Actualizado: 21/07/2019 2:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Opinión, Cultura, Música

La segunda cita de Silvio

Más allá de su posición política, Silvio Rodríguez es un músico en plenitud creativa, excepcional e ineludible, como demuestra en su último álbum

Comentarios Enviar Imprimir

Cita/ f. Acción de citar. //Acuerdo que establecen dos o más personas para verse y hablarse.// Convocatoria.// Entrevista en un determinado lugar de varios sujetos para tratar algún asunto.// Reunión, encuentro, requerimiento, acuerdo, convenir, acordar, llamado.

Silvio Rodríguez Domínguez (San Antonio de Los Baños, Cuba, 1946) tuvo una primera cita con ángeles en 2003. Seis años después decidió convocar de nuevo a los serafines, deja constancia del encuentro en Segunda cita (Ojalá Producciones, 2009), su producción musical número 26 que subraya vitalidades y vuelta sonora al LP Causas y azares (1986) grabado con el Grupo Afrocuba dirigido en aquellos años por el pianista y flautista Oriente López.

Lo primero que sobresale de esta entrega es la nómina de los músicos que acuden al llamado. El pianista Roberto Carcassés (cabeza del renovador proyecto Interactivo), el contrabajo Feliciano Arango ( ex integrante de la Orquesta de Issac Delgado y NG La Banda), los trompetas Julio Padrón (ex Irakere) y Alexander Abreu (ex Irakere, director fundador de la orquesta timbera Habana de Primera), la flauta y clarinete Niurka González (cómplice del juglar en los amores y en varios trabajos musicales), el sax tenor José Carlos Acosta Embale, el percusionista y batería Oliver Valdés, el joven tumbador Adel González Gómez, el trombonista Juan Carlos Marín Elósegui y la voz de Haydée Milanés. Todos jazzistas, compositores, arreglistas y conocedores de las nuevas modalidades de la música cubana contemporánea en la modalidad bailable (Timba Habanera).

El cantautor de San Antonio consigue una acústica fundamentada en el trío de jazz (piano, bajo y batería) y la complementa con metales, percusión cubana, guitarra y cuerdas. “En el disco por momento hay más percusión, por momentos hay metales, por momentos hay hasta cuerdas, pero siempre lo fundamental, el peso del disco, es ese sonido acústico del trío, o cuarteto”, comenta el autor de “Ojalá”.

Una clasificación apresurada de las composiciones ―retumbos de habanera/danzón/vals (“Toma”, “San Petersburgo”, “El gigante”); aires de trova/ guajira/balada jazzística/son (“Tonada del albedrío”, “Carta a Violeta Parra”, “Sea Señora”, “Trovador antiguo”, “Segunda Cita”); bolero filin (“Demasiado”, “Dibujo en el agua II”); blues/eco hard bop (“Huracán”); son timbero (“Bendita”)— , permite puntualizar que Segunda Cita es un álbum invadido por evocaciones. Madurez de un compositor que regresa a sus obsesiones melódicas/armónicas: “Trovador antiguo” se entronca con “Yo soy de donde hay un río”; “Bendita” tiene afinidades rítmicas con “Causas y azares”; “Huracán” toca ramajes melódicos de “Te amaré”; “Segunda cita” se entromete en secuencias de “En el claro de la luna”; “Tonada de albedrío” coquetea con “Llover sobre mojado”; “Toma” asume tinturas de “Supón”…

Silvio y músicos del disco Segunda citaFoto

Músicos participantes en Segunda cita. De izquierda a derecha: el bajo Feliciano Arango; en el centro de la escalera, Silvio Rodríguez; en la extrema derecha, Robertico Carcassés y detrás el baterista Oliver Valdés.

“Hacía años que Robertico Carcassés y yo habíamos hablado de la posibilidad de hacer algo en colaboración”, declara Silvio. La participación del director de Interactivo es clave. Carcassés inunda de modernidad las ramblas armónicas de los temas: distribuye con elegancia los riffs de los metales, encausa la flauta a una dicción charanguera (“Toma”) y mambea con cadencias timberas los montunos (“Bendita”).

Ojo con el magistral solo lloydiano de Acosta en “Huracán”. Presten atención a la voz segunda de Haydée Milanés. Magistrales los riffs barrocos de las trompetas en “Sea señora”. Disfruten flauta y clarinete pintando pasajes de lloviznosas avenencias melódicas (“Toma”, “El gigante”, “Bendita”). Escuchen los dibujos sutiles de los breves solos del trombón en “El gigante”. El piano siempre delineando las armonías, arremetiendo acordes sincopado con elegantes ataques (“Segunda citas”, “Huracán”). El bajo en un walking juguetón dialogando con el hit-hat del baterista. La percusión cubana entrometida en el after beat jazzístico (“Bendita”, “Toma”, “Segunda cita”). Hermosa atmósfera haydniana de las cuerdas en “Segunda cita”. Guitarra trovadoresca de arpegios santiagueros en “Trovador antiguo”. Guaguancosera improvisaciones de Silvio en el mambo de “Bendita” con un estribillo coral de pegajosa invitación bailable.

Textos en causes de un desborde a veces en bosquejos de una lírica de hermosa transparencia (“Toma el mínimo alimento / que te ofrece una canción”; “el horizonte es el espanto; / la miniatura, el amor”; “El amor es el más puro / néctar contra la tristeza. / Bendita su naturaleza”; “Me dibujo en el agua, / me imagino y me creo”; “Partero fui de un futuro / escurridizo, inasible, / seguramente posible / si no le ponemos muros”; “El dolor que no curen los ángeles / ojalá que no puedan volver”…); otras, en una retórica contradictoria (“ningún intelectual / debe ser asalariado / del pensamiento oficial”; “Superen la erre de revolución” ¿? ¡; “Restauren lo decrepito que veo, / pero déjenme el brazo de Maceo”…)

Músico en plenitud creativa, excepcional e ineludible (sus devaneos castristas, harina de otro costal). Segunda cita, uno de los mejores cuadernos de la canción cubana contemporánea.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.