Actualizado: 30/09/2022 17:38
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

CON OJOS DE LECTOR

Hecho en Miami

Dos jóvenes intérpretes y compositoras, Lena y JD Natasha, inician con una favorable recepción su andadura profesional.

Enviar Imprimir

Ciudad favorita de muchos artistas latinoamericanos que la eligen para residir o bien para grabar allí sus discos, Miami disfruta de una actividad musical tan intensa como incesante. Eventos, conciertos, lanzamientos de títulos recién salidos al mercado, la convierten en un sitio idóneo para el surgimiento de nuevos valores que buscan su oportunidad, o por lo menos esos quince minutos de fama a los cuales, de acuerdo a Andy Warhol, todos tenemos derecho. En lo que a música se refiere, cualquiera diría que el panorama está tan superpoblado que no vale la pena el esfuerzo. Pero pese a ello, si se posee talento siempre hay manera de hacerse un hueco.

Una de las que lo ha logrado es Lena, quien hace unos meses debutó como solista. En su caso, puede aplicarse aquello de que de casta le viene al galgo. Su padre es un conocido productor musical; su madre, la cantante Malena Burke; y su abuela, esa inmensa artista que fue Elena Burke. Su afición por la música le llegó, pues, por varias vías, y desde tempranísima edad. Empezó a cantar desde los tres años. A los cinco pasó a tomar clases de guitarra y de piano, a los siete. Tras doce de estudio, se hizo concertista.

Pero lo suyo, lo que verdaderamente le atraía era cantar. Al igual que muchos otros, se inició haciendo coros para artistas como Chayanne, Plácido Domingo, Gloria Estefan, Julio Iglesias, Jennifer López y Alejandro Sanz. Fue durante la grabación del No es lo mismo de este último, cuando su futuro artístico se decidió. El cantante español le preguntó si además de cantar, componía. Lena le contestó afirmativamente, se sentó al piano y le hizo escuchar un par de sus canciones. El propio Sanz ha comentado la impresión que entonces tuvo: "Al escucharle por primera vez interpretar sus temas al piano, sentí esa ansiedad que he sentido en otras ocasiones: la inquietud de presentar a otros lo que yo había descubierto". No dudó por eso en recomendarla a Warner Music Latina, algo que ella agradece cuando lo llama su "hado padrino". El talento de Lena se encargó de convencer a los ejecutivos de la compañía, que le ofrecieron un contrato. La primera materialización del mismo es el disco compacto Lena (Warner Música Latina, Miami Beach, 2005).

El disco fue grabado en Italia, y recoge doce piezas, todas las cuales llevan la firma de Lena. En ellas, la compositora e intérprete se decanta por un pop melódico en el cual predominan las temáticas amorosas. Las canciones transitan de las manifestaciones más arrebatadas e irreprimibles de ese sentimiento ( Tu corazón, Amanecerte la vida, Puedo jurar, Ven y…) al desamor ( Arrepentido, Que te perdone Dios). Lena incluye también un par de homenajes: uno a Cuba, en Ororeiya ("Aunque no volveré a tener/ tu sonrisa jamás/ aún siento en mis labios/ la sal de tu mar"), y otro a su abuela, en Eterna pasajera ("Y al no escuchar tu canto/ descubro que mi llanto/ te pertenece, Elena/ eterna pasajera/ que el viento se llevó").

Pese a ser el álbum de una debutante, Lena representa, en conjunto, un trabajo de muy buena factura. Los muchos años de estudio se hacen evidentes en el notable nivel de profesionalismo y el correcto dominio de la técnica que demuestra Lena como cantante. Su agradable tesitura vocal y su magnífica afinación constituyen un vehículo expresivo idóneo para que se destaquen más sus cualidades como compositora, sobre todo en temas como Arrepentido, Qué sería de mí, Amanecerte la vida. Y también, cómo no, en Tu corazón, que interpreta con Alejandro Sanz y que creó, como ella confiesa, pensando en él ("Me siento muy orgulloso y mi vanidad crece por segundos cuando Lena dice esas cosas", comentó él). En esa composición, Lena hace un cóctel con ritmos caribeños y aires andaluces, que ambos interpretan estupendamente. Pónganlo al lado del dúo que el propio Sanz hizo con Shakira en la insufrible La tortura, y coincidirán conmigo en que Tu corazón es infinitamente mejor.


« Anterior12Siguiente »