Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Música, Música cubana, Lecuona

Lecuona: viaje por algunos discos en los 120 años de su nacimiento

Algunos de los discos que abordan la música de Ernesto Lecuona, al cumplirse hoy 120 años de su natalicio

Comentarios Enviar Imprimir

Ernesto Lecuona (La Habana, Villa de Guanabacoa, 6 de agosto de 1895 - Islas Canarias, España, 29 de noviembre de 1963) es uno de los más emblemáticos pianistas y compositores de Hispanoamérica, sus melodías han viajado por todo el orbe, muchas veces, de manera anónima: danzas, boleros, pregones, congas, comparsas, zarzuelas, criollas, romanzas, valses, canciones andaluzas... / Quién olvida “Desengaño”, “Yo que me olvidaste”, “El Escorial”, “Mi abuela bailaba así”, “Rapsodia negra”, “Como baila el muñeco”, “Granada”, “Danza Lucumí”, “Mis tristezas”, “Canto Siboney”, “Como arrullo de palmas”... / La comparsa, composición que lo consagra internacionalmente: pieza programática y descriptiva que evoca imágenes del carnaval habanero. Progresión dancística de gozosa estampa citadina. Recordar a Lecuona: en el 120 aniversario de su nacimiento, el más universal de los músicos iberoamericanos.

Fue escuchando a Benny Moré (1919-1963), que tuve mi primer contacto serio y detenido con la música de Lecuona: en el fonograma Benny Moréde verdad (EGREM, 1992) aparece “Como arrullo de palmas”, una guajira-mambo del pianista de Guanabacoa que el Bárbaro del Ritmo incluyó en su repertorio. “Como un arrullo de palmas / en la llanura / como el trinar del sinsonte / en la espesura / como del río apacible / del lírico rumor / como el azul de mi cielo / así es mi amor...”. El arreglo del trombonista Generoso Jiménez me llamó la atención: preludio de guajira que progresivamente entra a los terrenos del mambo con remate en tiempo de chachachá subrayado por riffs de la sección brass, sencillamente espléndidos.

Decidí profundizar en las composiciones del autor de “Damisela encantadora”. Me sumergí en Lecuona toca Lecuona, de la colección discográfica Esto es Cuba, distribuida en México por Sony bajo licencia de la EGREM. Lecuona ejecuta a piano solo 16 temas de su rico repertorio que inicia con la emblemática “La comparsa”, se pasea por “Danza Lucumí”, “Malagueña”, “Crisantemo”, “Andalucía”, “Siboney” y “Estás en mi corazón”, entre otros, para terminar con “Noche azul”: pianista de primera clase con sentido equilibrado de los conformes y cautivador derrame de clústeres.

Después cayó en mis oídos La Música de Lecuona (Artex, 1991): interpretaciones al piano por Lecuona y canciones en la voz de Esther Borja. Agasajo mayor. La modulación de “Aquella tarde” por Borja me llevó al borde del llanto. La imaginación armónica en “Crisantemo”, “A la antigua”, “En tres por cuatro” y “La comparsa” me hicieron reconocer a un compositor-pianista de pujante idiolecto. Todavía retumba la tesitura penetrante de Borja en esa pequeña obra maestra que es “Te vas Juventud”.

La pianista cubana, radicada en México, Yleana Bautista de la Torre, me regaló su álbum Música Cubana. Lecuona, Cervantes, Saumell (Quindecim Recording, 1998): cuando entré a la atmósfera de “Ante El Escorial” descubrí, fui consciente de la resuelta riqueza de la música cubana, más allá de lo bailable. Aprendí con Bautista de la Torre a apreciar los vínculos de Saumell y Cervantes con el compositor de “Ahí viene el chino”.

El pianista habanero Alfredo Munar (“Sin lugar a duda, Munar es el mejor intérprete de mi música”: Lecuona) graba Ernesto Lecuona (Montilla Records, Orfeón, 1997): ejecuta con acompañamiento rítmico (Cándido y Lenny Calderón) varias piezas concluyentes del catálogo lecuoniano: “Andalucía”, “Dame tu rosa”, “Malagueña”, “Danza Lucumí”, “Aquella tarde”...

Cuba grandes compositores (Orfeón, 1998): Lecuona y sus amigos. Alfredo Kraus modula “Siboney”; Bola de Nieve nos regala “Allá en el batey”; la Orquesta de Cámara de Madrid despliega “Para Vigo me voy”; Marta Pérez frasea “Noche azul”; Carmela y Rafael ilustran “Toda una vida”... Sumario discográfico realizado en México en cordial tributo al músico más trascendente de la Isla.

Imposible olvidar el arreglo en tiempo de chachachá de “Noche azul” en el CD La OriginalOrquesta Aragón de Cuba. 30 Éxitos (Orfeón Videovox, 2001). En recuerdo de antaño (Discos Pueblo, México, recopilación de 1997) —placa Homenaje a La Aragón— se repite “Noche azul” en vocalización de Elena Burke, Moraima Secada, Omara Portuondo y Argelia Fragoso.

Bebo Valdés recurrió con frecuencia a la música de Lecuona (“Ernesto Lecuona es una gloria de nuestra música: con él aprendí mucho. Me identifiqué con su prodigiosa manera de armonizar y construir estupendos y delicados timbres orquestales y, asimismo, observar el uso que hacía de su mano izquierda. Los pianista jóvenes cubanos deben acercarse a Lecuona”: Bebo Valdés). Descargas del Bebo / Bebo Valdés y su orquesta (Orfeón, compendio de 2001): “Tabú” con el protagonismo de una sección brass fuera de serie (Generoso Jiménez, trombón; El Negro Vivar, trompeta; Cabito Quesada, sax...). A todo ritmo (recopilación de la EGREM, 1991): “Siboney” en sustancioso arreglo de pregón-cha. El arte del sabor (Blue Note, 2001) —Cachao, Paquito D’Rivera, Patato Valdés—: breve y enjundiosa ejecución de “Para Vigo me voy”. Bebo. Piano solo (Calle 54 Records, 2006): magistrales acotaciones de “Al fin te vi”, “La comparsa” y “Danza Lucumí”. Bebo Valdés & Federico Brito (Universal Music, 2007): “Noche azul” en tonalidad charanguera: voluptuoso violín de Brito y tumbao elegante y exacto de Bebo.

