Actualizado: 23/10/2019 9:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

El tecno pop de la cubana Yordanis

Yordanis canta y una ventisca entra por la ventana salpicando las visiones

Comentarios Enviar Imprimir

Cuando la banda alemana Kraftwerk comenzó su carrera a principio de los 70 nunca imaginó como su música sería determinante en años posteriores hasta nuestros días. Hay que escuchar con detenimiento su álbum Autobahn (1974) para dilucidar como en el synth/pop/electro está el germen de lo que conocemos hoy como sonoridad tecno. No olvidar el programa radial Midnight Funk Association en la localidad de Detroit, conducido por el singular The Electrifying Mojo, y las influencias que ejerce sobre algunos productores afroamericanos (Juan Atkins, Kevin Saunderson y Derry May). Habrá que buscar en el tecno el origen de algunas fusiones contemporáneas (estilos europeos con el funk, el free jazz y el uso del sintetizador) como el acid house, acid jazz, acid tecno, acid rock pop o smooth jazz. La tendencia house de Chicago encontrará cause en los 80 en los matices del incipiente tecno de Detroit.

Lo que se escucha hoy bajo el nombre de tecno pop tiene una larga historia de junturas e intersecciones que dan como resultado diferentes subgéneros derivados del new wave (punk rock, glam rock, art-rock, dance) y el pop: synth pop (Jean Michel Jarre y Kraftwerk) y electro pop, muy presente en la escena de la música española de finales de los 70 y principio de los 80 (Mecano, Aviador Dro, Fangoria, Muzak, Vocoder…). Sintetizadores protagonistas a veces, de una acústica fría y robótica de “corte futurista” y estimable monotonía rítmica.

El tecno es fundamentalmente instrumental, el rol del DJ cobra importancia por la diestra mezcla sincronizada en la que el patrón rítmico en compás 4/4 guía a los bailadores durante sesiones interminables. Sin embargo, el tecno pop explota las entregas del canto en consonancia de un intérprete con tesitura vocálica que empalme con las resonancias de la variante minimal tecno.

Aparece No puedo esperar (Musart/Yuneisy Records, México, 2010) de la cubana Yordanis bajo producción de Ignacio González Murillo en una propuesta tecno pop de frescura sorprendente: orquestaciones que fusionan algunas gamas neoclásicas con metales y cuerdas (trombón, sax, trompeta, violines y chelo) en contrapunteo de contrabajo y guitarra. Vocalista de ágil fraseo y dulce tesitura aguda, Yordanis proyecta una animosa sensualidad repleta de susurros convincentes. “Soy una cantante cubana que traigo una propuesta alejada de los patrones afrocubanos desde el punto de vista rítmicos; no soy salsera y exploto en este CD elementos tecno pop desde mis posibilidades”, comenta esta muchacha que se declara “doliente, selectiva, caminadora, informal, filosófica y bailadora obsesiva de los ritmos de mi isla natal”.

Diez composiciones, rumbos pop en maridaje con un tecno de ropaje instrumental concentrado en apuestas deliberadas a partir del uso de instrumentos alejados de la concepción nacida en Detroit en los 80. Por momentos se asoman algunas inflexiones de la cantante australiana Kylie, y asimismo la postura vocal de la escocesa Macdonald. Yordanis ajusta su registro a las exigencias armónicas de cada uno de los temas con fraseo que mucho le debe a la técnica del cante jondo: libertad gitana de sus enunciaciones. La propuesta no es salsera, pero se huele la presencia de una cubanía insoslayable en la dicción (Omara Portuondo, Elena Burke, Blanca Rosa Gil…)

Vale destacar el concepto musical de Nacho González, y las armonizaciones para trompetas y violines de Andrea Hernández. Yordanis canta y una ventisca entra por la ventana salpicando las visiones. Presten atención a “Una probadita”, “Hoy ya no” y “Vuélveme a soñar”. Esta producción de Musart pronto absorberá el gusto de los fieles al tecno pop.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.