Actualizado: 14/06/2021 10:41
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Arte 7, Cine

París, Praga, el amor y los tanques soviéticos

Con Beloved (Les bien-aimés), el director francés Christophe Honoré ha conseguido realizar un filme peculiar desde muchos puntos de vista

Comentarios Enviar Imprimir

Madeleine trabaja como dependienta en una tienda de zapatos y es, por añadidura, cleptómana. Se roba cuanto par de zapatos le gusta. Es una muchacha como otra cualquiera, de esas cuya existencia transcurre sin la menor resonancia, como la mayoría de todos nosotros. Por una confusión accidental se mete a prostituta y le empieza a ir bien, ya que hace mucho más dinero que en la tienda. Según confiesa ella misma, la prostitución la salvó de no caer presa por ladrona, pero es aquí donde la Historia entra en su vida y la convierte en una víctima de los grandes eventos de su tiempo, peor aún, esa Historia resultará un peso insufrible en la vida de la hija que va a tener.

Sucede que uno de sus primeros clientes es un médico checo de paso por París que se enamora de ella y deciden irse a Praga en 1964 y al año siguiente les nace una niña. Unos años después vive ajena al mayo parisino de 1968, pero entran los tanques soviéticos en Praga y su vida da un giro inesperado. Huye con su hija, de regreso a París, mientras su marido decide quedarse. Esa hija, que se llama Vera, es la que narra en off gran parte de la película, medita sobre su madre y expone la fragilidad de su propia vida. Jaromil, el padre, reaparece diez años después y entabla una relación escurridiza y esporádica con Madeleine (ya casada con otro hombre) y con Vera. En un viaje a Londres, Vera conoce a un baterista de un grupo de rock, ambos se enamoran pero él es gay y a pesar de lo que sienten el uno por el otro, Henderson, el baterista americano, no ve futuro a la relación. Además, él es seropositivo, por lo que de nuevo la Historia, metaforizada en el mal du siécle, entra de nuevo en la vida de Vera, quien más adelante persiste en la relación y se encamina a New York el 11 de septiembre de 2001, de nuevo la Historia, pero su avión es desviado y aterriza en Montreal, donde se le reúne Henderson y aquí culmina una de las líneas argumentales del filme. La otra es la relación de Madeleine con Jaromil y con su marido, Francois.

Con Beloved (Les bien-aimés), el director francés Christophe Honoré ha conseguido realizar un filme peculiar desde muchos puntos de vista. Formalmente continúa la línea de este director, que ha asimilado la influencia de Jacques Demy, en la cual los personajes irrumpen en canciones como continuidad de los diálogos de la trama. Este estilo se ha hecho muy popular en el cine francés y hasta el veterano Alain Resnais lo ha utilizado en filmes como Same Old Song, Not on the Lips y Private Fears in Public Places, y Honoré realizó lo que algunos llamaron como su trilogía de París, que incluye Dans Paris, Love Songs y La Belle Personne, las cuales junto con la cruda Ma Mére, lo convirtieron en el “heredero” de la Nueva Ola según la crítica francesa. Sin embargo, temáticamente Beloved se aleja mucho de las anteriores y de otras películas francesas similares. Honoré hace un homenaje al cine checo de los sesenta con esta trama llena de guiños, alusiones y chistes privados. El personaje de Jaromil, refiere al nombre de Jaromil Jires, el director de Valeria y la semana de las maravillas y de La broma, esta última basada en la obra de Kundera y por la cual ambos pagaron un alto precio. Se suma a esto que Jaromil ya de viejo, es interpretado por el realizador checo, exiliado en Francia, Milos Forman y que el apellido de Vera es Passer, con lo cual se alude a los directores checos Vera Chytilová e Ivan Passer, ambos víctimas de la censura tras la invasión soviética, y en el caso de Passer se hace más evidente cuando en el filme se hace referencia a Iluminación Intima.

Honoré ha hecho un filme francés que comienza en los sesenta y en el cual no se hace referencia al mayo francés de 1968, lo cual, hasta ahora, era inconcebible. Los personajes están afectados por hechos históricos que a la larga han tenido una influencia mayor en la historia contemporánea a nivel global.

Desde luego, no deja tampoco de rendir homenaje al cine francés. Catherine Deneuve, que interpreta a Madeleine de adulta, cantando canciones con el ritmo de los sesenta, es un referente obligatorio a Los paraguas de Cherburgo. Honoré trabaja con un elenco con el cual ha hecho ya varias películas, por lo que las actuaciones están bien resueltas y el trabajo de equipo se hace sentir. Ludivine Sagnier está muy bien en su papel de Madeleine de joven. Chiara Mastroianni resalta con una madurez histriónica que no se le veía antes en su papel de Vera. Paul Schneider, como Henderson, expresa bien la tristeza de su personaje, atrapado entre sentimientos confusos y una enfermedad letal. El serbio Rasha Bukvic está apto en su papel como Jaromil de joven. Forman se actúa a si mismo y Louis Garrel, que parece inevitable en las películas de Honoré, repite las claves de sus papeles anteriores con una cotidianidad hecha sin esfuerzo, pero no se le pide más, ya que su personaje, que es un ex novio de Vera y que nunca ha dejado de amarla, es más bien un apéndice mal ubicado en este filme y es mejor que pase desapercibido, aunque inexplicablemente, asume un rol importante hacia el final de la película.

La obra a veces se pierde un poco con tantas claves y tantas alusiones, pero cuenta también con una excelente fotografía de Remy Chevrin y la música de Alex Beaupain, otro asiduo colaborador de Honoré, es eficiente y pegajosa, sirviendo para restar solemnidad a la trama en los momentos necesarios.

La película tiene momentos excelentes, como la narrativa de los sucesos de Praga, editado sin grandilocuencia pero combinando con eficacia imágenes de documentales con escenas humorísticas. En los momentos finales los personajes tratan de ajustar cuentas con su pasado y con la Historia, pero la vida los vence. Un canto pesimista para quienes piensan evadir la influencia de sus circunstancias.

Beloved (Les bien-aimés). Francia 2011. Director: Christophe Honoré. Fotografía: Remy Chevrin. Guión: Christophe Honoré. Música: Alex Beaupain. Con: Chiara Mastroianni, Paul Schneider, Catherine Deneuve, Louis Garrel, Rasha Bukvic y Milos Forman. De estreno en algunas ciudades de EEUU y disponible a través de IFC On Demand.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.