Diálogo de complicidades. Encuentro cauteloso de padre e hijo en amarradero lecuoniano. Dueto de pianos en Calle 54 (EMI, 2000): “La Comparsa. Cuatro minutos y 31 segundos de confidencias íntimas. La más conmovedora, sincera y transparente factura de la composición de más reconocimiento internacional de Ernesto Lecuona.

Arturo Sandoval & His Group (Malanga Music, recopilación bajo licencia de la EGREM): “Malagueña” en magisterios de alborozada fonología peninsular y afrocubana. ChuchoValdés. Fantasía cubana (Blue Note, 2002): “Three Faces of Lecuona: La comparsa” en apuntes románticos de resonancias chopinianas.

Irakere: “Danza ñáñiga” en Irakere Vol. I (EGREM, 1995). Unforgettable Boleros. Chucho Valdés & Irakere (Velas, 2000): “Estás en mi corazón”, hebras cool y delineaciones de filin y cubop.

Paréntesis: amistad musical en los atajos del piano y la coincidencia del nacimiento en Guanabacoa: Ignacio Villa y la fidelidad. Bola de Nieve. Éxitos de oro (Orfeón, 1998): “Allá en el batey”, un son de costura afro que Bola elucida con sugerentes clústeres y lúdica oratoria.

Ejecuciones de La comparsa. Irakere Vol.IV (Egrem, 1995): conga/jazz de milagrosa acentuación afrocubana. Aires Tropicales (Deputación da Coruña, 2012), fonograma de Paquito D’Rivera con el Quinteto Cubano de Cuerdas Cimarrón, radicado en Galicia. Las cuerdas percuten y el clarinete de Paquito se contonea sobre la melodía. En ese mismo fonograma aparece “Al fin te vi” con atractivo arreglo del violinista Eduardo Cana Flores. D’Rivera vuelve con “Al fin te vi” en Jazz Meets the Classics (Sunnyside, 2014) en formato de piano, trompeta, trombón de válvula, bajo eléctrico, percusiones, batería, alto sax y clarinete.

Hilario Durán, concertino de prosapia lecuonianas, aborda al compositor que mejor conjugó lo español con lo afrocubano, en Motion (Alma Records, 2010) con una atractiva versión de “Danza negra”. En CubanRhapsody (Universal Music, 2011) —a dúo con la canadiense Jane Bunnett (flauta, soprano sax)— suscribe con refinamiento “María la O” y “Danza Lucumí”: paseo instrumental de insinuantes declamaciones de brass y piano.

Triángulo (Telarc, 2002): conjunción de La comparsa por el pianista Michel Camilo/Trio (Camilo, piano; El Negro Hernández, batería; Anthony Jackson, bass) en los puertos del latin jazz desde incitante fonética. El baterista cubano Horacio El negro Hernández songuea los remates en polirritmia de fragosa y sutil exposición rumbera/changüisera.

En New Conceptions (Blue Note, 2003), el arreglo que hace el pianista Chucho Valdés de La Comparsa no tiene cotejo: recodos del jazz afrocubano con desbordada fantasía rítmica-armónica.

Paquito D’Rivera y sus Lecuonerías en Habanera (Enja, 2000) con el Absolute Ensemble de Kristjan Jarvi. Convergencias de citas de composiciones de Lecuona desde el prisma del clarinete del compositor de “Wapango”.

Playing Lecuona (Sony Music, 2015) convoca a tres grandes pianistas: Chucho Valdés, Gonzalo Rubalcaba y Michel Camilo en un proyecto que rinde tributo al autor de “Crisantemo”. Once joyas del extenso repertorio del músico habanero interpretado por Los Muñequitos de Matanzas, The Afro-Cuban Messengers, el guitarrista Raimundo Amador, el contrabajista Lincoln Goines, el baterista Cliff Almond, el cajón Lin Cortés y las vocalistas Omara Portuondo, Ana Belén y Esperanza Fernández. El jazz en diálogo con el guaguancó cubano y concordias andaluzas.

Lecuonerías: el convite inicia con “Danza de los Ñáñigos”. Chucho Valdés con su The Afro-Cuban Messengers (contrabajo, percusiones, tambores batá y batería) y los percusionistas de Los Muñequitos de Matanzas. Clústeres introductorios en trazos lecuonianos, del fundador de Irakere, y llegada guaguancosera de Los Muñequitos en jaculatoria de espléndido montuno en cubop. Rubalcaba se adueña de las invocaciones en “Andalucía”: compañía de Amador y Cortés. Camilo traslada al latin jazz “Y la negra bailaba” con la complicidad de Goines y Almond. Omara Portuondo: la gracia explayada en el fraseo del bolero “Siempre en mi corazón”. Esperanza Fernández en “Malagueña”. “Siboney”: Ana Belén en sutiles recitaciones. Chucho se encarga de “La comparsa”: la suculencia acecha.

Para recordar a Lecuona. Piano solo de magisterio: Rubalcaba (“Ni tú ni yo”, “Para Vigo me voy”) y Valdés (“Ahí viene el chino”). La música de Lecuona en todo su prodigioso hechizo. Lecuonerías, diría Paquito D’Rivera.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.