Actualizado: 05/04/2020 0:00
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Música, Pablo Milanés

Pablo Milanés: Hoy y siempre

La envidiable tesitura vocal de Pablo Milanés le permite desplazarse con soltura de la voz prima a la segunda: sus duetos resumen momentos perdurables

Comentarios Enviar Imprimir

Pablo Milanés (Bayamo, 1943) es uno de los grandes músicos latinoamericanos de los últimos 60 años (perdón por la perogrullada). De formación autodidacta —su madre lo obligaba a cantar cuando era niño— introdujo “un nuevo modo dentro de la canción cubana, desde inicios de la década de los sesenta, ensamblando elementos procedentes de la música universal con formas eminentemente criollas” (Helio Orovio).

Posee capacidad natural para pasearse airoso, por diferentes géneros de la música popular caribeña: el bolero/filin, el son, la canción trovadoresca, la guaracha, el guaguancó, la “nueva canción”, el danzón, la guajira, el bolero mexicano, el joropo, la bomba, la plena… Bolerista de fraseo privilegiado: las interpretaciones que ha realizado de algunas piezas del filin (“Novia mía”, “Si me comprendieras”, “Palabras”, “Deja que siga solo”, “Tu no sospechas”...) son excepcionales.

Milanés ha sabido conjugar con inteligencia, algunas inflexiones de José Antonio Méndez, Benny Moré, Pacho Alonso, Vicentico Valdés, Ignacio Villa y Antonio Machín, hasta convertirse en un vocalista de imaginativa y elegante alocución.

El más sonero de los fundadores del Movimiento de la Nueva Trova cubana, tiene en su haber trabajos discográficos con algunos de los grandes mitos de nuestra música tradicional (Compay Segundo, Octavio Sánchez Cotán, El albino Luis Peña…). En la serie de tres volúmenes “Años” (1981), incluyó canciones y sones de Bienvenido Julián Gutiérrez, Sindo Garay, Rosendo Ruiz, Miguel Matamoros, Francisco Repilado, Jaime Prats, Rafael Gómez y Eusebio Delfín, entre otros, en un rescate que podría considerarse antecedente del boom “Buena Vista Social Club”.

Su envidiable tesitura vocal le permite desplazarse con soltura de la voz prima a la segunda: sus duetos con cantantes de diferentes estilos (Repilado, Serrat, A. Belén, Senante, Buarque, Cuní, L. Vera, V. Manuel, S. Rodríguez, M. Sosa...) resumen momentos perdurables en el balance antológico que nuestra memoria musical realiza con frecuencia.

Hoy y siempre: Canciones de amor y desamor, Todo el filin, Los años (Universal Music, 2014): tres álbumes triples (nueve discos) que compilan 126 temas que han sido determinantes en la carrera del trovador oriental. Antología con algunas imprecisiones en la selección: por ejemplo, en el volumen Todo el filin se incluye “Son de la loma” (Miguel Matamoros), composición de raigambre sonera que nada tiene que ver con el bolero filin. ¿Qué hace en este tomo, “Yo pisare las calles nuevamente” o “Proposiciones”?: la primera, una pieza de propuesta política que hace referencia al golpe de estado de Pinochet en 1973 contra el presidente Allende; la segunda, una composición sonera, la cual debería ocupar un lugar en Los años.

En Los años (catálogo que recoge los números del repertorio tradicional de la música cubana que Milanés ha vocalizado) se incluye a “Mis 22 años” (Pablo Milanés), composición clave en la cancionística de la Isla por la propuesta de rompimiento y continuidad entre filin, son, bolero santiaguero y nueva trova (esta pieza bien pudo ser el prólogo de Todo el filin).

Boleros de compositores cubanos y mexicanos: de “Contigo en la distancia” (Portillo de la Luz) a “Franqueza” (Consuelo Velázquez), de “No te empeñes más” (Martha Valdés) a “La puerta” (Luis Demetrio), de “Novia mía” (José Antonio Méndez) a “Seguiré mi viaje” (Álvaro Carrillo)…

Sones y boleros santiagueros: “Reclamo místico” (Matamoros), “En Guantánamo” (Luis Peña), “Mercedes” (Corona), “La Tarde” (Garay), “Flor de ausencia” (Brito), “Guarina” (Garay), “Chan Chan” (Repilado), “Tormento fiero” (Garay), “Ausencia” (Prats), “¿Y tú qué has hecho?”(Delfín), “Años” (Milanés),”Ojos malignos” (Pichardo), “La Bayamesa”(Garay), “Frutas del Caney”(Caignet), “Juramentos” (Matamoros), “20 años” (Vera)…

Canciones de amor y desamor que han marcado esencialmente la carrera del autor de “Yolanda”: “Para Vivir”, “El breve espacio en que no estás”, “La felicidad”, “Como un campo de maíz”, “Mírame bien”, “Yo no sé”(texto: Sandra Pérez), “Llegaste a mi cuerpo abierto”, “Yo no te pido”, “La novia que nunca tuve”, “Siempre te vas en las tardes” (Eduardo Ramos), “Comienzo y final de una verde mañana”…

Poemas de José Martí: “Mi verso es como un puñal”, “Vierte corazón tu pena”. Neruda: “Para mi corazón basta tu pecho”. Error de los colectores no incluir “Canción” (De qué callada manera), poema de Nicolás Guillén: una de las grandes musicalizaciones del trovador de Bayamo de un texto poético.

Mención aparte merecen las modulaciones de boleros mexicanos. Pablo hace suyos algunos temas emblemáticos del país azteca desde glosas que muchos vocalistas mexicanos celebran con fervores: “Noche de ronda” (María Teresa Lara), “Franqueza” (Consuelo Velázquez), “La puerta” (Luis Demetrio), “Seguiré mi viaje” (Álvaro Carrillo), “Regálame esta noche” (Roberto Cantoral), “Todo y nada” (Vicente Garrido), “Nocturnal” (José Sabre Marroquín), “Mi último fracaso” (Alfredo Gil), “El ciego” (Manzanero), “Llorando por dentro”(Arturo Castro), “Silenciosa” (Mario Ruiz Armengol), “Alma mía” (María Grever)...: aparecen en este índice cinco de los bolerista mexicanos más cercanos al filin cubano: Vicente Garrido, María Grever, José Sabre Marroquín (compositor injustamente olvidado, inspiración del exitoso fonograma Nocturne del contrabajista estadounidense Charles Haden con el pianista cubano Gonzalo Rubalcaba), Arturo Castro y Mario Ruiz Armengol.

“Un mundo raro” (José Alfredo Jiménez) es trasladado a concordias soneras-filinescas desde un arreglo que incluye guitarra tres y percusión afrocubana: la glosa del autor de “Amo esta isla”, sencillamente espléndida. Esta miscelánea se convierte en un concluyente testimonio fonográfico del itinerario de uno de los grandes compositores y vocalistas cubanos de todos los tiempos. Dispensa mayor tenerlo entre nosotros hoy y siempre.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.