico Jorge Anckermann.

Sería imposible mencionar en esta reseña a todos los artistas que dieron realce a las presentaciones, algunos de los cuales se destacaron con gran éxito en otros ámbitos. Citaré solo a quien fue figura paradigmática entre los actores del Alhambra, el cómico José López Falcó (Pirolo), El rey de la risa, El arcángel del choteo, que murió prematuramente el 5 de abril de 1902.

El Diario de la Marina publicó la siguiente nota necrológica.

«Se llevará a cabo su entierro que sale de la casa número 103 de Consulado. El teatro Alhambra donde vivirá siempre el recuerdo del que fue su fundador, cierra hoy sus puertas en señal de duelo.»

El segundo tomo abarca el periodo 1909-1935. Además de las del Conde Kostia, contiene crónicas de Max Henríquez Ureña y esclarecedoras anotaciones y ensayos de la autora.

En orden cronológico se citan las obras presentadas en esos años. La sección «De la A a la Z» es un útil glosario de personas, palabras y frases relacionadas con el mundo teatral. Se mencionan también algunas de las personalidades que asistieron como espectadores: Federico García Lorca, Harold Hart Crane, Waldo Frank, Ruth Page, Vicente Blasco Ibáñez.

Las últimas funciones y el fin del Alhambra en el año 1935 están detalladamente descritas.

«El 17 de febrero, a las tres El león de Castilla, y se repite en las otras dos tandas La triunfadora

«El 19 de febrero, a las 12 y media de la madrugada se desploma el techo del vestíbulo del teatro, poco después de haber terminado la función de la última tanda, según reporta el Diario de la Marina. Un muerto y nueve heridos, todos músicos y empleados del teatro. Crisol reporta que a la actriz María Pardo le da un síncope y es atendida en un café próximo. Con la tragedia, Alhambra cierra definitivamente.»

Los dos tomos están ilustrados con fotos de las personas mencionadas en sus páginas.

Rosa Ileana Boudet es merecedora de nuestro reconocimiento y admiración por investigar, transcribir y comentar la historia del teatro en nuestro país y por preservarla para la posteridad.

El Teatro Alhambra contado por un conde, Vol. 1 y 2. Ediciones de La Flecha, 2020, Santa Mónica, California. Autora: Rosa Ileana Boudet. Los libros están a la venta en Amazon.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.