Actualizado: 20/09/2021 9:45
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine, Cine cubano, Arte 7

Historias secuestradas

Veritas se suma a ese grupo importante de documentales que exploran el lado censurado de la realidad cubana

Comentarios Enviar Imprimir

Desde que el castrismo se afianzó en el poder y quedaron en sus manos todos los medios de prensa y comunicación, así como toda las instituciones culturales y educacionales, que a partir de ahí responderían exclusivamente al poder central, sin alternativas posibles, quedó secuestrada la narrativa de la historia de las últimas seis décadas. La única versión que se da a conocer al mundo y con la que se han ido educando varias generaciones de cubanos, es la que ofrecen los medios oficiales al servicio del gobierno.

En el caso del cine, construyeron una poderosa e incontestable maquinaria propagandística que no solamente ofrecía las imágenes aprobadas de lo que se debía contar, sino que además estaban en total posesión de cualquier tipo de documentación, que a su vez archivaban y solo permitían usar a quienes ellos daban el visto bueno. Eso ha generado que hay hechos históricos de varios periodos, que permanecen en la mayor oscuridad y cuya exploración es altamente difícil.

La invasión de un par de miles de cubanos con el apoyo de Estados Unidos, que intentaron desatar una rebelión popular para acabar con un régimen que sabían injusto, ocurrida entre el 17 y el 19 de abril de 1961 y conocida como “La invasión de Bahía de Cochinos” o de “Playa Girón” es uno de esos hechos que fue tergiversado y manipulado ante la opinión pública cubana y mundial. Documentales, canciones, libros y programas televisivos, todos con el sello de aprobación oficial, fueron producidos y ampliamente distribuidos por muchos años, creando la única exposición conocida de los hechos.

Por suerte, la erosión histórica es algo inevitable y el sistema, si bien ha sobrevivido por demasiado tiempo, ya comienza a mostrar grietas. Los nuevos medios digitales de producción audiovisual han hecho posible la producción alternativa, si bien aún no muy extensa y no exenta de riesgos, tanto de cubanos en la isla como en la diáspora. Surge un nuevo discurso, una nueva narrativa y los hechos históricos comienzan a ser revisados.

Veritas, el documental del joven realizador Eliecer Jiménez Almeida sobre los sucesos de Bahía de Cochinos, se inscribe en esta nueva y creciente tendencia. Jiménez Almeida adopta un enfoque minimalista muy interesante. No va a cuestionar directamente la historia oficial con nuevas perspectivas o con datos desenterrados. Se centra en el testimonio de una decena de miembros de la Brigada 2506 y los deja expresar su visión de los hechos, su perspectiva, las emociones que aun sienten con respecto a la misión.

Estos son hombres que fueron estigmatizados por el gobierno de Castro como “mercenarios” (que no fueron, nadie cobró), a quienes se les intentó humillar en un espectáculo montado para la televisión, durante el cual muchos se mostraron dignos y firmes (yo era muy pequeño, pero aún recuerdo las comparecencias y respuestas de muchos de ellos, ante sus soberbios inquisidores, que sorprendieron a muchos), que fueron involucrados en uno de los peores proyectos del gobierno americano, iniciado por Eisenhower y heredado por Kennedy quien, nunca convencido de su efectividad, le dio un apoyo anémico e incumplió con muchas de las promesas que se le hicieron a los combatientes.

Todos se expresan con calma, pero sin dejar de mostrar lo que aun sienten, lo que les queda de ingenuidad. De la forma que se realizan las entrevistas, el director evita el teque, el sermoneo grandilocuente. No hay el menor asomo de protagonismo en estos verdaderos protagonistas. Esto pudo haber sido un documental mas de cabezas parlantes, pero, a falta de material de archivo, Jiménez Almeida utiliza ingeniosamente gráficos, dibujos animados y pietaje de otros archivos. Incluso tuvo la temeridad de viajar a Cuba para filmar clandestinamente en el lugar de los hechos y mostrar imágenes nunca vistas, de los restos de embarcaciones y pertenencias que todavía yacen en la bahía.

A través de todo esto se consigue un bildung impresionante en la trama, transcendiendo el interés local. El realizador contextualiza con la información básica que se necesita para entender los hechos, no hay didactismo. Su utilización del sonido es impresionante por su sutileza, a veces parece que no lo hay y sin embargo está ahí, funcionando orgánicamente. Sin sentimentalismos baratos, logra dar las emociones de los personajes a quienes, en un golpe maestro, no identifica hasta el final, acentuando la fluidez y la sinceridad de sus testimonios. Nos convencen no por quienes son, sino por la sinceridad y la espontaneidad de sus discursos.

En sus filmes anteriores, Usufructo, Persona y Entropía, cortometraje, mediometraje y largometraje respectivamente, utiliza el mismo enfoque minimalista, que utiliza muy bien, descansando en la fuerza de la imagen sin necesidad de diálogos continuos. En todos, Jiménez Almeida, dirige, escribe, fotografía y coedita de sus materiales. En Veritas también cuenta con el eficiente trabajo de edición del veterano Jorge Abello. Hace un cine en el cual la experiencia personal se eleva por si misma a nivel de denuncia social.

Veritas se suma a ese grupo importante de documentales que exploran el lado censurado de la realidad cubana, que se remonta a Conducta Impropia (1984), de Néstor Almendros y Orlando Jiménez Leal, Nadie escuchaba (1987), también de Almendros, esta vez con Jorge Ulla de codirector, y mas recientemente Sueños al pairo (2020) de José Luis Aparicio y Fernando Fraguela, Nadie (2017) de Miguel Coyula y A contratiempo (2016), de Jorge Soliño, por citar los que me parecen mejor realizados.

Veritas (EEUU, 2021). Guion, dirección y fotografía: Eliecer Jiménez Almeida. Edición: Jorge Abello. Documental. Se encuentra en proceso de buscar distribuidor y se exhibirá en festivales.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.