Actualizado: 29/02/2024 16:32
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine, Lanthimos, Arte 7

La bestia del Dr. Baxter

Lanthimos, con este filme, ha vuelto a su forma habitual

Comentarios Enviar Imprimir

Llego un poco tarde a Poor Things, pero la dicha es buena. Me resistí un poco a verla. Admiré el cine de Yorgos Lanthimos desde que comenzó con Dogtooth, Alps y luego con The Lobster, pero con The Killing of a Sacred Deer y The Favourite me dio la impresión que se estaba convirtiendo en una caricatura de sí mismo con la intención de abrirse las puertas de Hollywood, me parecieron un mero ejercicio de estilo de alguien con un talento inmenso.

En Poor Things, Lanthimos versiona a su manera el Frankenstein de Mary Shelley para crear una comedia negra llena de sarcasmo y con una sorprendente imaginería visual. El Dr. Godwin Baxter, un reputado pero extravagante científico, que efectúa operaciones inverosímiles y juega con la resurrección tanto humana como animal, creando criaturas estrafalarias, logra resucitar a Bella (a quien con todo su derecho le da el apellido suyo), una joven que estando embarazada se suicida y al rehacerla, le pone el cerebro del bebé que tenía en su vientre, quien sobrevivió a su madre.

Bella es una mujer que tiene que comenzar de cero y evolucionar con el cuerpo adulto pero la mente de un feto. Así la vemos cómo va desarrollando las habilidades motoras, el lenguaje, la conducta social y la coordinación del intelecto. Todo bajo el resguardo de Godwin, que la tiene restringida a un ambiente controlado, no la deja salir a la calle o asomarse mucho a las ventanas.

Entonces llega un abogado corrupto que la saca de su prisión para llevarla a recorrer el mundo en un viaje en el cual descubrirá el sexo y las relaciones de clase, todo lo cual Bella mira con ojos de ingenuo asombro. El aprendizaje se le va de las manos al abogado, quien en realidad no entiende bien a Bella y esta se sigue liberando con sus descubrimientos, sobre todo cuando consigue trabajo en un burdel de París.

Todo esto parece suceder en un Londres novecentista, pero esto es un universo de Lanthimos, poblado de anacronismos y figuras imaginarias y puede ser cualquier momento, cualquier lugar. La composición visual es extraordinaria, pero no se desvía de su tema ni de su argumento, no está para entretener y disfrazar falta de contenido, sino, todo lo contrario, para involucrarnos completamente en él. No seguiré contando la trama, porque este es un filme lleno de giros irónicos y muchas veces impredecibles. Las discusiones y los diálogos pueden ocurrir hace doscientos años o ayer por la tarde. Hay tanto vigencia de obsesiones antiguas como de lucidez actual.

Lo que me parece un defecto obvio, es su agenda feminista, no porque esté contra el feminismo, sino porque me molesta cualquier forma de arte que se rija por planteamientos predeterminados. Sin embargo, está hecho con sutileza y con sarcasmo refinado y nunca cae en el panfleto, aunque se le acerca.

Lanthimos, con este filme, ha vuelto a su forma habitual. Envuelto en un universo todo suyo, original y legítimo, dirige a la perfección todo ese muestrario de horrores que nos hace recorrer, pero sin perder nunca el sentido del humor. El guion de Tony McNamara, que había trabajado con Lanthimos en The Favourite, y de Alasdair Gray, quien hasta ahora había hecho solamente libretos para la televisión, es muy directo y lleno de ingeniosidades y Lanthimos lo absorbe y lo convierte en imagen a la medida de sus intenciones.

Willem Dafoe, en su papel de Godwin Baxter, se muestra en su ambiente, con un personaje parecido a muchos que ya ha hecho, lleno de prótesis, destrozado por la vida, un hombre que piensa que su grandeza no cabe en este mundo, pero Dafoe se las arregla para interpretar con frescura y con su soltura de siempre, se nota que disfruta su actuación. Mark Ruffalo como Duncan Wedderburn, el abogado que rapta a Bella, está muy bien, aportando el cinismo necesario al rol. Hay una pequeña aparición de una casi irreconocible Hanna Schygulla, que roba los minutos en los cuales aparece, con un gran sentido de la burla y del kitsch.

Pero quien más se destaca, por encima de muchas actuaciones excelentes, porque todo el cuerpo de actores secundarios está muy bien, es Emma Stone. Ha asumido un papel bien complejo en el cual tiene que pasar por diferentes fases del desarrollo cognitivo y de la personalidad y llena a su personaje de gracia. No hay sobreactuación, a pesar de haber tenido oportunidades de caer en ello. Es una interpretación extraordinaria a la cual no se le puede sacar ningún defecto. Deberá recibir muchos premios por su trabajo.

Otro elemento fundamental para este filme es la fotografía. El fotógrafo irlandés Robbie Ryan, quien trabajó también con Lanthimos en The Favourite, ajusta su lente al universo creativo del realizador. El matiz de los colores, las diferentes aperturas del lente y el enfoque de las secuencias se convierten en un narrador adicional que ayuda a la fluidez de la trama y subraya los temas del argumento.

Es bueno saber que Lanthimos, ya fuera de Grecia, ha vuelto a su forma inicial.

Poor Things (Irlanda/Reino Unido/Estados Unidos, 2023). Dirección: Yorgos Lanthimos. Guion: Tony McNamara y Alasdair Gray. Dirección de fotografía: Robbie Ryan. Con: Emma Stone, Willem Dafoe y Mark Ruffalo. De estreno amplio en todo Estados Unidos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.