Actualizado: 17/05/2022 17:16
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Allen, Cine, Arte 7

La hora del retiro

Rifkin’s Festival es un mal e inútil filme de un buen director

Comentarios Enviar Imprimir

Es muy difícil para un artista decidir cuando debe retirarse. No creo que sea posible establecer límites a la creatividad, siempre hay algo nuevo que decir, siempre hay algo nuevo que aprender. Cuando se crea por muchos años es inevitable una tendencia a la arrogancia, a no escuchar a nadie, a sentirse seguro de lo que uno hace.

Rifkin’s Festival es el cuadragésimo séptimo filme de Woody Allen (quien ya está filmando su filme cuarenta y ocho). Ya sus últimos cuatro trabajos no añaden nada valioso a su historial. Irrational Man (2015), Café Society (2016), Wonder Wheel (2017) y A Rainy Day in New York (2019), son cansonas y cansinas. Refritos pobres de sus temas anteriores. La crítica no ha sido generosa con ellas, pero Woody continua su producción a pesar, o quizá debido a los problemas que lo han agobiado en su vida personal. Su último filme interesante fue Blue Jasmine (2013).

Mort Rifkin, un retirado profesor de cine, que está involucrado en la escritura de una novela, acomapaña a su esposa al festival de cine de San Sebastián. Ella es una especialista en relaciones públicas que tiene varios compromisos que cumplir, entre ellos, estar al tanto de la promoción de un director de cine francés, quien es uno de sus clientes y con quien, sospecha Rifkin, ella está teniendo una relación al menos, sexual.

Con gran abulia, Rifkin anda a la deriva por el festival mientras su mujer, al menos veinte años más joven, hace de las suyas a la vez que trabaja. Rifkin se pasea solo por las calles de San Sebastián mientras ella se pasea con el director francés. Como alter ego de Allen, Rifkin es un hipocondriaco que se encuentra con una médico atractiva y a su insistencia, pasan unos momentos idílicos en lugares hermosos. Por supuesto, en su papel de viejo verde apático, Rifkin se involucra mucho más que la doctora.

El filme toca todos los temas que Allen ya ha recorrido a lo largo de su carrera, como la infidelidad, el temor a la muerte, el sentido del amor, el papel del arte y la vanidad humana. Como siempre, se burla de los valores convencionales, de los títulos académicos y de la rigidez de las clases sociales. Tiene algunas viñetas interesantes que recrean fragmentos de filmes de Bergman, Fellini, Godard, Lelouch y Buñuel. Allen, en cierta medida quiere explicarnos todas sus influencias artísticas, que todos quienes lo hemos seguido ya sabemos. Hay todo un referente artístico confesional.

Allen es un gran artista, con una obra trascendente, pero aquí toca esos mismos temas de siempre con cierto ingenio y poca inspiración. Se vuelve repetitivo y hace que la película, que solamente dura 88 minutos, parezca mucho más larga, a pesar de que al menos presenta un agradable paseo turístico por San Sebastián. A veces se agradece más un Woody Allen malo que un Michael Bay bueno (o que un Wes Anderson pasajero).

Wallace Shawn, como Rifkin, y alter ego del director, retoma un poco un papel que ya hizo con Allen en Manhattan. Pero lo hace muy bien y le da credibilidad a un personaje que de otra forma no tuviera vida. Gina Gershon sorprende con su actuación, lo que me da a entender que es una buena actriz que ha sido estereotipada en Hollywood. Ya había mostrado su potencial en un pequeño papel en City of Hope, de John Sayles, y luego en Bound, pero luego la industria olvidó sus talentos y la relegaron a papeles olvidables. Elena Anaya también se destaca como objeto de la repentina pasión de Rifkin. Louis Garrel hace lo mejor que puede con su papel de director de cine francés, a propósito estereotipado.

La fotografía del extraordinario Vittorio Storaro, viejo colaborador de Allen, es excelente, así como la música, siempre escogida por el propio director.

Rifkin’s Festival es un mal e inútil filme de un buen director. Se puede ver sin mucha consecuencia. Es quizá un llamado a la reflexión para Allen, quien a sus 86 años a lo mejor debiera estar ponderando si ya es hora de retirarse, aunque no creo que nada que haga, por muy malo que sea, ponga a riesgo su legado.

Rifkin’s Festival (España/Estados Unidos/Italia, 2020). Guion y dirección: Woody Allen. Director de fotografía: Vittorio Storaro. Con: Wallace Shawn, Gina Gershon, Louis Garrel y Sergi López. De estreno limitado en las ciudades más importantes de Estados Unidos. Disponible en la plataforma de Amazon.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.