Actualizado: 31/10/2020 1:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine, Cine francés, Arte 7

Mundos en colisión

La realizadora logra provocar al espectador en esta obra ambiciosa, en la cual quizá quiso abarcar demasiado, aunque no apretó poco

Comentarios Enviar Imprimir

Aminata (Amy) es una preadolescente senegalesa que acaba de llegar a un nuevo apartamento en una zona de Paris habitada mayormente por familias de pocos ingresos y casi todos procedentes del norte de Africa. Llega con su madre y su pequeño hermano. Son una familia musulmana practicante.

Recorriendo el edificio, Amy se tropieza con una muchachita que mientras espera que se le lave la ropa, baila contoneándose acompasadamente y se alisa el pelo con una plancha. Amy todavía no sabe que esta es Angelica, a quien conocerá más tarde en la escuela, pero la muchacha la impresiona por su irreverencia.

Tras finalizar un servicio religioso, en el cual Amy se roba una masbaha que se le cae inadvertidamente a una mujer, se encuentran con la Tía de la madre de Amy, que fue quien les consiguió el apartamento. Es una mujer aparentemente muy seria que gusta de dispensar consejos no solicitados.

En su primer día de clases Amy trata de buscar algún grupo al cual integrarse y ve a Angelica, quien con unas amigas forman parte de un grupo de baile llamadas las “Cuties” (o “Mignonnes”, en el original en francés). Se aproxima a ellas y es inmediatamente rechazada y apedreada. Pero Amy no se va a detener hasta formar parte del grupo.

Amy comparte su pequeño cuarto con su hermano y hay un cuarto reservado para no se sabe para quién hasta que, por accidente, escondida debajo de la cama, escucha a su madre en una conversación telefónica comentar que su esposo, que está al llegar de Senegal, ha tomado una segunda esposa y la boda se efectuará pronto en ese edificio. El cuarto está reservado para la nueva pareja. Amy oye a su madre llorar, conoce su dolor, pero no se atreve a decir nada.

Sus relaciones sociales en la escuela mejoran a medida que se convierte en la parte más importante de las Cuties, pero a su vez no quiere oponerse frontalmente a su familia. Trata de mantener un imposible balance entre sus nuevos intereses, sus nuevas amistades y el respeto a su madre y a su tía. Quiere cumplir con todos. Niña buena y niña rebelde.

Cuties plantea un original drama del conflictivo tránsito hacia la adolescencia. Amy se encuentra dividida entre varios mundos que van a colisionar. El de su cultura ancestral con el de la nueva cultura a la que se va a integrar. Estos a su vez colisionan con el nuevo mundo hormonal que empieza a transformar a la niña. Amy se mueve con decisión, pero confusa. Los bailes, sexualmente provocadores, desafían las creencias que se le inculcaron desde pequeña. Por otra parte, la crisis de su madre, le hace cuestionarse esos mismos valores.

En su primer largometraje, la directora Maimona Doucuré (Paris, 1985), hija de senegaleses y graduada en biología de la Universidad Pierre y Marie Curie, se ha lanzado a tocar una gran variedad de temas que pudieron resultar en un teque insoportable, en un filme pedagógico, en una obra saturada de corrección política, en un asalto a la religión. Sin embargo, se las arregla para evitar todo eso y presentar los conflictos sin tomar partido y dejar que la trama fluya.

Doucuré utiliza muy bien los recursos del melodrama convencional y dirige convincentemente a un grupo de niñas de entre 13 y 12 años que nunca habían estado frente a una cámara. Su guion, sin embargo, recorre demasiados lugares comunes y a ratos resulta predecible, muy visto. De alguna manera, se las arregla para salir con pocas manchas de los lodazales argumentales en los cuales se hunde.

Las actuaciones de las debutantes Fathia Youssouf como Amy y Médina El-Aidi Azouni como Angelica, son realmente impresionantes. Son naturales y tienen una potente presencia escénica. Hay un histrionismo espontáneo que resulta difícil de conseguir en actores tan jóvenes cuando se les da tanta responsabilidad y tantas transiciones dramáticas.

La realizadora, que obtuvo el César al mejor cortometraje en 2017 con Maman, logra provocar al espectador en esta obra ambiciosa, en la cual quizá quiso abarcar demasiado, aunque no apretó poco. Hay que notar que la presencia masculina es prácticamente inexistente y sucede de manera tan orgánica, que uno ni cuenta se da.

Cuando se estrenó en Francia y luego en el festival de Sundance, Cuties fue muy bien recibido y no hubo controversia, pero cuando Netflix, para anunciar su estreno produjo un póster en el cual aparecían las jóvenes en posiciones de actitud sexual, que es en realidad tomado de una de las primeras y mejores secuencias del filme, se alzaron protestas de numerosos grupos que iban desde Q Anon hasta religiosos musulmanes, pidiendo no solamente la cancelación del filme, sino la cancelación de las suscripciones a Netflix. Las peticiones se hicieron a través del sitio Change.org y una de ellas llegó a tener medio millón de firmas. Acusaban a Netflix de explotar sexualmente a las preadolescentes

Netflix cambió el cartel por otro menos sugerente y una vez estrenada la película, hace dos semanas, no hubo muchas más quejas. En realidad, el filme no tiene nada de explotación ni utiliza la hipersexualización de las jóvenes como señuelo para atraer público. Simplemente presenta una realidad de una manera honesta e inquisitiva. Supongo que siempre habrá quien le encuentre otro ángulo macabro a este asunto. Desgraciadamente es común que muchas personas y entidades ataquen una obra de arte sin haberla visto, solamente para imponer sus agendas políticas, religiosas o ideológicas.

Con sus altas y sus bajas, Cuties es un filme ameno, complaciente, quizá demasiado comprometido con un final feliz, pero que presenta un conflicto muy de nuestros días y que lo hace con sobriedad, humor y sutileza. Doucuré desarrolla su argumento con elegancia artística y, más allá de la solución narrativa, deja al espectador sacar sus conclusiones.

Cuties (Francia, 2020). Guion y dirección: Maimona Doucuré. Director de fotografía: Yann Maritaud. Con: Fathia Yousouff, Médina El-Aidi Azouni, Maimona Gueye y Mbissine Thérese Diop. De estreno por streaming en la plataforma Netflix.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.