Actualizado: 29/05/2020 12:36
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Teatro

'Fuerte como la muerte'

El Instituto Cultural René Ariza estrena una pieza sobre la relación de dos homosexuales en la antesala de la muerte.

Comentarios Enviar Imprimir

El Instituto Cultural René Ariza (ICRA) llevó a cabo su segunda lectura dramatizada del año en el local de Teatro en Miami Studio. En esta ocasión, el estreno fue la obra Fuerte como la muerte, de Daniel Fernández, perteneciente a la llamada generación del Mariel y autor de una mítica novela en Cuba titulada La vida secreta de Truca Pérez, por la que fue sancionado a cuatro años de privación de libertad.

 

A punto de comenzar la esperada lectura, que contó con un numeroso público, Fernández habló a los espectadores sobre el esfuerzo del ICRA por dar a conocer las obras de autores cubanos exiliados. "Las lecturas dramatizadas no requieren de cuantiosos recursos, que no se tienen, y facilitan que llegue al espectador el trabajo de los autores", dijo.

 

Estas lecturas han venido desarrollándose en los últimos tiempos como pequeñas puestas en escena de bajo costo, e incluyen trabajos de escenografía, luces y música, y, en casos como Fuerte como la muerte, participaron actores profesionales.

 

Conocido como crítico musical de El Nuevo Herald, Fernández destacó en su intervención la labor de los actores venezolanos Humberto Rosenfeld y Ángel Lucena: "Ellos son profesionales que han dedicado su tiempo y su esfuerzo sólo por amor al arte, para contribuir con la cultura en la ciudad".

 

Dos visiones de la vida

 

Fuerte como la muerte, que cuenta con un acto y un epílogo visual y musical, se desarrolla en un apartamento de Virginia Gardens, en la ciudad de Miami, en el año 1988, y presenta a dos viejos amigos homosexuales que viven juntos. En la primera escena, Fernando (Rosenfeld), enfermo de sida y que padece un virus que no le permite coordinar sus movimientos y apenas hablar, es conducido sobre una silla de ruedas al centro del escenario por su amigo Daniel (Lucena).

 

La proximidad de la muerte acerca a los personajes y les hace recapitular sobre sus años de amistad, pero también confrontar sus visiones de la vida y los aspectos fundamentales que los han marcado, como el amor, la familia, Dios y su visión de la muerte.

 

Daniel conversa con Fernando, aunque este último no pueda responderle, evoca todos los golpes recibidos por su condición de homosexual, desde la cárcel en Cuba hasta el ostracismo en Miami. Sus cuestionamientos están permeados por una fina ironía y una amarga exposición de la cruda realidad desde el escepticismo. Esperanzado con la posibilidad de una cura para el sida, dirá: "Aquí todas las enfermedades dan dinero, si descubren que el agua oxigenada cura el sida, se les jode el negocio, aquí es preferible que se joda la gente y no el dinero".

 

En la segunda escena, Fernando aparece recuperado del virus, pero Daniel ha contraído la enfermedad, que se manifiesta por una fuerte afección en la garganta que no lo deja hablar. Acostado sobre un sofá, escuchará a Fernando, quien le reprocha su pesimismo, su incapacidad para encontrarle belleza a la vida en medio del dolor: "Para ser amado hay que amar".

 

Fernando es la contrapartida de Daniel, es la búsqueda de todo lo positivo que encontramos a través del tiempo. Le reprochará su perenne tristeza y dirá que mientras él amaba el Cantar de los cantares, Daniel prefería el Eclesiastés y el Libro de Job.

 

Fernando evoca su pasaje bíblico preferido: "porque fuerte como la muerte es el amor…", y reprochará a Daniel que no debe "ver a Dios como una fuerza ajena que castiga, sino sencillo y hermoso como un cuerpo desnudo sobre una sábana blanca".

 

Los conocimientos musicales de Daniel Fernández contribuyen a enriquecer la pieza con una exquisita selección. La obra se inicia con la sonata Patética de Beethoven y cierra con el Réquiem de Mozart, mientras los dos amigos abrazados danzan sobre el escenario y las luces caen, como una evocación de ese amor que se proyecta más allá de la muerte.

 

Ángel Lucena utilizó un pequeño audífono conectado a una grabadora (mp3), lo que facilitó su desenvolvimiento en el escenario, haciendo meritoria su actuación. Por su parte, Humberto Rosenfeld prefirió el texto convencional, en las manos, pero sin descuidar su expresividad, demostrando su talento como actor.

 

Fuerte como la muerte no es sólo el drama de dos homosexuales contagiados de sida, el interés de la obra trasciende el tema de la preferencia sexual y se torna una disquisición filosófica sobre el enfrentamiento del hombre a la vida y la muerte; un espejo en el que vemos la cotidiana lucha por hacer prevalecer la individualidad. La posibilidad de usar esa fuerza que viene de la irracionalidad del amor y su capacidad de ser tan "fuerte como la muerte".

 

Las lecturas dramatizadas del ICRA han hecho que algunos directores de la ciudad se interesen por el montaje de estas obras, como ha sido el caso de La diva en la octava casa, de Héctor Santiago; Los acosados, de Matías Montes Huidobro; y más recientemente, Lina, de Marcos Miranda. Esperamos que Fuerte como la muerte, de Daniel Fernández, corra igual suerte.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Los actores Humberto Rosenfeld (en silla de ruedas) y Ángel Lucena. (LUIS DE LA PAZ)Foto

Los actores Humberto Rosenfeld (en silla de ruedas) y Ángel Lucena. (LUIS DE LA PAZ)