Actualizado: 18/06/2019 10:45
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Cine, Cine italiano, Arte 7

Parábola de pretensiones bíblicas

El problema de esta cinta es que utiliza tanto símbolos demasiado obvios como escenas que parecen sacadas de filmes de Olmi, los hermanos Taviani, Fellini y De Sica

Comentarios Enviar Imprimir

Confieso que he leído y releído varias críticas sobre este filme antes de lanzarme a escribir esta, porque en realidad he quedado confundido. Happy as Lazzaro ganó el premio al mejor guion en el festival de Cannes de este año. Acaba de ganar el premio a la mejor película extranjera exhibida en 2018 que otorga el National Board of Review de Estados Unidos. Arrasó con los premios del festival de Sitges y también se anotó victorias en los festivales de Jerusalén y de Chicago. Los críticos A. O. Scott (New York Times) y Manu Yáñez Murillo (Film Comment), por solamente citar dos, la han alabado como una obra maestra. Yo la he visto vez y media y no acabo de encontrarle nada destacado. La única critica que he leído que se acerca bastante a lo que pienso del filme es la que Boyd van Hoeij escribió para The Hollywood Reporter.

Happy as Lazzaro comienza con una especie de serenata de un joven a su prometida. Sucede en una desvencijada casa comunal en la cual residen unos aparceros que casi sin saberlo son esclavos de la Marquesa Alfonsina de Luna. La primera secuencia parece sacada de un filme de Ermano Olmi. Después, durante la primera hora, observamos las labores diarias de los aparceros y los engaños de la Marquesa y su administrador. Lazzaro uno de los más jóvenes de los aparceros, es un muchacho sin expresión, a quien todo el mundo da órdenes y que toma las cosas literalmente, es incapaz de leer las emociones ajenas ni de expresar las suyas. El hijo de la Marquesa, un niño rico malcriado, le dice a Lazzaro que son medio hermanos y este se lo cree, porque cree cualquier cosa y desarrolla una relación afectiva, casi de inexplicable adoración, con Tancredi, que así se llama el marquesito. Aunque no se establece una fecha, la contemporaneidad viene dada por la aparición ocasional de un teléfono sin cordón y los carros relativamente modernos, aunque dilapidados. Por lo demás, en la primera hora podemos estar en la Edad Media.

Tras un accidente en el cual parece que hubiera perdido la vida, Lazzaro revive y va al pequeño feudo a buscar a los otros. Cuando llega no hay nadie, todos han ido a “la ciudad” y se encuentra a unos ladronzuelos, pero él no se da cuenta de que están robando. Los sigue a la ciudad y cuando llega allí, resulta que los ladronzuelos y los demás son los aparceros, ya envejecidos, por lo cual Lazzaro no los reconoció. Pero Lazzaro no ha cambiado. Los aparceros se han convertido en lumpen urbano. Lazzaro se les une inocentemente y busca a su “medio hermano”, lo encuentra y luego suceden unas cuantas cosas más hasta un final cargado de melodrama súbito.

La directora Alice Rohrwacher (Italia 1982), debutó con el largometraje Corpo Celeste (2011), un hermoso filme que gira alrededor de la maduración de una preadolescente que se prepara para la confirmación. En ella muestra un ojo agudo para analizar la sociedad italiana, la influencia de la iglesia y las contradicciones que observan los jóvenes, sin recurrir a recursos manidos, ni a un lenguaje grave y didáctico. Es una película que revela un estilo muy personal. Después hizo The Wonders (2014), una cinta en la cual mezcla realismo con escenas fantásticas y el resultado no es el mismo. En Happy as Lazzaro parece haberse propuesto realizar una parábola de proporciones y referencias bíblicas, para dar un solemne teque sobre el estado actual de Italia.

El mayor problema de este filme es que utiliza símbolos demasiado obvios, como la resurrección de Lázaro, así como escenas que parecen sacadas de filmes de Olmi, de los hermanos Taviani y un poco de Fellini, sin olvidar a De Sica. No sé si pretende apoyarse en una antología de estilos del cine italiano, pero la narración no fluye, es torpe y engañosa y está repleta de secuencias gratuitas. Nos machaca los puntos que quiere establecer y se vuelve repetitiva.

Según algunas de sus entrevistas y lo que los críticos reseñan, Lazzaro representa la bondad, es casi un santo, pero de la forma que está construido el personaje, es más bien un idiota o un estereotipado caso clínico de autismo o de retraso mental, que suena a falso por todas partes.

Lo único interesante que plantea es que los aparceros son cómplices de su propia explotación, la cual aceptan con pasividad. La escena final tiene cierta belleza visual y puede llegar a conmover a pesar de su innecesario matiz melodramático, que se siente demasiado repentino. El guion es de la propia directora, así que no tiene a quien culpar.

La actuación del debutante Adriano Tardiolo como Lazzaro, es buena, porque presenta al personaje tal y como se le exige, con la misma cara todo el tiempo y sin expresar ninguna emoción. El resto del elenco, muchos de los cuales son no profesionales, no tienen mucho que hacer más allá de ser el coro que le ofrece el pie forzado a Lazzaro, todo el filme está en función de él. Y ese es otro problema grande que el filme no puede superar, que está basado en un personaje completamente vacío, mal construido y falso.

La verdad es que no entiendo los elogios.

Happy as Lazzaro (Italia/Suiza/Francia/Alemania, 2018). Guion y dirección: Alice Rohrwacher. Director de fotografía: Helene Louvart. Con: Adriano Tardiolo, Luca Chikovani, Alba Rohrwacher y Sergi López. De estreno en Los Angeles y Nueva York y en la plataforma streaming de Netflix.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.