Actualizado: 15/12/2017 17:30
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Trueba, Cine, Cine español, Arte 7

Fama e infamia en «La reina de España»

Uno de los problemas con La reina de España es que intenta abarcar mucho con un estilo y un desarrollo demasiado convencional y facilista para tantas pretensiones

Comentarios Enviar Imprimir

Una escena de La reina de España (2016), de Fernando Trueba, me devolvió no a España ni al cine ni a lo que he leído sobre el franquismo, sino a lo que respondió Guillermo Cabrera Infante cuando le pregunté por la fama: “Andy Warhol dijo que todo el mundo debía ser famoso durante 15 minutos. Debió decir que todo el mundo es famoso solo 15 minutos”. Aunque mencionar a Warhol no es lo que importa aquí, ni hablar de la fama siempre tan vana, tan solo recordar lo que vino luego; lo que contó con gracia Guillermo como un ejemplo de descaro que era más que todo desenfado:

Una actriz española, famosa entonces, actuaba en La Habana. Era una mujer desenfadada, un si es no es lesbiana. El incidente, la anécdota o lo que fue ocurrió durante una representación de La Dama Boba. Aguardando su turno para salir a escena, la actriz se sentó tras bambalinas a fumarse un cigarrillo. Cruzó la pierna y encendió no sólo un Camel sino también la imaginación erótica de un tramoyista próximo, que se acercó al amor de la lubre o a la lumbre del amor. Acto (primero) seguido le puso él a ella una mano en la tersa rodilla visible, luego metió mano en lo invisible y finalmente franqueó lo que en España se llaman bragas. Todo este tiempo la española no había dejado de fumar y sí había dejado hacer al cubano sigiloso. Ahora arrojó ella la colilla al suelo, miró al intruso en el polvo cara a cara y le dijo: “Ha llegado usted a su meta —¿y ahora qué?”.[1]

“Fin del acto. O después de la fama la infamia”, agregó, y no supe ni lo podía saber él tampoco que al contar esa anécdota estaba anticipando no solo la escena que yo vería ahora —gracias a Netflix y con un año de retraso—, sino la mejor crítica que puede hacerse de esta película. De fama e infamia trata La reina de España, pero lo mejor que puede decirse de ella es que es una película que en medio de una trama trillada por momentos nos sorprende, levanta la atención de quien la está viendo y recuerda que está hecha por un director de mérito, aunque no es una buena película.

Uno de los problemas con La reina de España es que intenta abarcar mucho —el franquismo, un homenaje al cine, la comedia y el drama, la simulación y el compromiso, varias historias de amor, y con un montón de guiños y referencias para iniciados— con un estilo y un desarrollo demasiado convencional y facilista para tantas pretensiones. Pese a ello, hay que agregar que Trueba ha logrado un espejo perfecto de la película dentro de la película: lo que vale por encima del engendro cinematográfico que esos norteamericanos —famosos y despistados— están realizando en España por razones financieras, y con el consentimiento de Francisco Franco por motivos políticos y económicos, son los destellos de buena actuación con los que Trueba intenta decirnos que pese a todo, cualquier película, y en especial cualquier película estadounidense, merece verse; una visión por otra parte simplista y que responde más bien a un criterio solo válido para el cine de Hollywood hasta el inicio de la década de 1960.

En un ejercicio que ya han practicado otros —escritores y directores de cine— Trueba ha sacado su representación imaginada de directores, guionistas y actores y los ha metido en esta película, caricaturizados, pero con añoranza. A veces esa caricatura de poner a filmar en España a un director alcohólico y siempre dormido —con estampa de John Ford y algo de John Houston— y a un notorio guionista comunista y en la lista negra —Dalton Trumbo— desperdiciando su talento en bodrios de paso, que en la secuencia más delirante del filme entona himnos de los republicanos de la guerra civil, decepciona más por lo burda que por lo insólita.

Precisamente es en los actores donde radica el principal mérito de La reina de España —que cuenta con un reparto destacado— y la película es ante todo Penélope Cruz. Cuando ella está bien —y no siempre está bien— quien la contempla olvida el resto.

Junto a Penélope Cruz, Loles León se limita a repetir una actuación única y repetida en tantas cintas de Almodóvar; Rosa María Sardá no hace más que ser Rosa María Sardá y Ana Belén a mostrarnos que envejece no muy bien. Por otra parte, la presencia dominante de actrices de Almodóvar hace que por momentos uno se pregunte si no se ha equivocado de película.

En cuanto a los actores, Antonio Resines, el protagonista masculino, se ajusta a realizarlo con la discreción que impone su papel; Javier Cámara está bien, pero uno vuelve a pensar que con Almodóvar lo ha hecho mejor, y el realizador mexicano Arturo Ripstein es una presencia agradable y breve.

La reina de España es el clásico ejemplo de la maldición de las segundas partes. Con igual reparto, los mismos personajes, argumento parecido y motivaciones similares, Trueba realizó en 1998 La niña de tus ojos, una cinta excelente que desde hace años quería repetir. Sin embargo, la ironía y el desenfado de aquella se ha perdido aquí —quizá en parte por el traslado de la Alemania nazi a la España franquista— y la infamia y la fama han demostrado no solo ser vanas como tantas veces: también banales.


[1] “Cabrera Infante: Entrevista con música adentro”. En Cultura sin miedo. Edición de Soren Triff. P. 45.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.