Actualizado: 20/09/2019 11:30
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Literatura

Pablo Medina y el cross under

'El forjador de puros', una novela llena de hallazgos lingüísticos y de símbolos de etimología criolla.

Enviar Imprimir

En su obra sistemática Sistemas sociales, Niklas Luhman recurrió a los trabajos del biólogo Humberto Maturana y el neurobiólogo Francisco Varela para poner a funcionar en una concepción global de la sociedad el concepto de "autopoyesis".

Autopoyéticos serían los sistemas autorregulados, capaces de nutrirse de sus propias disfunciones; disfunciones que, por acabar colaborando con dicho sistema, no serían tales. Estas cuestiones de "segunda generación frankfurtiana" tendrían una continuidad con el programa de creación sociológica lanzado por la escuela un tiempo atrás: ¿cuáles son los límites del capitalismo tardío? Constituye efectivamente todo un problema: si el sistema puede autorregularse manejando sus propias disidencias, entonces el capitalismo sería incontestable y paradójicamente habría alcanzado por medio de la historia su fase natural.

En conclusión, la revolución se haría imposible; y esa imposibilidad evidente, desde el momento en que ninguna fuerza insurgente se niega a pagar impuestos: aun los artistas más contestatarios colaboran con el presupuesto.

En estas coordenadas, el llamado "cross over", es decir, el paso de un artista o una obra de arte desde una zona subordinada a otra de dominancia, se convierte en un movimiento demasiado explícito; mientras, el movimiento "underground" en algo demasiado hipócrita. Lo "underground" está excesivamente pegado a la superficie para ser realmente "alternativo"; todo el tiempo se coteja, se brinda a la seducción y trata de incorporarse al valor dominante; De ahí la paradoja de su periódico y autodestructivo reconocimiento.

Cruzando el túnel

Para entender la obra de Pablo Medina, escritor nacido en La Habana —cuyo trabajo se ha producido básicamente en inglés—, es pertinente entender el movimiento de "cross under". En el caso de Medina, la presencia literaria cruza el túnel y no el puente, no pulsa la superficie desde abajo, sino que se muestra en ella de una vez, como hecho consumado, dejando oculto el proceso que llevó a la manifestación.

Medina nos hace ensayar la ceguera; vela sus signos y puede permanecer a nuestro lado sin siquiera insinuar su extrañamiento. Uno de sus "performances" que más me ha afectado: le he escuchado o leído en cuanta fecha cubana o latinoamericana existe, hemos conmemorado aniversarios y aparentado cercanía, siendo al final Pablo Medina un escritor que sobrepasa sus marcas de nacimiento.

Y lo que es más radical: nos entrega una novela llena de hallazgos lingüísticos, un texto abundante en signos y símbolos de criolla etimología, un recuerdo escrito ligado a la historia insular pero que, como resultado, aplica como una historia universal de amor escrita en idioma inglés.

Me refiero a la novela El forjador de puros (Nueva Imagen, México, 2005), que es la traducción al español (Roberto Andrés Haas García) de The Cigar Roller (Grove Press, EE UU, 2005).

Este libro de Pablo Medina es la historia del forjador o torcedor de puros (tabacos) Amadeo Terra. La novela se mantiene interesante todo el tiempo, algo que la diferencia de otras y, sobre todo, de ese tipo de cuento contemporáneo que sacrifica todo al logro de un sorprendente final.


« Anterior12Siguiente »