Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine, Arte 7

Escarceos de los ricos y famosos

Una película que está muy bien, por lo general, aunque a veces resulta excesivamente obvia, lo que la hace un poco predecible

Comentarios Enviar Imprimir

Los ricos y famosos no se mueven como los demás. Flotan. Llegan a un restaurant rústico en un paraje remoto y son reconocidos y cuando no hay mesas disponibles algún comensal les cede orgullosamente la suya. Llegan a una pequeña casa y observan con admiración condescendiente como un ama de casa hace su propio ricota. Miran absortos con el asombro ante lo peculiar, lo que es una actividad cotidiana para la mujer ordinaria. Cuando los persiguen no es para denunciarlos de una mala acción, sino para pedirles el autógrafo.

Marianne Lane es una estrella de rock que se recupera de una operación de las cuerdas vocales, junto a su amante, Paul, fotógrafo y director de documentales, en una lujosa mansión en la isla de Pantelaria, en pleno Mediterráneo, a medio camino entre la costa italiana y Túnez. Cuando el filme abre, los vemos tostándose al sol, desnudos al lado de la piscina, copulando con ardor displicente y luego saliendo a un lago a darse un baño de fango volcánico.

La idílica convalecencia es interrumpida abruptamente por la sorpresiva llegada de Harry, antiguo productor y amante de Marianne, quien les avisa desde el avión que ya aterriza y además viene acompañado de Penélope, su hija adolescente, cuya existencia descubrió recientemente y con quien tiene una relación que haría las delicias de Freud. Harry tiene un plan, recuperar a Marianne. Inmediatamente se establece una tensión entre Harry y Paul. Se conocían de antes y como Paul ni es rico ni famoso, pues Harry siempre lo ha mirado con el atisbo oblicuo del desdén.

A partir de esta premisa, se desarrolla la trama de A Bigger Splash, que es una versión moderna de La piscina (1969), filme francés dirigido por Jacques Deray (Borsalino). En la original, Alain Delon interpreta a Paul, un escritor bloqueado, Romy Schneider es Marianne, que en aquella película era una periodista, Harry, interpretado por Maurice Ronet, fue un célebre productor y Penélope, la hija, es interpretada con falsa ingenuidad por Jane Birkin. En La piscina, las relaciones entre los personajes se van explicando ambiguamente a medida que la trama se desenvuelve y la tensión entre Harry y Paul se eleva a ritmo tibio y pausado.

Luca Guadagnino (I Am Love) dirige A Bigger Splash con mayores ambiciones. Mientras La piscina es un filme lineal, enclaustrado, que sucede casi todo en la villa en la que vacacionan Paul y Marianne, en la versión actual se hace uso del flashback, los personajes visitan con frecuencia los alrededores y la cámara les sigue. Hasta se introduce un elemento de “consciencia” social, ya que la isla está invadida de inmigrantes del Africa. Mientras la primera versión recuerda, salvando las distancias, a El extranjero de Camus, la nueva tiene más aspecto de superproducción mesurada, acentúa el glamour y se regodea en la belleza del ambiente. Recuerda un poco a El Gran Gatsby, de Fitzgerald. Ambas entran bien por los ojos.

Tilda Swinton (The Grand Budapest Hotel, Moonrise Kingdom y tantas otras) interpreta a Marianne con facilidad. No habla en toda la película, apenas susurra en un par de momentos, dado su estado de salud, sin embargo hace alarde de recursos dramáticos y es capaz de dar todo tipo de emociones, de ir al pasado, de hacer transiciones de ánimo y expresar con fluido lenguaje corporal toda la densidad psicológica de su personaje con gran naturalidad. Matthias Schoenaerts (Bullhead, Rust and Bone, The Danish Girl) expresa toda la frustración de Paul, el amante de Marianne, pero celoso de Harry, insatisfecho con su carrera y paternal en su trato con Marianne, a pesar de ser mucho más joven y no ser ni rico ni famoso. Su actuación es contenida como lo requiere este personaje de emociones reprimidas.

El excelente actor inglés Ralph Fiennes (Schindler’s List), se ve que disfruta su interpretación del extrovertido Harry, el exitoso productor musical que ha trabajado con todos los grandes, un ególatra impenitente que quiere acaparar el afecto de todos. Se destaca una escena en particular, en la cual cuenta cómo logró convencer a Keith Richards de usar percusión en Emotional Rescue y convertir la canción en un éxito necesario para los Rolling Stones. Dakota Johnson (Fifty Shades of Grey) le da a Penélope un carácter de seductora malévola y la protagoniza exudando sexualidad.

La película está muy bien por lo general, aunque a veces resulta excesivamente obvia, lo que la hace un poco predecible. El desenlace tiene menos encanto que el de La piscina, pero quizá eso se deba a la diferencia entre un guion elaborado por Jean-Claude Carriére, quien colaborara con Buñuel en Bella de día y El discreto encanto de la burguesía, y uno escrito, en el caso que nos ocupa por David Kajganich (True Story, Blood Creek), aunque ambos se basaron en la misma idea de Alain Page.

La fotografía de Yorick Le Saux (Arbitrage, Clouds of Sils Maria), es excelente. Le saca el máximo a los bellos entornos y los hace cambiar a medida que se enreda la trama, con un uso imaginativo de la luz natural y de las sombras. La cámara no solo se regodea en la hermosura de los paisajes, sino también en la de los cuerpos de los personajes.

A Bigger Splash es un filme agradable de ver, intenso, a veces demasiado afectado y manicurado, con cierta predictibilidad, pero con excelentes actuaciones y un guion que por lo general fluye bien. Guadagnino acentúa, más que Deray, la idea que escribió Hemingway en su versión original de Las nieves de Kilimanjaro: “Los ricos eran aburridos y tomaban demasiado… aburridos y repetitivos. Recordó al pobre Scott Fitzgerald… quien comenzó una historia que empezaba: ‘La gente muy rica son diferentes a ti y a mí’ y como alguien le dijo a Scott: ‘Sí, tienen más dinero’”, que pasó a la historia como una conversación entre los escritores, cuando en realidad nunca existió.

A Bigger Splash (Italia/Francia, 2015). Dirección: Luca Guadagnino. Guion: David Kajganich, basado en la idea de Alain Page y en la adaptación original de Jean-Claude Carriére y Jacques Deray. Director de fotografía: Yorick Le Saux. Con: Tilda Swinton, Mathias Schoenaerts, Ralph Fiennes y Dakota Johnson. De estreno limitado en las grandes ciudades de Estados Unidos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.