Actualizado: 03/07/2020 15:57
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Bibliotecas, Colección Cubana, Literatura

Homenajeando a Lesbia Orta Varona

Se jubilan en Miami dos bibliotecarias que han dado continuidad a una constructiva tradición cubana

Comentarios Enviar Imprimir

El próximo mes de mayo de este año se retiran dos importantes bibliotecarias cubanas que han realizado una gran labor profesional por la cultura cubana. Una de ellas es la Dra. Esperanza Bravo de Varona, Directora Titular de la Cátedra que lleva su nombre y de la Cuban Heritage Collection de la Universidad de Miami, y también lo hace Lesbia Orta Varona, referencista y bibliógrafa de la mencionada colección, cuyas jubilaciones representan un cambio de giro de una larga trayectoria de bibliotecarias cubanas que han funcionado en dicha universidad desde 1959, como Rosa Abella, Ana Rosa Nuñez, Evidia Blanco, y muchas más, en línea de continuidad con una constructiva tradición cubana. Habría que remontarse en esta tradición, a otros apasionados del libro en la mano que en el siglo XX, como José Antonio Ramos, que tanto luchó (y sufrió) en la Biblioteca Nacional de Cuba, se empeño en procesos de renovar archivos con nuevas técnicas de catalogación. De más está agregar, naturalmente, la importancia del Cuban Heritage Collection como principal agente de preservación del legado cultural cubano en el exilio.

Dentro de este contexto, al iniciar mis investigaciones académicas en Estados Unidos en torno a las letras cubanas, mi relación más directa se estableció con Lesbia Orta Varona, diríase que de libro a libro, lo que me llevó a valorar de forma inmediata, la magnitud de su contribución dentro del marco de la cultura cubana. Para citar un ejemplo, hace apenas dos semanas, con motivo de mi reciente interés en el género negro y con el objetivo de trazar sus fuentes, tenía necesidad de consultar una novela corta de Lino Novás Calvo, Un experimento en el Barrio Chino, publicada en España, el 26 de junio de 1936, en una colección que se llamó “La novela de una hora”, que hoy en día no se puede leer en ninguna otra parte porque no ha tenido una re-edición, difícil de localizar, pero cuyo único ejemplar disponible, posiblemente en todo el mundo, Lesbia Varona localizó en una biblioteca universitaria norteamericana. Es una muestra, además, de la libertad de expresión sin cortapisas, libres de las normas totalitarias de la sociedad marxista, y fuera de los límites elitistas de las sociedades aristocráticas y capitalistas de siglo XIX, extensible al siglo XX, donde la alta cultura se limitaba a unos cuantos elegidos, y el disfrute del libro se circunscribía a las bibliotecas privadas, que muchas veces no pasaba de decorar ostensiblemente los anaqueles.

No creo que el referido caso de la narración de Lino Novas Calvo, sea único, sino un ejemplo de esas línea de ferviente comunicación intelectual que Lesbia ha establecido por muchos años como ejemplo de servicio público, trascendiendo límites generacionales que unifican a aquellos que llegaron antes y los que llegaron después, pero donde ser cubano es lo que cuenta o estar interesado en su historia y su literatura, es lo significativo. Mi experiencia dista de ser la excepción. Dejando a un lado su carismática personalidad, su cubanía, su conciencia positiva del trabajo, y otras múltiples consideraciones, Lesbia es merecedora de un reconocimiento colectivo, que, además, refleja a la comunidad cubana de la diáspora, dispuesta a reconocer donde residen sus más auténticos valores y los más legítimos esfuerzos.

Esta labor permanente, continuada, silenciosa, anónima de Lesbia Orta Varona, de la que la anécdota inicial es sólo un episodio personal, se encuentra entre las otras muchas contribuciones de esta naturaleza que ha realizado ayudando a otros investigadores; traspasando espacios, geografías, ideologías; rompiendo con el marco cerrado de la sociedad totalitaria cubana; estableciendo nexos de comunicación bibliográfica con todos, incluyendo bibliotecarios en la Isla; enriqueciendo la evolución, desarrollo y universalización de la cultura nacional, que le da significado y razón de ser al homenaje propuesto, de carácter muy personal, que “los amigos de Lesbia Varona” le rendirán en un almuerzo en su honor, el día 26 de mayo de este año, en Miami.

No me encuentro yo entre los organizadores, pero dos personas muy allegadas sí lo están, mi amigo Rolando Morrelli, Editor de La Gota de Agua, otro apasionado del rescate de la cultura nacional; y Yara González Montes, a quien conozco desde hace más de medio siglo y sé lo mucho que ama la literatura y los libros. Sirvan estas líneas para apoyarlos y dar a conocer esta reunión de amigos de Lesbia Varona. Por su labor silenciosa, el casi anonimato de esta tradición legendaria del libro desde tablillas de la ley, palimpsestos y códices medievales, digitalizaciones cibernéticas que navegan por ignotos espacios amazónicos y cósmicos, como una ascensión intangible casi de una nueva mística y mitificación del verbo, el encuentro con Lesbia Varona es mucho más que un reconocimiento individual, corporal, de lo que representa una vida tan vinculada al libro, específicamente el libro cubano del que todo nosotros somos parte y deudores.

No dejen de asistir y divulgar esta noticia. A los efectos del encuentro con Lesbia Orta Varona el 26 de mayo del 2013, a las doce del día, en Miami ponerse en contacto con los organizadores: Rolando D.H. Morelli (rolandomorelli@comcast.net) y Yara González Montes (yarmontes@aol.com).


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

La bibliotecaria Lesbia Orta Varona, referencista y bibliógrafa de la Heritage Collection de la Universidad de MiamiFoto

La bibliotecaria Lesbia Orta Varona, referencista y bibliógrafa de la Heritage Collection de la Universidad de Miami (fotografía de Asela Torres).

Relacionados