Actualizado: 20/03/2023 21:57
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

CON OJOS DE LECTOR

Hecho en Miami

Dos jóvenes intérpretes y compositoras, Lena y JD Natasha, inician con una favorable recepción su andadura profesional.

Enviar Imprimir

Una rockera en pie de guerra

No debe sorprender por eso que su primer disco, Imperfect-Imperfecta (EMI, Miami Beach, 2005), lo grabase cuando tenía dieciséis años. Su salida en el mercado fue muy recibida, y le valió ser nominada como mejor nueva artista, en la pasada edición de los Grammy Latinos. A algunos además Imperfect-Imperfecta les hizo recordar a Pies descalzos, el compacto con el que se dio a conocer la colombiana Shakira. No porque JD Natasha tratara de emularla, ni la tomara como modelo a seguir. Otros la bautizaron como la Avril Lavigne latina, atendiendo al espíritu rebelde y al tono energético de sus canciones. En todo caso, mucho más fácil resulta establecer quiénes son las artistas a quienes ella definitivamente no quiere parecerse: ni a Thalia, ni a Paulina Rubio, ni a Fhey, ni a ninguna de esas chicas guapas cuyo, es un decir, estilo queda definido con exactitud en la expresión inglesa bubble-gum pop ( bubble-gum significa chicle o goma de mascar).

Si hubiese que mencionar a solistas y grupos a quienes JD Natasha confiesa admirar, hay que acudir a nombres como los de Nirvana, The Cure, Radiohead, Enrique Bunbury, David Bowie, Courtney Love, The Beatles, representantes todos del mundo del rock. Y de corte rockero es precisamente la música que ella compone y canta, aunque conviene decir que para expresarse prefiere hacerlo en español, pese a que se desenvuelve con igual soltura con el inglés. Pruebas al canto, ahí están los tres temas en ese idioma que hallamos en Imperfect. ¿Y de qué habla JD Natasha en sus canciones? (Y digo sus, porque catorce de las quince piezas son de su autoría). Pues de los sentimientos y conflictos que suelen compartir las chicas de su edad: el descubrir el engaño de quien prometía amor, cuando en realidad sólo buscaba una aventura pasajera; la evidencia de empezar a darse cuenta de que la vida no es tan fácil como uno creía.

JD Natasha añade también una dosis de rebeldía juvenil. Se rebela, por ejemplo, contra quienes sólo pretenden ver en ella a una jovencita tan guapa como hueca: "No soy una barbie de plástico/ tengo alma". Empieza a despojarse de lo que llama su "estúpida inocencia"; por eso, y a diferencia del álbum de Lena, sus canciones proyectan una visión desencantada y escéptica de las relaciones amorosas: "Estoy en casa/ leyendo tus cartas/ Ay, qué mierda/ Soy imbécil por quererte".

Imperfect-Imperfecta es, pues, una muy atractiva muestra de buen rock, hecho por una chica inconforme y que llega en pie de guerra. Vocalmente, sabe además defender sus canciones con energía y convicción. Se entrega a fondo y se acompaña con su guitarra para pasear un repertorio que va de temas más rockeros y movidos como Plástico y Tatuaje a otros más suaves como Lágrimas, Tanto, Tan cerca y Dime. A sus composiciones, no obstante, hay que ponerle un pero: si musicalmente no puede hacérseles reparos, no puede decirse otro tanto respecto a las letras, que en general son un pelín elementales y pobres. Es ése el único aspecto de Imperfect-Imperfecta en el cual se pone más de manifiesto la bisoñez de JD Natasha. Ella y sus productores harían bien en solicitar la colaboración de un letrista para sus próximos proyectos.

Hecho este reparo, quiero concluir esta reseña llamando la atención sobre el tema que cierra el compacto. Es una excelente y personalísima versión acústica del Hey Ya de Outkast. Que yo conozca, hasta ahora nadie se había atrevido a cantar este tema, que tan brillantemente interpretan sus creadores originales. Quienes lo conozcan, entenderán bien lo difícil que es imaginarlo por otros artistas. Mas he aquí que JD Natasha lo retoma, le da la vuelta y transforma el sarcasmo punk, infeccioso y festivo que André 3000 pone a la canción en un desgarrado himno de la ansiedad y la angustia juvenil. Si esto no es poseer talento, pues hay que decir que es algo que se le acerca bastante.


« Anterior12Siguiente »