Actualizado: 16/10/2017 9:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Humor

El último dinosaurio

El caricaturista Arístide presenta una exposición en Nueva York en la que recrea los motes con los que se ha satirizado a Castro.

Enviar Imprimir

Arístide, uno de los humorísticas gráficos más populares de Cuba, presenta en Nueva York York su muestra Fidel Castro: el último dinosaurio, donde recrea los motes con los que el pueblo cubano ha satirizado a Fidel Castro; desde El Caballo hasta El Mayimbe o El Mayoral —que convirtió a Cuba en su finca particular—, y El dinosaurio, que, cayéndose a pedazos, se aferra al poder absoluto.

Arístide, creador de los personajes: El Popiao y La Bobocracia, publicados en la revista Bohemia por varios años, y el popular, Subdesarrollo Pérez, que ilustrara las páginas del semanario Palante, presenta una exposición de dibujos y oleos, en papel y lienzo, que hace pensar, reír y admirar su dibujo maestro.

También presenta caricaturas de Celia Cruz, Benny Moré, el Trío Matamoros, Lecuona y otros músicos cubanos, además de piezas de tres de sus colecciones de óleos: El Baile, La Habana Clásica, y Habaneras. Y claro, no podía faltar Subdesarrollo Pérez, el folklórico personaje conque Arístide refleja las peripecias de los cubanos por sobrevivir en revolución.

Continuador de la tradición crítica de la gráfica cubana: Torriente con su Liborio, Abela con su Bobo y Nuez con su Loquito, Subdesarrollo Pérez, con su medallota de Santa Bárbara al cuello, su camisa abierta y su chabacanería, continúa la picaresca española, el bufo criollo, el choteo y la trompetilla cubanas.

Subdesarrollo Pérez es una crítica al cubano mismo, sólo que Fidel Castro no tiene sentido del humor. Cuando la zafra de “los 10 millones van” no fue, y en Cuba se acabó hasta el guarapo de caña, el Comandante compungido, cambió de palo pa’ rumba con la triunfalista frase: “Convertiremos el revés en victoria”, fue entonces que Subdesarrollo Pérez se atrevió a burlarse del Comandante en Jefe, invitando en la portada del semanario Palante: “A bailar con Revé en Victoria de las Tunas” (Revé era una popular orquesta).

Arístide no escarmentaba. En 1968, a su personaje El Popiao (sátira del Pop-Art) lo expulsaron de las páginas de la revista Bohemia por extranjerizante. Pero en 1971, Subdesarrollo fue demasiado lejos. No importa que Arístide fuera uno de los humoristas más populares en Cuba, con exposiciones en Montreal, Canadá; en el Salón Piaui de Brasil; en el Eurohumor, de Italia; o en La Manga de Japón; al artista apóstata lo expulsaron de la prensa, de la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba), y por ocho años, lo encerraron en una imprenta de madrugada. El Popiao, como aún le decían los cubanos, el artista que había ganado por años primeros premios Juan David del Salón Nacional de Humorismo, e internacionales como El Hombre y la Tierra, con libros publicados en dos continentes, encabezó las listas negras de la Seguridad del Estado.

En 1978, la futura revista Opina convocó su diseño a concurso, y lo ganó Arístide. Fue su director artístico, pero por una década se olvidó de la caricatura, “como Lázaro, no quería morirme de nuevo”. El derrumbe de la Unión Soviética provocó que Opina fuera clausurada por “liberal” en 1990.

Arístide logró escapar a Bogotá, donde imparte dibujo en la Universidad Javeriana. Allí, de su nostalgia, renació Subdesarrollo Pérez, y de su buena memoria nació El Ultimo Dinosaurio, la respuesta del artista a su verdugo ideológico.

El Ultimo Dinosaurio se presenta el viernes 8 y el sábado 9 de diciembre, de 6.00 a 9.00 PM, en: M. Castedo Architects Gallery, 29 West, 36th Street, entre la 5ta y la 6ta avenidas en Manhattan, y a partir del 15 de diciembre en Estudio Abierto, 508 de la calle 42, en Union City, Nueva Jersey, de 6.00 a 9.00 PM.