Actualizado: 05/04/2020 0:00
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Arte 7, Wim Wenders, Pina, Cine

La visión del artista

Wenders ha embestido con la cámara en tercera dimensión como si estuviera poseído del espíritu de Pina Bausch

Comentarios Enviar Imprimir

No soy aficionado al género documental. Me parece casi siempre lleno de agendas que, más allá de lo que capta el lente, se define en el cuarto de edición donde el director deja fuera todo lo que se interpone en el camino de su misión por muy poco definida que esté. Es un género arbitrario.

Pina es una de esas excepciones que confirman la regla. Es un documental sin argumento, ni narración, ni estructura cronológica y está casi completamente descontextualizado. Sin embargo, en esta premisa consiste todo su valor artístico y su pureza cinematográfica. Yo tenía un mínimo conocimiento, casi nulo, de la obra de su sujeto, pero ello no impidió que disfrutara plenamente de la película y que saliera del cine sin mucha más información pero con una total comprensión de la estatura artística de su obra.

La coreógrafa y bailarina alemana Pina Bausch (1940-2009), creadora del Tanztheater de Wuppertal, creó un estilo y desde los años setenta está considerada como una de las artistas más influyentes en el mundo de la danza moderna. Su obra más conocida, Café Müller (1977), obtuvo gran difusión mundial cuando Pedro Almodóvar la utilizó para la secuencia inicial de su filme Hable con ella (2002), ganadora del Oscar a la mejor película en lengua extranjera en el año 2003. Fundó su grupo en 1972 y a partir de ahí trabajó continua e incansablemente hasta su muerte.

Wim Wenders estuvo por más de tres años intentando hacer un trabajo en conjunto con Bausch, pero cuando ya todo estaba listo para comenzar a rodar, ésta murió de cáncer del pulmón, cinco días después de haber sido diagnosticada. Todo el mundo conoce a Wenders (Dusseldorf 1945) por su famoso documental Buena Vista Social Club (1999). También dirigió, entre muchas otras, Paris, Texas (1984), largometraje con el cual ganó la Palma de Oro del Festival de Cannes de 1984. Mi película favorita de Wenders es El amigo americano (1977), una fenomenal adaptación de la novela homónima de Patricia Highsmith.

Lo que iba a ser una colaboración se convirtió en un tributo, pero Wenders ha embestido con la cámara en tercera dimensión como si estuviera poseído del espíritu de Pina. Su visión artística se funde con la de ella para ofrecernos toda la riqueza de su obra. La misma artista no pudo haber imaginado algo mejor. En general no me gustan las películas en 3D porque usan la técnica como un señuelo para atraer al espectador a tramas generalmente inocuas, solamente como alarde técnico, orfebrería vacía. Pero aquí la excelente dirección de fotografía realizada magistralmente por Helene Louvart, se usa para expresar toda la riqueza de los escenarios y hacer al espectador parte del filme, que a su vez contiene espectadores anónimos. Recorre diferentes coreografías, unas tales y como fueran compuestas por Bausch, pero integradas y transmutadas como solo se puede hacer en cine. Transporta algunas de las obras a escenarios rurales, a fábricas desiertas, a parques urbanos y al centro de la ciudad, donde se mueve a través del Schwebebahn de la pequeña y pintoresca Wuppertal (ciudad en la cual nació Federico Engels). Como espectador uno siente el agua, la tierra y las tablas que se usan en las escenografías y se deja confundir por la composición gráfica para a veces sentirse parte de la coreografía, solo que esta vez le pertenece a Wenders. Esta película desarrolla la fusión de la visión creadora de dos artistas, integrando sus medios. Esto no es danza filmada, ni es un documental en el sentido convencional de la palabra. Ambos artistas parecen habitar cómodamente sus dominios. Wenders canaliza la visión estética de Bausch, en donde hasta el envejecimiento es embellecedor y la tristeza es redentora. Un arte sin codificaciones en el cual a cada ejecutante se le invita a expresarse libremente, a buscar espontaneidad dentro de si mismo, a utilizar todo su cuerpo y no detenerse hasta el cansancio. Es el riesgo como arte, en donde lo individual se funde con lo colectivo porque cada bailarín tiene que confiar en los otros para poder culminar su gesto.

El único defecto del filme es el hecho de que todos los bailarines van a ofrecer individualmente su visión de Pina y aunque no todos los testimonios son montados de manera similar, —unos hablan, otros solo miran a la cámara, todos bailan o expresan—, y sus presentaciones son diferentes, a la larga el recurso se vuelve predecible y ligeramente tedioso. La película completa su círculo con una secuencia final similar a la de apertura, como un circo fellinesco con su caótica belleza.

Buena Vista Social Club fue nominada al Oscar para el mejor documental en el 2000, pero no ganó, aunque fue premiada en muchos festivales importantes. Pina acaba de ser nominada este año para el mismo premio, espero que esta vez Wenders se lleve la estatuilla, no me imagino que pueda haber otro filme mejor en esa categoría.

Pina (Alemania-Francia-Reino Unido 2011). Guión y Dirección: de Wim Wenders. Fotografía: Helene Louvart. Con la aparición de los miembros del Tanztheater de Wuppertal interpretando diferentes fragmentos coreográficos de la obra de Pina Bausch. Actualmente se estrena en varias ciudades de Estados Unidos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Fotograma de la película Pina, de Wim WendersFoto

Fotograma de la película Pina, de Wim Wenders.

Relacionados

CINE-TRÁILER, DOCUMENTAL

Tráiler del documental “Pina”, de Win Wenders

Un filme escrito, dirigido y producido por Wim Wenders, que “revolucionará la relación entre el cine y la danza, no solo por estar grabado en 3D, sino por la originalidad de su planteamiento”. La película fue rodada íntegramente en escenarios urbanos y naturales de Wuppertal, ciudad alemana en la que Pina Baush residió durante 35 años y hogar de la compañía que fundó, la Tanztheater Wuppertal. [Avalondistribution]

Comentarios