Actualizado: 21/10/2020 20:29
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Literatura, Poesía, Cardenal

Ernesto Cardenal, poeta de la intimidad exterior

Fallece el poeta nicaragüense Ernesto Cardenal a los 95 años en Managua

Comentarios Enviar Imprimir

El despecho irónico arropado en la querencia: romanza del desamor: “Al perderte yo a ti tú y yo hemos perdido: / yo porque tú eras lo que yo más amaba / y tú porque yo era el que te amaba más. / Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo: / porque yo podré amar a otras como te amaba a ti / pero a ti no te amaran como te amaba yo.” Himno de los años 60 que todavía retumba en las peregrinaciones inciertas del amor. Texto tomado de Epigramas (1961), del sacerdote, poeta, escultor, teólogo, traductor y político Ernesto Cardenal (Granada, Nicaragua, 20 de enero de 1925–Managua, 1 de marzo de 2020) que se convirtió en cuaderno de culto para varias generaciones.

Ha muerto en la capital de Nicaragua, bajo el susurro de las aguas del lago Xolotlán y las brasas del volcán Momotombo, el mayor representante del exteriorismo: corriente lírica de intima dicción escoltada por cifras iluminadas: sílabas fecundadas en recodos confesionales. “Ha venido la primavera con su olor a Nicaragua: / un olor a tierra recién llovida, y un olor a calor, / a flores, a raíces desenterradas, y a hojas mojadas/ (y he oído el mugido de un ganado lejano...) / ¿O es el olor del amor?” El mundo exterior expresado a través de voces que resguardan lo recóndito.

Marcado por Walt Whitman, Carl Sandburg, Emily Dickinson, William Carlos Williams, T.S. Eliot, Ezra Pound y José Coronel Urtecho, la obra del autor de Oración por Marilyn Monroe y otros poemas (1965) se hermana con la vanguardia nicaragüense (Pablo Antonio Cuadra, Joaquín Pasos...) y la posvanguardia representada por Carlos Ernesto Martínez Rivas y Ernesto Mejía Sánchez. En Cuba lo leímos con fervor. Visitaba con frecuencia la Isla, las muchachas tocaban con entusiasmo su plateada melena. Él recitaba sus versos en Casa de Las Américas y después lo veíamos en la misa dominical de la Catedral habanera.

Educado en colegios jesuitas, conformó un tejido donde se funden los enigmas del cosmos, de la presencia y del conocimiento desde una contemplación que indaga en Dios la explicación de todos los eventos: del amor a la muerte; de la potestad al embeleso, de lo sucedido a lo que va a suceder; de la eternidad a la nada: “Los metales de nuestro cuerpo / —suaves cuerpos con metales— / como sabemos, son de estrellas. / Que no vemos. Ya no existen siquiera. / ¿Qué pasó con ellas? Colapsaron / hacía el olvido. En hoyos negros.”

Acérrimo crítico del régimen del actual presidente de Nicaragua, Daniel Ortega —su compañero de lucha en el Frente Sandinista—, ocupó el cargo de ministro de Cultura en los primeros años del Gobierno revolucionario, después del derrocamiento de Somoza; sin embargo, alababa a la dictadura de La Habana. En la visita que hizo en el año 2014 a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, México, a raíz de la publicación de la antología de su obra poética, preparada por Sergio Ramírez: Noventa en los Noventa (Trilce Ediciones, 2014), en el acto de la presentación del volumen amonestó con vehemencia a Ortega; cuando se le preguntó sobre la situación política en Cuba, respondió con cierto enojo: “La Revolución cubana es la dignidad del continente. No voy hablar mal de un líder que ha repartido el pan entre los pobres, y es un evangelista de pie a cabeza. No quiero decir más. Fidel Castro no es Ortega, quien sí es un dictador”. Vaya contradicciones del poeta, sacerdote y revolucionario, autor del célebre salmo “Destino de un insecto”.

Inventario distante de abstracciones en una invitación al lector a un paseo por emociones delineadas en un misticismo de radiante espiritualidad. Hora 0 (1957), Gethsemani Ky (1960), El estrecho dudoso (1966), Oráculo sobre Managua (1973), Cántico Cósmico (1989), El telescopio en la nocheoscura (1993), El origen de las especies y otros poemas (2012), Somos polvos de estrellas (2012): libros imprescindibles de la lírica hispanoamericana. “Sólo amamos o somos al morir. / El gran acto final de dar todo el ser.”, escribió el fundador de una comunidad utópica basada en la vida contemplativa y el evangelio en el archipiélago de Solentiname, lugar donde repetía: “Hay Dios o el universo es absurdo / Y si no hay morimos para siempre.”


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.