Actualizado: 04/10/2022 22:11
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Con ojos de lector

Polemiza, que algo queda (XII)

Una vez más, el papel y los límites de la crítica provocan un intercambio de opiniones, en este caso entre Jorge Domingo Cuadriello y Eliades Acosta.

Enviar Imprimir

En su número de marzo-abril de 2004, La Gaceta de Cuba incluyó entre las colaboraciones el trabajo del investigador Jorge Domingo Cuadriello (La Habana, 1954) El rigor intelectual no está normado. En el mismo, su autor se ocupa de cuatro libros recientes, para ilustrar cómo fenómenos negativos como la chapucería, la ineptitud y la precipitación, que abundan en otras esferas, "han hecho metástasis también en el campo de las letras".

Las obras que critica pertenecen a Raúl Aguiar Rodríguez, Ursulina Cruz Díaz, Josefa Bracera y Julio Domínguez García. De todas, es a la de este último, el tomo I de Noticias de la República. Apuntes cronológicos. 1900-1929 (Biblioteca Nacional José Martí/ Editorial Ciencias Sociales, 2003), a la que dedica un espacio más amplio. Llevaría numerosas páginas, anota Cuadriello, "anotar cada una de las imprecisiones, falsedades, confusiones, repeticiones y errores, además de las omisiones" detectadas por él en el libro. De todos modos, se da a la tarea de mencionar de manera sintética sus principales defectos, y el listado que hace es de los que quita el hipo.

Cita, por ejemplo, las numerosas veces que se menciona El Heraldo de Cuba, cuando en realidad se trata de Heraldo de Cuba, error que puede inducir a confusión con El Heraldo, otro diario habanero de esa misma época. De varios hechos (debut en La Habana de Arturo Rubistein e Hipólito Lázaro, construcción del monumento al Conde de Pozos Dulces, fallecimiento del general Carrillo y Morales) aparecen dos fechas distintas. Otros errores hacen que Aurelio Mitjans pronuncie una conferencia un cuarto de siglo después de su muerte, y que Julio Antonio Mella nazca dos años después de que realmente lo hizo. En el capítulo de las omisiones, Cuadriello enumera unas cuantas, entre ellas la fundación de la Federación Estudiantil Universitaria, la Protesta de los Trece, el Primer Congreso Nacional de Estudiantes, así como la publicación de obras significativas de Fernando Ortiz, Carlos Loveira, Enrique José Varona, Regino Boti, Jorge Mañach, Agustín Acosta, Carlos Montenegro, Ramiro Guerra, mientras que incluye otras "de significación local".

De todo ello, concluye que el autor no estaba preparado para acometer tan importante proyecto. El magro resultado lo atribuye Cuadriello a no consultar cronologías fundamentales acerca de ese período republicano como las de León Primelles y Maricela Mateo, así como a haber limitado el rastreo de la prensa a La Discusión y a Heraldo de Cuba en su etapa final. Considera que también tienen una cuota de responsabilidad los editores del libro. Se refiere además al prólogo "excesivamente elogioso" de Eliades Acosta, director de la BNJM, quien califica a Noticias de la República… como una obra "de indudable valor". Pone en duda ese juicio y argumenta que "cuando un texto de consulta como lo es una cronología comete errores, falsedades y omisiones graves, lejos de ser útil, resulta dañino. Porque confunde, desorienta, no informa".

En la entrega siguiente, La Gaceta de Cuba publicó una réplica de Eliades Acosta (Santiago de Cuba, 1959), bajo el título de La crítica que vino del frío. Éste comienza por declarar su desacuerdo con la crítica que hiere "enarbolando un microscopio Pasteur como si fuesen las Tablas de la Ley". Y escribe: "Viviendo como vivo en Cuba, estas críticas se asemejan más a un chiste de Woody Allen que a un señalamiento intelectual serio". Asimismo afirma que Noticias de la República…, "como su autor declara desde el título, no pretende ser un compendio exhaustivo de este período, sino un recorrido selectivo, en forma de anotaciones cronológicas, por ciertos repertorios y por los titulares de la prensa, particularmente de aquella que el autor escogió, haciendo uso de su derecho como compilador, y el acceso que tuvo a fuentes primarias".

Respecto a los errores que Cuadriello agrupa "con gracia de entomólogo", refuta algunos de los que aquél considera confusiones, y que según Acosta son serios dislates suyos (esto es, de Cuadriello). Por ejemplo, el que tiene que ver con la instauración del Día de las Madres. Las fechas repetidas de los debuts de Rubistein y Lázaro se deben, en realidad, "a las redacciones ambiguas del texto de las entradas, y de los textos de las fuentes originales". En lo referente a las ausencias de Ortiz y Varona, Acosta apunta que el primero ostenta cuatro entradas: una sobre su elección como Representante a la cámara, otra cuando propuso derogar el Servicio Militar, otra más como prologuista de un libro de Portell Vilá y la cuarta cuando presentó una conferencia de José María Chacón y Calvo. Otro tanto ocurre con Varona, de quien figuran siete entradas. El problema, explica Acosta, es que Cuadriello sólo los toma en cuenta como autores, "como si el accionar de estas figuras en la vida nacional se hubiese limitado a producir títulos".


« Anterior12Siguiente »