Actualizado: 23/09/2022 21:11
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Fundora, Arte, Pintura

Los muros de Lazer Fundora

El cosmos de Lazer Fundora deletrea la contemplación en el vértigo de los deseos: entre dos aguas el rojo arde como una estrella de muchos ojos

Comentarios Enviar Imprimir

Los cuadros de Lazer Fundora (La Habana, Cuba, 1965) son bocas humanas que vocean apariciones / las apariciones pronunciadas en los lienzos de Lazer Fundora son irrealidades que todos hemos soñado / notas arriesgadas en los cráteres y torrentes de potros que se miran sudorosos en el galope de la extensión de estrellas azarosas. Estamos frente a un artista plástico que glosa los destellos del júbilo en una invitación a la suavidad paradójica de la rabia arrebujada en la espesura del espejo. Matices escoltando nuestras soledades con tinta de fiereza ensoñada.

Muros que se despliegan al sol: “trozo de cielo vivo y tatuado: / el hombre bebe sol, es agua, es tierra” (Octavio Paz). Lazer Fundora disemina astros: luces interiores descuartizadas en rebanadas de anillos limosos para que la mirada sea cómplice, mientras él acaricia los minúsculos granos del instante y la quietud se engrandece en el intento de borrar la ceremonia de la orfandad acechante en los mercurios.

Una cascada despliega su manto / la mariposa vuela en su transparencia / el fuego destila azul en los sudores del grito/ veo a un caballo galopando sobre la espuma / la guitarra lanza acordes solares / suspendidos, el muchacho y la muchacha mastican delirios / los enemigos se ven obligados a pactar en la calcinación de la pausa: silencio que se asoma: suavidad rabiosa ascendente en la proa del velamen / las balanzas desteñidas por la ausencia de los equilibrios propician el nacimiento, el brote, de una fiesta cómplice de espirales aventuradas: huellas en los enigmas del muro.

Miró, Klee, Tápies, Penk, Basquiat, Bacon, Warhol, Cuenca asomados en grafitis en dimensiones marcadas por un informalismo concebido en rumores: abandono, nostalgia, mirada a la que ha sido, parpadeo incrustado en una presencia de insilio sensorial. Lazer Fundora sigue jugando en las arenas del Almendares: agua que desemboca en su corazón azorado. Apuntes aleatorios manchados de una dulce ironía: tatuajes en los marrones, en los rojos y en los delicados amarillos: inmediatez de la silueta y caos contenido por la transfiguración de unos gestos primitivos empapados de ternura: murallas: tapias del tiempo: “borra de añil que dejan los crepúsculos” (Olga Orozco).

“Vacío y aliento amagan en la piel” (Lezama Lima). El cosmos de Lazer Fundora deletrea la contemplación en el vértigo de los deseos: entre dos aguas el rojo arde como una estrella de muchos ojos. Un barco de papel se hunde en el paisaje del eclipse de una luna que cuelga como un cometa: un niño sostiene la cuerda, en la muñeca de su brazo convergen los ecos de la blandura de una furia a la deriva que dialoga con el balanceo pendular del arrojo amarillento del girasol hasta los bordes del barranco. Sumario de ideogramas oxidados arropados por pardos alaridos. Grietas: estación rota, fantasmal, enmascarada: navajas: miles de cuchillos flotando en el luto: larga cicatriz congelada cruzando los corredores del cielo. “Insumisa piel que borda / lo sagrado” (María Baranda).

“Mi obra es básicamente un testimonio contado por las paredes del tiempo. Es un culto a la desnudez del cuerpo y el alma, que es la puerta a ese océano oscuro conocido como estado de ánimo. Nuestro más profundo sentimientos se revelan para inundarnos de soledad, tentación o la espera de alguna contingencia; en fin, mi obra es sin duda, una mirada al mundo interno del hombre”, expresa Lazer Fundora.

Dicen que la vida fluye en línea recta: las criaturas de Lazer Fundora pronuncian lo contrario: la vida mana hacia el recuerdo para asomarse en los ventanales de la memoria y reafirmar el nacimiento del hombre arropado en su interminable agonía.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.